Pagos digitales

Apple Pay se estrena en España con Santander, Carrefour y American Express

El servicio puede utilizarse en establecimientos de Zara, Lidl, Repsol, Vueling, Cepsa, Cortefiel y Ginos, entre otras marcas.

Apple Pay
Una persona prueba Apple Pay con su iPhone en una tienda de Cortefiel en la Puerta del Sol, en Madrid.

Apple aviva en España la batalla por dominar el pago móvil. Tras meses de espera, el gigante estadounidense lanza su plataforma Apple Pay en el mercado español, dos años después de que se estrenara en EEUU. El servicio, que permite pagar en tiendas físicas, en apps y en comercios online desde el iPhone, el Apple Watch, el iPad y los Mac, arranca con un gran aliado, el Banco Santander, que se convierte en la primera entidad financiera española en ofrecer el servicio y permitir a sus clientes con tarjeta de débito o crédito pagar a través de la plataforma de la compañía de Cupertino.

La multinacional tecnológica cuenta también con otros socios estratégicos emisores de tarjeta: American Express, Carrefour y Edenred (que cuenta con las populares tarjetas Ticket Restaurant). Y ha alcanzado alianzas con más de 40 compañías para que sus clientes puedan utilizar Apple Pay para pagar en sus tiendas físicas o en sus comercios online. Entre ellas están Zara, Cepsa, Cortefiel, Ginos, Lidl, Media Markt, Repsol, Starbucks, TGI Fridays, Vips, Privalia, Deliveroo, Easyjet, HotelTonigh, Uber o Vueling.

El pago desde el iPhone o el Apple Watch con Apple Pay se puede hacer en cualquier comercio físico que disponga de un terminal contactless (es decir, un TPV que permite pagar con tarjetas que traen NFC). Bastará con acercar el teléfono o el reloj al terminal para activar la aplicación de Apple Pay, seleccionar la tarjeta con la que se quiere pagar y después confirmar la operación a través de nuestra huella dactilar.

Apple Pay ya está operativo en 12 países en todo el mundo, pero España se ha adelantado a otros mercados de peso europeos como Alemania. Jennifer Bailey, vicepresidenta de Apple y máxima responsable de este servicio a nivel mundial, destaca una de las principales razones que han llevado a esta decisión: “En España, hay 11,5 millones de tarjetas que pueden utilizar la tecnología contactless y unos 800.000 TPV están listos para esta tecnología”. La misma idea destaca Rami Aboukhair, country head de Santander España, quien asegura que Apple Pay se puede utilizar en el 75% de los comercios de España que ofrecen el pago con tarjeta sin contacto, “lo cual nos hace confiar que la plataforma de Apple va a tener mucho éxito en España”.

Sin límite de cantidad en el pago

1. Apple aclara que no hay límite de dinero en el pago a través de Apple Pay, aunque sí hay mercados con normas de actuación, como en Reino Unido donde el tope son 30 libras. Pero, con Apple Pay a través de la web hay un cliente en ese país que se compró un coche.

2. La compañía cuenta que en Londres y Japón se puede pagar el transporte con Apple Pay. Y aseguran estar “deseando de expandirlo a otros países, entre ellos España”.

3. Para usar Apple Pay hace falta un iPhone (a partir del 6), un iPad (varios modelos) o un Apple Watch (sincronizado con el móvil). También se puede utilizar desde un Mac vía Safari, aunque debe ser un modelo lanzado a partir de 2012 con MacOS Sierra o ser un MacBook Pro con lector de huella.

El directivo del Santander explica además que muchos clientes de su entidad les preguntaban cuándo podrían pagar con Apple Pay en España (ya lo ofrece en Reino Unido), y es que el banco cuenta con casi tres millones de clientes digitales, de los que 1,3 millones tienen aplicación móvil y un tercio de estos utilizan iPhones. Aboukhair, que cuenta que la asociación con Apple forma parte de la apuesta del banco por las nuevas tecnologías, destaca igualmente que, con este lanzamiento, el banco puede ya presumir de que todos sus clientes pueden pagar con el móvil, ya utilicen Android (con Google Wallet) o iOS (con Apple Pay).

La vicepresidenta de Apple coincidió con el directivo del Santander en destacar lo fácil que es usar la plataforma de pago de Apple en las tiendas físicas: “Solo hay que acercar el móvil o el reloj al TPV, eliges la tarjeta con la que quieres pagar y lo validas con la huella dactilar”. Igualmente, destacaron la seguridad y la privacidad, como elementos clave. “El servicio cumple todos los estándares de seguridad”, subrayó Aboukhair.

En este sentido, Bailey insistió en que cuando se utiliza Apple Pay, la información de la tarjeta de crédito o débito no se almacena ni en el dispositivo ni en los servidores de Apple. En lugar de eso, se genera un código (un número asociado a la tarjeta y al dispositivo) que queda encriptado y almacenado de forma segura en un chip del dispositivo. “Cada transacción se autoriza con un código de seguridad dinámico que sirve para ese único pago. También se hace con la huella dactilar. Así aunque nos robaran el dispositivo no podrían hacer transacciones con él”.

Una competencia cada vez más feroz

Apple estrena su plataforma de pagos en España con un único banco, aunque la compañía espera que se vayan uniendo más en los próximos meses. La entidad que, por ahora, no parece dispuesta a hacerlo es el BBVA. Este banco afirma estar trabajando en acuerdos de colaboración globales con distintos players, pero admite que en el caso de la llegada de Apple Pay a España no han contemplado esta opción de momento, aunque BBVA Compass forma parte de la plataforma en EE UU. La entidad que preside Francisco González aclara que sigue centrada en ofrecer a sus clientes “la mejor experiencia en pagos móviles a través de BBVA Wallet. Nuestra app da una respuesta diferencial tanto para iOS como para Android y ha sido pionera en el mercado”. BBVA Wallet registra dos millones de descargas en España y supera los cinco millones a nivel global, según los datos facilitados por el propio banco.

Apple mantendrá una dura batalla con PayPal y con Samsung en España, donde la compañía surcoreana lanzó Samsung Pay el pasado junio. Entonces, fueron CaixaBank, ImaginBank, Abanca y Sabadell quienes estrenaron el servicio de la coreana. Esta firma logró que más de 6.000 usuarios activaran Samsung Pay en las primeras 12 horas.

Pero la competencia no quedará ahí. En España, además de las carteras particulares de pago de algunas entidades financieras, están las telecos con sus propias propuestas y se espera también la llegada de Google Pay. Además, se da por hecho que el consorcio de 30 bancos en España que lanzaron en octubre Bizum (un sistema de pago entre particulares a través de móvil) extienda su servicio al comercio online y físico.

En este contexto, Apple ha recibido críticas de algunos bancos por la comisión de 0,15% por transacción que quiere cobrarles, “muy alta para España y Europa”, dicen fuentes financieras. Y todo, mientras Samsung no les cobra comisiones, pues según explicó la compañía cuando lanzaron Samsung Pay su negocio “está en vender teléfonos y no queremos “competir con los bancos”.

Normas