Telecomunicaciones
Un hombre habla por su teléfono móvil en una calle de Madrid.
Un hombre habla por su teléfono móvil en una calle de Madrid.

Las grandes telecos apuestan a una mejora de la rentabilidad en 2017

Confían en los nuevos negocios de datos frente al impacto regulatorio

Las principales telecos europeas han lanzado sus apuestas para 2017. La rentabilidad y el aumento de la caja se sitúan en el centro de los objetivos para un periodo en el que los ingresos apenas variarán, penalizados por impactos regulatorios como el fin del roaming así como por la competencia. Los datos, impulsados por la fibra, el 4G y la televisión de pago, se consolidan como áreas de crecimiento, aunque con riesgos como el aumento de costes por la compra de contenidos.

Así, Deutsche Telekom prevé un incremento del ebitda ajustado desde 21.400 a 22.200 millones de euros en 2017. La empresa apunta a aumentar el flujo de caja libre desde 4.900 a 5.500 millones, junto con un nuevo aumento del volumen de negocio. En su plan estratégico, el grupo establece rangos anuales de aumento de ingresos entre el 1% y el 2% entre 2014 y 2018.

Telefónica ha establecido unos objetivos para 2017 con la rentabilidad como punto clave. Así, prevé que el margen de ebitda registrará una expansión interanual de hasta un punto porcentual. En 2016, esta magnitud se situó en el 29,1%, un punto porcentual más en términos orgánicos y cinco más en términos reportados.

La compañía cree que el ratio de capex frente a ventas, excluyendo espectro, se situará en el 16%, por debajo del 16,5% de 2016. Telefónica dijo que el pico de inversión, tras los amplios despliegues de fibra en España y Brasil, ha quedado atrás. Telefónica cree que sus ingresos permanecerán estables en 2017 a pesar del impacto negativo de la regulación, con el roaming de fondo, que será de 1,2 puntos porcentuales. Con respecto a la deuda, Telefónica no ha publicado objetivos, si bien dijo que mantendrá un sólido grado de inversión apoyado en la mejora del flujo de caja libre que facilitará el desapalancamiento orgánico.

Orange, a su vez, prevé alcanzar un ebitda ajustado por encima del alcanzado en 2016 en términos comparables, impulsado por la fuerte apuesta comercial apoyada por el capex, dirigido a áreas como el 4G y la fibra en mercados como Francia y España, y la continuidad de los esfuerzos para transformar su estructura de costes. El grupo mantiene su objetivo de situar el ratio de deuda neta frente a ebitda en cerca de dos veces a medio plazo, para preservar la flexibilidad financiera y la capacidad de inversión. Entre sus apuestas estratégicas destaca el lanzamiento de Orange Bank, su banco móvil, que llegará primero a Francia y en 2018 a España.

En esta línea, Telecom Italia ha aprobado un plan estratégico 2017-2019 en el que prevé que los ingresos y el ebitda en el mercado transalpino registrarán crecimientos interanuales de un solo dígito en el rango bajo. La empresa cree que el ratio de capex frente a ingresos caerá por debajo del 20% a la conclusión de este periodo una vez ejecutados los planes de despliegue de redes de nueva generación, mientras que el ratio de deuda financiera neta frente a ebitda reportado se situará por debajo de 2,7 veces en 2018.

El centro y el norte de Europa, bajo presión

En las apuestas para 2017, TeliaSonera también sitúa la rentabilidad en el centro de sus objetivos. El grupo prevé que el ebitda operativo, excluyendo extraordinarios, se situará en cifras similares a las de 2016, mientras que el flujo de caja libre operativo aumentará de 5.500 a 7.000 millones de coronas suecas (de 575 a 731 millones de euros).

“El cash flow operativo registrará nuevos crecimientos en 2018 y 2019”, indicó la empresa en la presentación de sus cuentas, que en los últimos tiempos ha vendido sus participaciones en el centro de Asia y España para concentrarse en los mercados europeos. En términos de deuda, TeliaSonera mantiene su objetivo de tener un ratio de apalancamiento de dos veces el ebitda.

La noruega Telenor, que tiene amplia presencia en distintos mercados europeos, pronostica un aumento de los ingresos entre el 1%y el 2% en términos orgánicos, con un margen de ebitda del 36%. El ratio de capex frente a ventas, excluyendo el espectro, se situará entre el 15% y el 16%.

La helvética Swisscom prevé alcanzar en el ejercicio en curso unos ingresos y un ebitda en línea con las cotas registradas en 2016, si bien advierte de que los precios seguirán bajo presión por el endurecimiento de la competencia. La empresa también reconoce que mantendrá altas cotas de inversión en la modernización de sus redes.

KPN apunta a un ebitda ajustado en línea de 2016, a pesar de un impacto negativo entre 40 y 50 millones de euros por la nueva regulación del roaming, con un aumento del flujo libre de caja. El grupo holandés, igualmente, prevé un cash flow adicional gracias al dividendo procedente de Telefónica Deutschland, de la que posee un 15,5% del capital.

Evolución durante 2016

El año 2016 fue de recuperación para la rentabilidad de las telecos. Deutsche Telekom registró un ebitda ajustado de 21.400 millones de euros, un 7,6% más. Telefónica, a su vez, elevó su ebitda un 4,7% hasta 15.118 millones, pese a las provisiones para los planes de reestructuración.

Orange elevó su ebitda ajustado un 1,3% hasta 12.682 millones, por un 14,4% más de Telecom Italia hasta 8.018 millones.

Normas
Entra en EL PAÍS