Política comercial

Bruselas se une a Trump en la crítica por el excesivo superávit de Alemania

Bruselas critica el excesivo saldo positivo, que reduce el avance del PIB germano y va en detrimento del resto de países de la UE

Angela Merkel
La canciller alemana Angela Merkel

La batalla que Donald Trump inició con Alemania, a la que acusó de manipular el euro para obtener ventajas competitivas para sus exportaciones, tiene visos de seguir creciendo a medida que las estadísticas van mostrando un deterioro de las cuentas estadounidenses y un aumento del superávit en Alemania. Si el déficit comercial de EEUU, que mide la diferencia entre exportaciones e importaciones, superó en 2016 el medio billón de euros y se situó en la cifra mas alta en cuatro años, el superávit de Alemania tocó máximos históricos al rozar los 253.000 millones de euros. El superávit por cuenta corriente que mide las transacciones de bienes, servicios, inversiones y transferencias, fue aún más elevado y se situó en 266.000 millones de euros, el mayor del mundo.

Pero ayer no fue el presidente de EEUU el que atacó a las autoridades alemanas, sino la portavoz comunitaria de Asuntos Económicos, Annika Breidthardt, quién criticó el excesivo superávit alemán. “La Comisión ha señalado desde hace tiempo al gran y persistente superávit por cuenta corriente alemán como una fuente de desequilibrios macroeconómicos”, dijo en la rueda de prensa diaria de la institución. La portavoz recordó que Bruselas ya incluyo un aviso en ese sentido en sus últimas recomendaciones, en el que advertía que, dada su talla, el superávit corriente de Alemania tenía implicaciones adversas para el desempeño económico de la zona del euro”.

Frente al superávit corriente de Alemania, el resto de grandes naciones de la UE registran déficit, como Francia o Reino Unido, o superávit infinitamente inferiores al alemán como Italia o España. Las recomendaciones de la UE pasan porque Alemania reduzca eses superávit y emplee parte de ese dinero en inversión. “Abordarlo a través de un aumento de la inversión elevaría el potencial de crecimiento de Alemania y ayudaría apoyar la recuperación en la zona del euro”, señaló.

Cumbre EEUU-Japón

Los buenos datos de Alemania se conocieron en la víspera de la cumbre entre EEUU y Japón, en la que uno de los temas a tratar serán las críticas de Trump hacia la política monetaria de Japón, a quién acusa, igual que a la zona euro, de devaluar su moneda para exportar más. Japón, pese al impacto del accidente nuclear de Fukushima y la crisis del comercio mundial, sigue siendo el cuarto mayor exportadores del mundo. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha negado esas acusaciones y ha argumentado que el yen, lejos de devaluarse frente al dólar, se apreció un 2,78% el pasado ejercicio.

Ante la inquietud generada entre los fabricantes de automóviles japoneses por la política proteccionista de Trump, Abe tratará de dar a conocer al presidente de EEUU la aportación de las empresas niponas a la industria y a la creación de empleo en EEUU y los proyectos de inversión de empresas niponas tecnológicas, infraestructuras y transportes, que permitiría la creación de hasta 700.000 puestos de trabajo, según adelantaron los medios nipones.

Abe también tratará de reactivar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que liberalizaba los intercambios comerciales entre 13 países asiáticos y americanos, del que Japón también es firmante. Una de las primeras decisiones de Trump fue retirar a EEUU.

Normas