Informe anual sobre España

El FMI pide más subidas de impuestos para reducir el déficit

La institución alerta de que el alto paro y la baja productividad lastrarán a España

También insta a aumentar la eficiencia de la banca española, incluso con fusiones

IVA
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, junto al "número dos" de la institución, estadounidense David Lipton (i), y al portavoz del FMI, Gerry Rice. EFE

Palo y zanahoria del FMI. España ha pasado con nota el examen anual al que le somete el Fondo Monetario Internacional desde que pertenece a este organismo. La jefa de la misión del FMI para España, Andrea Schaechter, calificó de remarcable la recuperación de la economía española en los últimos tres ejercicios. “Está creciendo el doble que la media de la Unión Europea, ha creado un millón de puestos de trabajo en dos años y está recogiendo el fruto de las reformas”, apuntó en Madrid durante la presentación del informe que analiza la economía española. Todos ellos, sin embargo, no han sido suficientes para reducir el déficit y la deuda pública al nivel deseado por el FMI. El déficit bajará este año al 4,6% y aun tendrán que pasar dos años más para dejarlo por debajo del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la deuda se ha estancado en el 100%, lejos del máximo del 60% que marca Bruselas.

Incentivos a las regiones para cumplir los ajustes

Las dificultades de las comunidades autónomas para cumplir los objetivos de déficit (en 2015 solo lo alcanzaron tres y este año no serán más de siete) llevaron al Fondo a reclamar la reforma del sistema de financiación autonómica, ya que si no se hace, “este seguirá siendo un riesgo para la consecución de los objetivos fiscales”.

La propuesta del FMI se centra en la creación de incentivos para que las autonomías cumplan sus objetivos de estabilidad presupuestaria, siempre teniendo en cuenta la posición de partida.

Y la parte más novedosa de la propuesta se centra en que parte de las transferencias que reciban las autonomías del Estado central estén ligadas a resultados en “áreas críticas de reforma”, como la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado o las políticas activas de empleo.

Schaechter propuso a España una senda de consolidación fiscal más flexible que en los últimos cuatro ejercicios y cifró en medio punto del PIB anual como el ajuste idóneo del déficit estructural. “Los ajustes podrán efectuarse a un ritmo más calibrado, pero deberían ser sostenidos y sustentarse en medidas bien definidas. Con un ajuste fiscal anual del saldo primario estructural de en torno al 0,5% del PIB, se lograría un equilibrio adecuado entre el mantenimiento de la recuperación económica y la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas”, dijo.

El Fondo propuso una receta diferente a la de años anteriores, consciente de que dos terceras partes del ajuste en España durante la crisis se ha centrado en el gasto, especialmente educación y sanidad, y apenas un tercio en los impuestos. Por ello centró sus recomendaciones en subidas impositivas, en dirección contraria a la del actual Ejecutivo, que aprobó el pasado ejercicio una rebaja fiscal. Una medida que generó un agujero en las arcas públicas y que ha tenido que ser compensada con nuevas subidas en alcohol, tabaco o la supresión de deducciones del impuesto de sociedades, aprobadas la pasada semana.

Schaechter cree que esos incrementos van en la buena dirección, pero consideró que hay margen en otros tributos para ampliar la recaudación. La jefa de la misión del FMI para España se centró en el IVA, en el que se recauda un 3% menos que la media europea, y en el que un cambio de bienes gravados del tipo reducido al general podría aportar hasta dos puntos de PIB (20.000 millones de euros). Y para ello propuso una subida del IVA que grava a las actividades turísticas, como hoteles, restaurantes y cafeterías, que actualmente disfrutan de un tipo del 10%. Preguntada sobre la posibilidad de que este aumento de impuestos frene una de las actividades que más empleos e ingresos aporta, Schaechter subrayó que la presión fiscal es menor en España que en otros países. También detectó margen en los hidrocarburos, donde el peso de los impuestos es menor que en el resto de Europa. El actual Ejecutivo ha rechazado subir ambos por el impacto que podría tener en el consumo.

Reclama que se mantenga la moderación salarial

Las negociaciones para la aprobación del techo de gasto para 2017 llevaron al PSOE, el principal partido de la oposición, a reclamar como contraprestación a su apoyo que el salario mínimo interprofesional (SMI) subiera un 8%. La petición fue aceptada por el Ejecutivo y no ha sido mal recibida por el FMI. “Esa subida afecta a pocos empleos. De hecho puede traer beneficios por que supone un incremento de renta para los trabajadores peor pagados”, subrayó la jefa de la misión del FMIen España.

Otra cuestión diferente es la posible ruptura de la senda de moderación salarial de los últimos ejercicios ante la consolidación de la recuperación económica y la necesidad de revocar parte de los ajustes realizados en el pasado. “La moderación salarial fue muy importante para mantener la competitividad. España ha logrado superávit en la balanza de pagos por cuarto año consecutivo al mismo tiempo que crecía. Eso no había sucedido en la historia reciente y eso se debe en parte a la moderación salarial y también a la reforma laboral”. Frente a los partidos de la oposición que reclaman la derogación parcial o total de esta norma por la precarización que ha provocado en el mercado laboral, el FMI considera que ha sido vital para la vuelta a la creación de empleo. “En dos años y medio se han creado un millón de empleos. Ha sido gracias a la combinación del crecimiento económico y de las reformas en el mercado de trabajo, “que ha sido muy importantes para estabilizarlo”, precisó Schaechter.

Para reducir el paro de larga duración y el de los jóvenes de menos de 25 años, el documento del Fondo propone estímulos para la contratación indefinida y mayor flexibilidad en las condiciones de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar