Transporte

Alstom duda del resultado de Talgo en el concurso del AVE

El fabricante frances realiza una petición de información a Renfe antes de la adjudicación

El ministro de Fomento anunciará el ganador del contrato el lunes

Vista de un tren AVE en la estación de Girona.
Vista de un tren AVE en la estación de Girona.

Alstom se ha dirigido a Renfe de modo formal, a través de una petición de información, para conocer detalles sobre la puntuación otorgada por el operador público a las distintas ofertas económicas y técnicas presentadas en el marco del macroconcurso de trenes de alta velocidad. Con ello, el fabricante francés busca una base más extensa para hacer su propio análisis de los resultados y estaría poniendo en duda las valoraciones desveladas por Renfe en un acto público celebrado el pasado martes.

Talgo, CAF, Alstom y Siemens optan al pedido de hasta 30 trenes de alta velocidad, así como a su mantenimiento durante 40 años, y la primera de ellas es favorita al obtener las mejores calificaciones en los dos apartados.

La adjudicación por parte de la empresa pública se espera en la reunión del consejo de administración que está fijado para el próximo lunes, pero el Gobierno quiere dar la máxima solemnidad a la resolución de este emblemático concurso, tras 11 años sin compras por parte de Renfe, y será el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien haga público el nombre del ganador el lunes a las 10,30 de la mañana. A la espera de esa cita, Talgo se ha dado por "virtual vencedor" (en un comunicado remitido a la CNMV) de un pedido que Renfe había presupuestado en un máximo de 2.642 millones.

La opinión de Alstom es crítica respecto a que Renfe haya ofrecido los resultados finales eludiendo entregar la justificación o mayor desglose de los mismos. Fuentes cercanas a esta compañía, y otros de los participantes en el concurso, aseguran que se han recibido con cierta perplejidad unas puntuaciones que valoran técnicamente por encima del resto a un modelo, como el Avril de Talgo, que no ha sido probado comercialmente. El tren dúplex de dos plantas de Alstom, por ejemplo, rueda por España o Francia, con 20 años de experiencia y acumulando una fiabilidad del 99%, mientras el Velaro de Siemens es la cuarta generación del tren que presta servicio desde hace años en la línea Madrid-Barcelona de AVE. En su oferta, Alstom aseguró a Renfe una fiabilidad del 98%, mientras Talgo subió ese ratio hata el 99,09%. La fiabilidad es el tiempo que el tren es realmente capaz de rodar sin parar, por averías o revisiones, sobre el tiempo inicialmente previsto.

Este acto no presupone que vaya a haber reclamaciones en el plazo de alegaciones, pero agita, sin duda, un proceso del que Renfe siempre ha dicho que quería conducir con la máxima transparencia

TALGO SA 3,96 2,86%

Tampoco encaja en las estimaciones de Alstom que el nuevo tren de Talgo se imponga en las puntuaciones por confort, una de las cuestiones que puntuaba más alto, cuando su configuración de asientos arroja desventajas, comentan las fuentes consultadas, respecto a las de otros modelos en liza. Renfe se ha guardado detalles como la distancia entre asientos, espacio para las piernas y para el equipaje que ahora son demandados.

Por último, se pone en duda que la oferta económica presentada por el fabricante español, de 137.000 euros por plaza, tren y kilómetro operado, sea sostenible.

Con la petición formal de información, Alstom pretende comprobar si la empresa favorita se ajusta en sus ofertas a los pliegos del concurso. Este acto no presupone que vaya a haber reclamaciones en el plazo de alegaciones, pero agita, sin duda, un proceso del que Renfe siempre ha dicho que quería conducir con la máxima transparencia. En su carta al operador, Alstom alude a la ley 31/2007 sobre procedimientos de contratación para demandar que se muestre mayor información pese a entender que las ofertas de los distintos fabricantes encierran detalles confidenciales.

El Avril de Talgo ha conseguido 28 de los 35 puntos en juego en el apartado técnico, mientras el tren de dos plantas de Alstom era valorado con 25 puntos y quedaba en segunda posición. La compañía francesa, que se comprometía a producir los trenes en España en caso de alzarse con el macropedido, ha ofertado un precio de 166.821 euros por plaza y kilómetro recorrido.

 

Normas
Entra en El País para participar