Telecomunicaciones

Telefónica O2 se moviliza en favor del 5G con su salida a Bolsa de fondo

Cree que el 5G aportará 11.700 millones de euros al año a la economía británica

Telefónica O2 Ampliar foto

Telefónica reaviva los impulsos en Reino Unido, un país del que intentó salir en 2016, pero que tras el bloqueo de la Comisión Europea (CE) a la venta de su filial O2 a Hutchison Three, ha recuperado el peso estratégico al aportar un 13,5% de los ingresos del grupo español. Ahora, la operadora ha dejado clara su apuesta móvil con un apoyo directo al futuro 5G.

Así, Telefónica O2 ha publicado un informe en el que asegura que los despliegues de las infraestructuras de 5G superarán en impacto económico en Reino Unido a la implantación de las redes de fibra óptica. El estudio, desarrollado junto con la consultora Development Economics señala que el despliegue de las redes de 5G por todo el país contribuirán directamente con 7.000 millones de libra (unos 8.200 millones de euros) anuales a la economía británica durante un periodo de seis años, junto con otros 3.000 millones a través del impacto en la cadena de suministros secundaria.

En este contexto, la compañía ha reiterado su ofensiva contra el dominio que tienen sus rivales en el ámbito del espectro. En la propia presentación del informe, O2 ha recordado que el regulador Ofcom va a lanzar este año una subasta de espectro con nuevas frecuencias para atender el aumento de la conectividad móvil, con la venta de frecuencias de 2,3 GHz, destinada inicialmente a 4G, y 3,4 GHz, clave para el despegue del 5G a partir de 2018.

O2 ha reclamado que ninguna compañía pueda tener más de un 35% del espectro disponible, recordando que en la actualidad BT-EE tiene un 45%. Con respecto a Vodafone, que controla un 28% del espectro, la filial de Telefónica ha pedido que se imponga una restricción para que no pueda tener más de la mitad de las frecuencias de 2,3 GHz. Actualmente, O2 tiene un 15% del espectro total, mientras que Three posee un 12%. Esta última exigió semanas atrás que BT quedara fuera de la subasta y que se impusiera un límite a todas las telecos del 30% del espectro.

La cuestión de las frecuencias es básica para las operadoras de móvil de cara a ofrecer sus servicios. Si hay limitación de espectro, se corre el riesgo de que haya nuevos problemas para ofrecer los nuevos servicios vinculados al mundo digital, según recuerdan fuentes del sector.

En el caso de O2, igualmente, el nuevo espectro que se va a subastar este año tiene también gran relevancia dado que vendría a incrementar su valor ante una hipotética venta o salida a Bolsa. Distintas fuentes del mercado coinciden en que la colocación de parte del capital de la filial británica en el mercado es una de las alternativas principales que maneja Telefónica dentro de sus planes de venta de activos para reducir deuda, junto con la venta de Telxius, filial de infraestructuras.

Con la ampliación de la cartera de espectro, O2 sería más atractiva para atraer a los inversores en una OPV. En el acuerdo con Hutchison, pactado antes del brexit con su posterior impacto en el precio de la libra esterlina frente al euro, O2 se valoró en 10.250 millones de libras (algo más de 12.000 millones de euros). A su vez, Santander otorga a O2 un valor de empresa de 10.306 millones de euros.

Impulso a la economía tras el ‘brexit’

Telefónica ha vuelto a dejar clara su apuesta por la telefonía móvil en Reino Unido. Su máximo responsable así lo ha dicho. “El móvil es la infraestructura invisible que puede impulsar la economía de Reino Unido en el periodo post-brexit”, dijo Mark Evans, consejero delegado de O2, quien añadió que el 5G promete un retorno de la inversión mucho más rápido que el de las inversiones en fibra óptica. El ejecutivo indicó que la nueva generación de móvil favorecerá a un número de sectores económicos sin precedentes, desde las aplicaciones de telemedicina a las ciudades inteligentes, pasando por los servicios de las administraciones públicas.

Esta posición en Reino Unido contrasta con la que mantiene la propia operadora en otros mercados como España, donde en los últimos años ha hecho una multimillonaria apuesta por la fibra óptica, que a final de septiembre llegaba ya a más de 16,4 millones de unidades inmobiliarias.

La diferencia es clara, puesto que en el mercado británico la infraestructura de Telefónica es casi totalmente móvil. De hecho, la teleco vendió su negocio de telefonía fija en Reino Unido a BSkyB por algo más de 200 millones de euros, a principios de 2013.

Ahora bien, algunos analistas han minusvalorado la posición de Telefónica en el país, al considerar que no tenía infraestructuras fijas. En un informe reciente, los expertos de Citi recordaron que en Reino Unido el alcance de la fibra hasta el hogar (FTTH) ha estado limitado, indicando que los antiguos monopolios tendrán que hacer una fuerte inversión tanto en fibra óptica como en 5G.

Normas