Smartphones

Galaxy S8: Samsung lanza un móvil más inteligente y con pantalla infinita

El nuevo 'smartphone', que estrena el asistente virtual Bixby, puede convertirse en ordenador. Es el primero que se comercializará preparado para el 5G y llegará a España el 28 de abril por 809 euros y 909 euros.

Samsung Galaxy S8
Samsung ha eliminado el botón principal y el marco del terminal para tener una pantalla mucho más grande.

Samsung vuelve a la carga en los smartphones de alta gama. El gigante surcoreano ha presentado hoy su nuevo móvil estrella, el Galaxy S8 (y su versión S8+), en un evento simultáneo en Nueva York y Londres. Sabe que el mercado le va a someter a un duro escrutinio después de que la compañía se viera obligada a retirar del mercado el flamante Galaxy Note 7 pocos días después de haberlo lanzado por las igniciones espontáneas que sufría el dispositivo. Ahora quiere hacer borrón y cuenta nueva, y lo quiere hacer con un smartphone con un diseño innovador en el que amplía el tamaño de pantalla sin aumentar las dimensiones del terminal.

Para lograrlo, la compañía ha eliminado los bordes laterales, los marcos metálicos inferior y superior, ha convertido en virtual el botón de inicio y ha llevado el sensor de huellas a la parte trasera del equipo. Así, Samsung asegura haber resuelto la “paradoja” que reclaman los clientes que quieren cada vez pantallas más grandes para reproducir contenidos bajo demanda de calidad, pero a la vez quieren teléfonos manejables con una sola mano. Y el Galaxy S8, con pantalla de 5,8 pulgadas y formato 18,5:9, lo es. El terminal, con 8 milímetros de grosor, saldrá a la venta en España el 28 de abril (en otros mercados se adelantará al 21) y costará 809 euros (909 si es el S8+, que tiene una pantalla de 6,2 pulgadas).

Con baterías a prueba de incendios

El Galaxy S8 es la prueba de fuego para Samsung. El terminal es su nuevo buque insignia tras el fiasco del Note 7 y la compañía no puede volver a correr riesgos con la batería, la causante de los problemas. “Ha sido un año duro para Samsung”, dijo el presidente de la división móvil de la firma, DJ Koh, quien aseguró que hay que ser humildes y aprender de los errores para superarlos. El directivo destacó que el S8, con el que confían en plantar cara al futuro iPhone que saldrá en otoño, supone “un importante nuevo comienzo” y que existe “un nuevo compromiso con la seguridad, la calidad y la producción cuidada”.

La batería del S8 (de 3.000 miliamperios por hora y 3.500 en el S8+), ya están fabricadas bajo el protocolo de seguridad que la firma estableció en enero, tras concluir su investigación sobre las causas del fiasco del Note 7.

El terminal ya puede pre-comprarse hasta el 19 de abril (algunas operadoras lo ofrecen ya en sus web) y recibirlo a partir del día 20.

Durante la presentación, Samsung reconoció que el mercado de smartphones necesita un refresco, “pues los consumidores están cansados de ver modelos muy parecidos y cada vez tardan más en renovar sus equipos”. Seguramente por ello, la firma introduce en el S8 los primeros cambios importantes de diseño desde el S6. Además, ha incluido tres tecnologías biométricas como método de desbloqueo: el reconocimiento facial, el del iris y la huella dactilar.

Movíl y también ordenador

Pero estas no son las únicas novedades. Con el nuevo Galaxy, la firma surcoreana se ha propuesto cumplir el viejo sueño de convertir el móvil en un ordenador, gracias a un accesorio llamado DeX (en forma de peana)que permite conectar el teléfono a un teclado, un ratón y una pantalla (incluso la del televisor) y utilizarlo como si fuera la CPU de un ordenador. La compañía surcoreana logra así recrear un entorno de trabajo de ventanas idéntico al que se tiene con un PC. La idea, no es nueva. Motorola ya lo intentó hace unos años y en 2016 HP anunció en el Mobile World Congress de Barcelona su smartphone Elite X3, un teléfono con Windows 10 y tecnología Continuum de Microsoft, que se transformaba en un PC de escritorio cuando se acoplaba en un accesorio. También hace unos días que Apple ha patentado un híbrido de smartphone y ordenador.

Más inteligente

Otra apuesta de Samsung en su Galaxy S8 es la inteligencia artificial. La compañía ha introducido en su nuevo móvil un asistente virtual propio llamado Bixby, que se activa desde una tecla dedicada situada en un lateral. “El objetivo es que el usuario pueda interactuar con el teléfono de una forma más natural usando la voz, el tacto y las imágenes”.

Con Bixby, el usuario podrá hablar al nuevo teléfono y decirle que tiene una reunión y que no le molesten en dos horas o pedirle que active la alarma o le enseñe las fotos del último verano, entre otras cosas. El asistente está integrado con la cámara, de forma que se le puede solicitar también que identifique y dé información sobre lugares (monumentos, por ejemplo) o productos. Samsung ha firmado igualmente un acuerdo con Amazon (y promete más con otras empresas) para que los usuarios puedan comprar directamente los objetos que Bixby escanee con la cámara.

Un accesorio pequeño, de nombre Dex, permite utilizar el Galaxy S8 como un ordenador.
Un accesorio pequeño, de nombre Dex, permite utilizar el Galaxy S8 como un ordenador.

Aunque la firma defendió que su asistente –que aprenderá con el uso–, “es mejor” que Siri, Alexa, Google Assistant y Cortana, los agentes de Apple, Amazon, Google y Microsoft, aún tiene que demostrar la potencia de Bixby, que ahora funciona con aplicaciones de la propia Samsung, para que los desarrolladores creen aplicaciones que funcionen con su asistente. Bixby se estrena en inglés y coreano y pronto estará en español latino. En castellano no estará hasta la segunda mitad del año.

Preparado para el 5G

El Galaxy S8 será el primer smartphone que llegue a las tiendas preparado para la próxima generación de telefonía móvil 5G y para alcanzar velocidades de descarga de 1 Gbps. Otras empresas como ZTE o Sony han anunciado terminales con esa capacidad, pero saldrán al mercado más tarde.

El móvil, con 4 Gb de RAM y 64 Gb de almacenamiento (ampliable vía microSD hasta 256 Gb) y un procesador propio de ocho núcleos, es resistente al agua y tiene carga rápida e inalámbrica. El equipo, que llegará en tres colores (negro, plata y gris orquídea), está optimizado para la multitarea. El usuario podrá dividir su pantalla para ver un vídeo al tiempo que consulta un correo o envía un Whatsapp. El Galaxy S8 cuenta con una cámara trasera de 12 megapíxeles y otra frontal de 8 MP con autofoco. Ambas tienen una apertura f/1.7 para hacer fotos nítidas incluso cuando  haya poca luz.

El nuevo móvil, con Android 7.0 como sistema operativo, también podrá hacer uso de un app (Samsung Connect), que permitirá al usuario controlar y monitorizar dispositivos del hogar (tele, lavadora, equipo de aire acondicionado, luces o aspirador, entre otros). La firma surcoreana quiere tomar posiciones en el internet de las cosas. Aunque en un principio esta aplicación funcionará solo con dispositivos Samsung, el objetivo de la multinacional asiática es que más adelante también pueda emplearse con productos de otros fabricantes.

Cámara Gear 360 que graba en 4K

La compañía también ha presentado hoy una nueva cámara Gear 360, más pequeña y ligera para que sea más fácil de manejar, y que graba en 4K. Los contenidos que se graben con ella pueden compartirse en Full HD en streaming a través de Youtube, Facebook Live y de la plataforma Samsung VR creada por la propia compañía para poder dejar y compartir contenidos grabados en 360 grados.

Normas