Emprendedores de moda

El Señor Miyagi crea las camisetas más divertidas

Para el 2016 prevé cerrar con una facturación de 1,2 millones de euros

Tienda El Señor Miyagi en Sevilla.
Tienda El Señor Miyagi en Sevilla.

Si ven por la calle a alguien con un jersey que hace referencia a la serie Juego de Tronos, pero con algún contenido gracioso, no lo dude, El Señor Miyagi está detrás. La filosofía de esta marca seduce a los amantes del cine y de las series de éxito. Sus modelos se pasean por las calles y son el regalo perfecto en cumpleaños y navidades.

Nacida en 2008 en Castellón, como firma mayorista de camisetas y complementos con diseños exclusivos, dio, un año más tarde, “el paso más lógico y natural para el crecimiento de la marca: la apertura de tiendas”, recuerda Paco Sales, director general y cofundador.

“Siempre nos ha interesado el diseño, a mi mujer Sabine Nateghi y a mí (los creadores) y las camisetas nos ofrecían la posibilidad de desarrollar nuestra pasión y llegar a mucha gente. Así empezamos”, cuenta Sales. La marca se inspira en iconos de la cultura popular (del cine, la televisión, el comic…), así como en videojuegos, series y películas de éxito actual. “Se trata de ilustraciones de gran impacto visual que apuestan por un humor singular”, apuntan desde la empresa.

Paco Sales, fundador de la cadena El Señor Miyagi.
Paco Sales, fundador de la cadena El Señor Miyagi.

Y es que, El Señor Miyagi se dirige principalmente a un público entre 15 y 50 años con inquietudes culturales y cinéfilas, “pero principalmente, nos acercamos a la gente con más sentido del humor”, recalca el fundador.

En los diseños se puede encontrar referencias a Star Wars, Juego de Tronos, El Señor de los Anillos, superhéroes clásicos como Spiderman y Batman, películas y series de los ochenta como Mazinger Z, ET y Gremlis, o de los noventa como Bola de Dragón y más actuales como Harry Potter.

Cualquier parodia de clásicos del cine se convierte en superventas. “Hay algunos modelos que no podemos retirar del catálogo porque llevan siéndolo durante años”, reconoce Sales y añade: “al contrario, diseños sobre parodias de series actuales de éxito funcionan bien pero tienen un recorrido más corto”.

De tienda a cadena

Camiseta el bueno, el feo y el malo.
Camiseta el bueno, el feo y el malo.

En los ocho años de historia de la empresa castellonense relucen las ocho tiendas que tienen repartidas por la península: Desde la Plaza Mayor, de Madrid, o la calle Alcalá, pasando por Málaga, Sevilla o Zaragoza. “También contamos con presencia en más de 40 tiendas multimarca ubicadas en todo el territorio nacional”, apunta el director. Pero los amantes de las camisetas vistosas también pueden comprar a través de la su web www.miyagi.es.

“Nuestro plan de expansión incluye a corto-medio plazo la apertura, bajo el régimen de franquicia, de entre seis y ocho puntos de venta más en las ciudades donde aún no estamos”, valora Sales. “Actualmente nos encontramos en negociaciones para la apertura dos de ellas, que esperamos en breve formen parte de nuestra red de tiendas”, cuenta.

El grupo El Señor Miyagi, que incluye la central y las tiendas, facturó en 2015 cerca de 900.000 euros. “La estimación para el 2016 es cerrar con una facturación de 1.200.000 euros”, apunta el director.

Con la campaña navideña a punto de empezar, El Señor Miyagi aumentará obligatoriamente su plantilla. “Si contamos con todo el grupo, ahora mismo la familia cuenta con 18 miembros. Lógicamente, si aumentamos el número de tiendas como esperamos, el número de empleados también crecerá”, cuenta Sales. Apuestan por el empleo joven con perfiles de dependiente en sus tiendas pero también con personal de almacén y diseñadores.

Normas