Barcelona-Real Madrid

Así se gestionan los dos clubes más ricos del mundo

Barcelona y Madrid concentran el poder en los presidentes y un alto ejecutivo

Barcelona vs Real Madrid
Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona.

Son los dos clubes más ricos del mundo… pese a que ni siquiera pueden ser considerados como empresas. F. C. Barcelona y Real Madrid se enfrentan este sábado en el ya conocido mundialmente como clásico, en el que se enfrentan las cuentas de resultados más boyantes del universo futbolístico. En este punto, el liderazgo es para los culés, que cerraron el ejercicio 2015-2016 con una facturación de 679 millones de euros, por los 620 del Real Madrid.

Ambos siguen escalando en sus cifras, pese a contar con unas estructuras muy particulares y que nacen de un motivo sencillo: ser clubes deportivos, y no sociedades anónimas, es decir, son propiedad de sus socios, y no de accionistas. “Esto les da un enfoque y una cultura que a veces los accionistas de un club no tienen. En este caso, los dueños de Barcelona y Madrid tienen metido el ADN de sus clubes dentro”, explica el director del Center for Sport Business Management del IESE, Sandalio Gómez.

Esto se traduce en que tanto en una como en la otra institución, el máximo órgano de gobierno, como definen en sus estatutos, es la asamblea general, que se celebra al menos una vez al año. Se componen por socios compromisarios, directivos y expresidentes, y su labor principal es aprobar las cuentas del ejercicio que finaliza y dar el visto bueno a los presupuestos del siguiente. En el caso del Barcelona, también le encomienda, por ejemplo, la ratificación de los acuerdos de patrocinio, como hará el 18 de diciembre con el contrato firmado con Rakuten, que pagará 55 millones de euros al año por aparecer en su camiseta.

Las asambleas delegan la gestión directa en las juntas directivas, elegidas en elecciones por los socios.Toda decisión pasa por ellas, aunque en los dos clubes, la responsabilidad recae en un presidente con funciones ejecutivas y un director general o consejero delegado. Josep María Bartomeu y Óscar Grau en el caso del Barça, y Florentino Pérez y José Ángel Sánchez en el caso del Madrid. El resto de áreas, como el financiero, el comercial o el social, están bajo sus responsabilidades. “El presidente tiene unas funciones de representación y de estrategia y control a medio y largo plazo. El director general esta más en el día a día, coordinación... Si las funciones están bien repartidas, que este tenga el resto de áreas debajo es lógico”, analiza Gómez, para quien el Madrid aventaja al Barcelona en estructura: “Está más asentada por los años que llevan su presidente y director general, que han instalado una filosofía y una forma de gestión”.

Los máximos órganos de gobierno en ambos casos son sus asambleas de socios

El Real Madrid tiene 31 altos cargos directivos en nómina

La coordinación entre presidente, primer ejecutivo y junta directiva es elemental en la toma de decisiones. Para ello, Sandalio Gómez apuesta por los comités de dirección, donde estén presentes los encargados de las áreas más cruciales. Algo que hacen Barcelona y Madrid. El primero, a través de la comisión delegada, compuesta por presidente, consejero delegado y cuatro vicepresidentes, a cargo de las áreas social, deportiva, de marketing y comunicación y relaciones internacionales. En el Madrid existe el comité ejecutivo, con presidente, director general, de comunicación, de gabinete, un vicepresidente, un vocal y un secretario.

Estos órganos toman decisiones que son trasladadas a las juntas para su aprobación. La del Barcelona está compuesta por 20 miembros, y la del Madrid por 16. Ninguno de ellos cobra, y entre todos, solo hay una mujer: María Teixedor, vicesecretaria de la junta barcelonista. En nómina sí están los altos cargos ejecutivos, que responden ante director general. En su informe de gestión, el Barcelona identifica siete, que cobraron 2,2 millones en el ejercicio pasado, aunque en su nuevo organigrama, están vacantes dos plazas, la del responsable de marca y el de planificación estratégica, e introdujo uno nuevo: el de responsable de cumplimiento. Una figura novedosa y que, para Sandalio Gómez, un club de este tamaño no se puede permitir no tener un departamento de este tipo”. El Madrid identifica 31 altos directivos, con un coste de 10,1 millones. Personas que, fuera de los focos, también permiten que mañana los mejores del mundo estén en el césped.

Normas