Productos financieros
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella (derecho), y la candidata a la vicepresidencia, Ana María Martínez-Pina.
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella (derecho), y la candidata a la vicepresidencia, Ana María Martínez-Pina.

Los fondos de inversión garantizados que ya han agotado su rentabilidad

Una parte de las carteras con objetivo de rendimiento ya bate sus metas

Los fondos con objetivo de rentabilidad, garantizados o no, deben avisar en su informe trimestral si ya dan más de lo que prometieron, según instrucciones de la CNMV. Una parte de los lanzados en plena crisis de deuda, cuando el bono español a 10 años llegó a pagar más de un 7%, han llegado a su tope de retribución.

Una parte importante de los alrededor de 44.000 millones de euros en fondos con objetivo de rentabilidad ha cumplido de sobra con su misión. Alrededor de 1,5 millones de partícipes deben revisar sus inversiones.

Las carteras lanzadas en la crisis de la deuda europea, cuando las rentabilidades del bono soberano español 10 años superaban el 4% –hasta inicios de 2014, principalmente– tienen papeletas de estar en esta tesitura.

La subida de precio la de renta fija, que se mueve de forma inversa a la rentabilidad, ha provocado que una parte de esas carteras se haya revalorizado más de lo prometido. “La mejor opción es que la gestora deshaga la cartera antes del vencimiento. Pero esto implicaría también dejar de cobrar las comisiones de gestión”, señala un experto en el sector.

6,2

años fue el vencimiento medio de la estrategia de los garantizados en 2016, frente a los 3,4 de 2012.

0,9%

de rentabilidad tocó la deuda española a 10 años en septiembre.

Los partícipes ganarán más vendiendo que si esperan a la fecha de vencimiento. Eso sí, tendrán que tener en cuenta las comisiones por reembolso. En la mayoría de los casos, la opción óptima será esperar a la siguiente ventana de liquidez, que permita salir sin pagar comisión por reembolso, usualmente en el entorno del 5%. Pero es necesario leer la letra pequeña del fondo: suele haber en torno a cuatro periodos al año en los que los reembolsos son gratis.

La CNMV es consciente de estas situaciones y ha requerido a las gestoras que avisen de estos casos en los informes trimestrales. Los productos chequeados por este periódico, conforme a datos recopilados por Morningstar y VDOS, revelan que el nivel de cumplimiento de esas advertencias varía. Y mucho.

“El valor liquidativo actual del fondo es de 181,6947 euros y el valor objetivo a vencimiento es de 172,55902 euros; en consecuencia, ya se ha conseguido el objetivo de rentabilidad previsto, más de cinco años antes de que venza el fondo (abril de 2021)”. Así de clara es Bankia Fondos en el informe del tercer trimestre de 2016 de su producto Rentabilidad Objetivo Largo Plazo.

Otras coletillas utilizadas son más sutiles, como la utilizada por Deutsche AM en DWS Renta Plus 2019: “El cliente percibiría una rentabilidad acumulada a vencimiento superior al valor mínimo no garantizado”.

En el caso de CaixaBank, los DP Julio 2018 y DP Abril 2021 son mucho más sutiles. Se limitan a especificar los objetivos de valor liquidativo a la fecha de vencimiento y después revelan que los últimos precios los superan claramente. En cambio, Sabadell AM no avisa de forma precisa de que su producto Garantía 12 sobrepasó a cierre de septiembre el objetivo marcado para el próximo julio. Lo mismo ocurre con BBVA AM y su Bonos Patrimonio IX, que vence en septiembre de 2018.

La CNMV exige ahora incluir varias advertencias en los fondos con objetivos de rentabilidad, sean o no garantizados, para que la transparencia en la venta sea máxima. Los plazos de estos productos, que captaron unos 16.000 millones el año pasado, llegan a superar los ocho años y ofrecen escuetas rentabilidades, alrededor del 0,5% anual. El riesgo de perder dinero, en el posible caso de que los tipos de interés suban, si se hacen reembolsos anticipados es elevado.

Normas
Entra en EL PAÍS