X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

iPhone 8 »

¿Que deberá ofrecer el iPhone 8 para poder competir con el Samsung Galaxy S8?

Esta misma semana, el pasado miércoles, Samsung presentaba por fin el nuevo Samsung Galaxy S8 y S8+. Dos nuevos terminales que una vez más llegan al mercado para marcar tendencia en muchas facetas del terminal. Por otro lado aún quedan varios meses para que Apple lance su nuevo iPhone 8, una especie de edición de aniversario que llegará junto a las evoluciones naturales iPhone 7s y 7s Plus. Tras conocer el nuevo buque insignia de los coreanos, podemos hacernos una idea bastante clara de qué sería lo mínimo que debería ofrecer el iPhone 8 para poder competir con el nuevo Samsung Galaxy S8.

Diseño

Aquí Apple tiene una asignatura pendiente muy importante, y no porque el diseño actual no guste a sus usuarios, sino porque no ha innovado nada en varias generaciones. Este año con el gran cambio sufrido por el Samsung Galaxy S8, Apple está obligada a por fin darle una bocanada de aire fresco a su buque insignia. En el iPhone 8 sí o sí deberíamos ver una pantalla curva, y nuevas funciones para esta en iOS 11, sería un buen punto de partida para el nuevo iPhone 8, no le pedimos que ocupe casi todo el frontal, como el Galaxy S8, pero sí al menos una pantalla curvada. Este sería un cambio importante con el cual Apple podría dar un giro completo al diseño del iPhone.

Hardware

Aquí podemos diferenciar dos aspectos, si bien el nuevo Samsung Galaxy S8 cuenta con los procesadores más potentes del momento, el Snapdragon 835 y el Exynos 8895, no cabe duda de que si Apple evoluciona de la misma forma el procesador como en la última generación, podría superar sin problemas el rendimiento de ambos procesadores del Galaxy S8. Es un deber de Apple que su Chip A11 pueda superar en rendimiento a ambos procesadores, partiendo de que el Apple A9 cuenta con un rendimiento superior al del Snapdragon 821, parece algo posible y que Apple conseguiría sin gran esfuerzo.

Ahora bien, hay otros aspectos en los que Apple debe ponerse y mucho las pilas, como por ejemplo la identificación y seguridad. El nuevo Samsung Galaxy S8 cuenta con un escáner de iris que es complementario al lector de huellas, que recoge nuestros datos biométricos. Esta característica o alguna similar debería estar presente en el nuevo iPhone 8. Además un aspecto que ya es veterano en la gama alta de Samsung debería llegar de forma obligatoria con el iPhone 8, como es la carga inalámbrica, a estas alturas de siglo es inconcebible que un terminal como el tope de gama de Apple no cuente con este tipo de tecnología.

Por supuesto dentro del apartado de hardware podemos insistir en la pantalla ya que el iPhone 8 debería contar sí o sí con un panel OLED para poder mirar de tú a tú en este aspecto al Galaxy S8. Además de contar al menos con una resolución similar a la del Samsung Galaxy S8, y que nos diera hasta 570dpi de densidad de pixel, frente a los 400 que actualmente ofrece el iPhone 7. Además la cámara del iPhone 8 debe dejar de moverse en la liga de las buenas cámaras para convertirse en la mejor, y es que Samsung no ha necesitado de cámaras duales para contar con una cámara netamente superior a los iPhone, por lo que Apple debe mejorar hasta la excelencia este aspecto si pretende superar al Samsung Galaxy S8.

Otro aspecto interesante es la versatilidad del terminal, Samsung ha lanzado junto con el Galaxy S8 DeX, un accesorio que permite utilizar el Samsung Galaxy S8 como un ordenador de sobremesa. Sabemos que Apple trabaja en algo parecido, pero de momento está en una fase de desarrollo muy prematura, pues bien, este tipo de extensión del uso del terminal, es algo que ya ofrece Microsoft y Samsung, y también debería ser un “must have” en el caso del iPhone 8.

Ahora bien ¿cómo puede superar el iPhone 8 al Samsung Galaxy S8?

Sinceramente dudamos de que Apple pueda ser tan radical en el lanzamiento del iPhone 8 y que ofrezca tantas novedades de golpe, pero con ofrecer todo lo que aquí os hemos contado, una pantalla curva de más calidad, escáner de iris o similar, acabados de cristal, mayor versatilidad con funcionalidades de escritorio y carga rápida, al menos lo habrá igualado. Después de todas estas características, si Apple consigue un procesador A11 más rápido que el Snapdragon 835, los de Cupertino lo habrán conseguido. Pero como decimos, somos muy escépticos y dudamos de que Apple ofrezca tantas novedades en una sola generación, para saberlo todavía habrá que esperar hasta finales del verano, será una bonita pugna.

Archivado en:

Y además:

Outbrain