X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Breakingviews »

Sin motivos para el pánico en Unicredit

Los bonos italianos están en el 1,9%, frente al 7% de 2012, cuando tuvo lugar la anterior emisión

Sede de Unicredit en Milán (Italia).

Los accionistas de Unicredit parecen disfrutar con el castigo. Los mismos que se arriesgaron con la emisión de derechos de suscripción hace casi cinco años están apoyando una versión mucho mayor, en 2017. Hay método en su locura.

En cierto modo, Bank of America Merrill Lynch, JP Morgan, UBS, Morgan Stanley y los otros siete bancos que trabajan para Unicredit están haciendo una apuesta más fuerte esta vez. Se están comprometiendo a comprar las acciones no deseadas cuando el banco ponga precio a su emisión de derechos en el nuevo año. Sus 13.000 millones de euros son casi el doble de los 7.500 millones que el prestamista captó a principios de 2012 y no están muy lejos del valor de mercado de la entidad. Italia, por su parte, está hecha un desastre, con una posible salida de la zona euro si triunfa el Movimiento 5 Estrellas. En ese escenario, la meta de Unicredit de obtener un retorno del 9% sobre el patrimonio tangible para 2019 estará en seria duda.

Pero las cosas no tienen por qué salir tan mal como en 2012, cuando las acciones del banco se desplomaron casi al precio de suscripción de su emisión de derechos en ese momento, 1,94 euros, antes de recuperarse. Entonces, el banco necesitaba nuevos capitales para lograr una core ratio Tier 1 del 9%; ahora aspira al 12,5%. Sus provisiones, equivalentes a alrededor del 75% de su deuda mala, son sólidas en relación al sector, y las 14.000 reducciones de empleos implican que el CEOJean Pierre Mustier también se está ocupando de los costes.

El mayor riesgo podría ser lo que suceda con su rival Monte dei Paschi, pero hay pocas razones para que uno contamine al otro. Monte dei Paschi casi siempre ha sido considerado un caso especial, y aún no es un problema sistémico, a juzgar por los rendimientos de los bonos italianos a 10 años: están en el 1,9%, frente al 7% de principios de 2012.

Si algo sale mal, los suscriptores de Unicredit tendrán que aguantarse. A diferencia de hace cinco años, sin embargo, están corriendo un riesgo aceptable.

Archivado en:

Outbrain