Automoción

CC OO ve con "tranquilidad" la fusión de PSA y Opel

El sindicato defiende la productividad de las plantas en EspañaCC

Un trabajador en la fábrica de Figueruelas, de Opel.
Un trabajador en la fábrica de Figueruelas, de Opel.

Agustín Marín, secretario de Industria de CC OO, aseguró este martes que el sindicato vive "con tranquilidad" la operación de compra de Opel por el grupo francés PSA, que se conoció el lunes, valorada en 2.200 millones de euros. La firma gala y el fabricante, hasta ahora propiedad de General Motors, cuentan con tres plantas en España: Vigo y Villaverde (PSA) y Figueruelas (Opel).

Marín aseguró que en los últimos años se ha hecho un "esfuerzo" por parte de la plantilla para conseguir que las tres plantas sean "de los centros con mayor productividad del grupo". Por ello, defendió que la operación se puede convertir en "una oportunidad" para la producción en España de la compañía. "No estamos en situación de peligro", subrayó.

Sin embargo, señaló que la compra de Opel se encuentra todavía en una fase inicial, puesto que ahora comienzan las conversaciones con la compañía por parte de los sindicatos, con el fin de defender las condiciones laborales tras la operación. "Vamos a solicitar una reunión cuanto antes con Carlos Tavares (presidente del grupo PSA)", anunció Marín.

Además, el sindicato ha comenzado los contactos con la CGT francesa y IG Metal alemán para trasladar sus peticiones a dichas organizaciones sindicales de cara a la negociación que se producirá con las empresas a lo largo de los próximos meses.

Pese al optimismo de las palabras de Marín, el representante sindical defendió que suposición "no será pasiva" y aseguró que se tienen que mantener las condiciones de empleo y de carga de trabajo para las tres plantas.

El sindicato pidió también a las instituciones públicas españolas en los distintos niveles, así como a las patronales, que se involucren y se posicionen de cara a la operación, con el objetivo de "defender" tanto a la industria del motor como a la auxiliar y los componentes. "Queremos que el sector auxiliar no se vea afectado", defendió Marín.

Primer coche de la colaboración Opel-PSA

El primer vehículo de la nueva era Opel en PSA se llama Crossland X y se fabrica en España, en la planta de Zaragoza de la marca germana. El consejero delegado de Opel, Karl Thomas Neumann, ha puesto como ejemplo este modelo, en la presentación de su gama en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, de la “fructífera colaboración y el buen trabajo” que los grupos llevan desarrollando desde hace años. “Es un verdadero Opel realizado en conjunto con una marca francesa. Esta alianza me hace ser muy optimista al respecto del futuro de Opel”, afirmó.

Neumann ha dado hoy su rueda de prensa en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra declarándose “casi consejero”. El anuncio del lunes de la adquisición de la marca germana por el grupo PSA convertía este momento en esperado pero a la vez delicado. Por eso estaban sentados en la primera fila acompañando a Neumann, Carlos Tavares, presidente de PSA y Dan Amman, consejero delegado de General Motors.

Para dar respaldo y credibilidad a un directivo que no sabe cuál será su futuro a partir de ahora.

Neumann explicó que el Crossland X es el segundo de la gama de todocaminos (SUV, por sus siglas en inglés), después del Mokka X.

Llegarán otros cinco al mercado este año, según aseguró para cubrir “el segmento de mercado que más rápidamente crece en Europa”. Este vehículo llegará a la planta española este año, en sustitución del Meriva y junto con otro modelo de la alianza con PSA, el Citroën C3 Picasso.

El consejero también presentó el Opel Ampera E, el primer eléctrico de la enseña, con 520 kilómetros de autonomía. Los expertos señalan que Neumann quiere especializar Opel en vehículo eléctrico, circunstancia que cuadra bien dentro del marco PSA. La francesa cuenta con menos modelos eléctricos y la compra le aporta tecnología puntera en este campo. Este coche estará ya a la venta en mercados como Noruega en mayo, aseguró.

Pero los vehículos más destacados fueron dos variantes del Insignia, “el Opel más bonito de los últimos 14 años”, declaró Neumann. Una berlina de alta gama dotada de “más tecnología que ninguna en su segmento, incluso que las marcas Premium”, capacitada para reservar un hotel o buscar un parking de manera autónoma.

“Cumplimos nuestras promesas, desarrollamos coches mucho mejores pero nos queda mucho trabajo por delante”, señaló Neumann. “Se abre ante nosotros un nuevo y emocionante capítulo con PSA pero en el que Opel seguirá siendo Opel”, reafirmó. “Mantendremos nuestra personalidad alemana, nuestros valores pero tendremos mucho más recorrido”, dijo Neumann para cerrar la presentación.

Normas