Comercio electrónico

Bruselas reforma el IVA para subir 7.000 millones la recaudación

La venta de productos a través de internet se declarará en el país de origen.

Los ingresos se enviarán al país de residencia del cliente.

Los productos procedentes de fuera de la UE perderán la exención del IVA.

El comisario europeo para Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante una rueda de prensa anteayer en Atenas.
El comisario europeo para Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante una rueda de prensa anteayer en Atenas. EFE

La Comisión Europea ha aprobado hoy jueves un proyecto de reforma del IVA en el comercio electrónico de productos que aspira a aumentar la recaudación en 7.000 millones de euros al año y reducir en un 95% el coste de los trámites de declaración para las compañías.

Los cambios afectan a la venta de productos a través de Internet, que quedarán sometidos al tipo de IVA del país de residencia del cliente. El vendedor tendrá que saldar sus cuentas trimestralmente con la administración de su país de origen, que se encargará de redistribuir los ingresos entre los socios de la Unión en función de las ventas y el gravamen en cada uno de ellos.

En la actualidad, las compañías se ven obligadas a registrarse en cada país donde realicen ventas para saldar alli sus cuentas de IVA. Esa carga administrativa  genera unos costes para las empresas de unos 8.000 euros por país y supone, según los sondeos de la CE, una de las principales barreras  al desarrollo del comercio electrónico en Europa.

"Las compañías que operan on-line nos pedían que les hiciéramos más facil su actividad y eso es lo que hacemos hoy", ha señalado el comisario europeo de Economía y Fiscalidad, Pierre Moscovici. "Todas las compañías que vendan en el extranjero a través de internet podrán liquidar el IVA de la misma manera que si fueran ventas en su propio país", añadió el comisario.

El e-book como el libro de papel

El proyecto de reforma del IVA aprobado hoy permite equiparar el gravamen de los libros electrónicos con el de los de papel. Ahora, los e-books están sometidos a un IVA estándar (de hasta 25%, en algunos países) mientras que el formato impreso puede beneficiarse de un IVA reducido o incluso superreducido. Bruselas ya anunció a principios de este año que permitiría la equiparación. La CE recuerda, no obstante, que no es obligatoria, por lo que cada país podrá decidir si rebaja el IVA del e-book o no.

La reforma también permitirá reducir el fraude y la no declaración del IVA en la venta transfronteriza de bienes on-line. Bruselas calcula que las haciendas europeas pierden unos 5.000 millones de euros al año por esa vía. Y que la hemorragia aumentará hasta los 7.000 millones de euros al año en 2021, dado el ritmo de aumento del comercio electrónico. La venta online factura ya 550.000 millones al año en la UE, de los que 96.000 millones son en operaciones transfronterizas.

La CE ha introducido también una excepción para las empresas pequeñas, cuyo volumen de ventas transfronterizas no supere los 10.000 euros al año. En esos casos, no tendrán que utilizar la ventanilla europea y podrán liquidar toda su declaración, incluida la de operaciones en el extranjero, con la hacienda de su país de origen y en base al tipo de gravamen aplicable a las ventas nacionales.

Importaciones más caras

La importación de bienes desde fuera de la UE, en cambio, resultará más cara porque la reforma suprime la exención de IVA que disfrutan ahora las compras de menso de 22 euros. La medida parece baladí pero Bruselas asegura que la exención, a pesar de aplicarse a un umbral tan bajo, genera "un fraude masivo" porque cada año entran en la UE más de 150 millones de paquetes que declaran ese valor y, por tanto, no pagan IVA.

Las empresas europeas han presionado para suprimir la exención porque sufren la competencia de unas importaciones presuntamente fraudulentas. La CE reconoce que, a menudo, bienes de alto valor como smartphones o tabletas se benefician de la exención porque se declara un valor muy bajo o porque se falsea la descripción en los trámites aduaneros.

 

 

La ventanilla de las apps

La ventanilla única europea para el e-IVA o IVA del comercio electrónico ya se utiliza para la venta transfronteriza por internet de servicios como los de telefonía, televisión o aplicaciones para el móvil (apps).

El sistema se puso en marcha en enero de 2015 y Bruselas asegura que ha sido un éxito. La ventanilla europea del IVA ha permitido reducir los costes de declaración en 500 millones de euros o 41.000 euros por compañía en relación al coste de registrarse en todos y cada uno de los paises donde residen los clientes.

A través de esa ventanilla se ingresaron en 2015 unos 3.000 millones de euros, que fueron redistribuidos entre los países de la UE. El 70% de las operaciones se liquidaron a través de la ventanilla única, prueba, según la CE, de que muy pocas empresas optaron por seguir con el antiguo modelo de registrarse país por país.

Normas