Mercado de deuda

España triplica el coste del bono a cinco años

La prima de riesgo española escala a los 131 puntos básicos, niveles de julio

Evolución de la prima de riesgo española frente a la italiana Ampliar foto

La sacudida que están viviendo los mercados desde el triunfo de Trump no cesa, especialmente en la renta fija, que se ha visto revolucionada con las elecciones en EE UU.

Si desde entonces los repuntes de las rentabilidades en el mercado secundario habían sido la regla general, ahora esos ascensos se trasladan también a las emisiones en el primario. Es decir, a lo que pagarán realmente empresas, bancos y países por lograr financiación.

Después de que compañías como Iberdrola decidieran posponer la salida al mercado para la búsqueda de financiación por los elevados precios exigidos, ahora llega el turno de los estados.

La semana pasada el tesoro italiano vendió deuda a tres, siete y treinta años a los precios más altos de los últimos dos años. Y ayer fue el turno de España. El martes, el organismo dependiente del Ministerio de Economía vendió 4.600 millones en letras a seis y doce meses a tipos negativos. Es decir, continuó cobrando a los inversores por la deuda a menos de un año, aunque menos. 

Superado este primer obstáculo, ayer tocó la prueba de fuego con la primera colocación de deuda a medio y largo plazo desde que se conoció quién será el próximo jefe de la Casa Blanca.

El resultado fue incontestable.El Tesoro se vio obligado a pagar una prima por la deuda que colocó debido a la volatilidad que impera en los últimos días. En total, el organismo, que a partir del próximo diciembre estará dirigido por Emma Navarro, captó 3.858 millones de euros en bonos a tres, cinco y diez años.

La mayor parte de esa cuantía, 1.973 millones, corresponde al bono a diez años, empleado como referencia para determinar la prima de riesgo en su comparativa con el alemán. El interés marginal exigido alcanzó el 1,511% frente al 1,233% que pagó en la subasta del pasado 3 de noviembre.Aunque el tipo ofrecido por el Tesoro no está lejos del exigido en el mercado secundario a la deuda con vencimiento en 2026 (1,59%) se trata del precio más elevado pagado en una subasta desde el pasado mes de junio, mes marcado por el triunfo del brexit.

Aunque las tres referencias se encarecieron, el incremento más significativo fue el registrado en la deuda a cinco años. España vendió 920 millones de euros en bonos con vencimiento en 2021 a un interés marginal del 0,42%, prácticamente el triple del pagado a comienzos de mes (0,177%).
En la referencia a tres años, el Tesoro colocó 965 millones de euros. Aunque el precio fue mínimo (0,001%), con esta subasta el erario público ha dejado de cobrar a los inversores por la deuda con vencimiento en 2019, algo que venía realizando en las emisiones efectuadas desde el pasado junio.

“Los inversores de renta fija siguen en su idea de exigir cada vez más interés en las subastas de bonos, ante el previsible cambio de rumbo en política monetaria en Estados Unidos”, apunta Javier Urones, analista de XTB.

En un contexto de elevada volatilidad como el que domina el panorama tras la victoria de Trump y las declaraciones del BCE avisando de la posibilidad de comenzar a reducir el programa de compra de activos a partir de abril, el apetito de los inversores se está viendo reducido. La demanda para la deuda a diez años alcanzó las 1,72 veces, frente a las 2,03 veces de noviembre, y para la referencia a cinco años se situó en las 2,54, a gran distancia de las 4,3 veces del 3 de noviembre.

La prima de riesgo, en niveles de julio

La espiral bajista que controla el mercado secundario de deuda se prolongó un día más.La rentabilidad de la deuda española con vencimiento en 2026 se sitúa al borde de los 1,6 puntos porcentuales y repunta ya más de un 80% desde los mínimos de 0,88 puntos porcentuales marcados a finales de septiembre. La deuda alemana, después de varios días de ascenso de las rentabilidades, se moderó ayer hasta ofrecer un interés del 0,28% desde el 0,3% del miércoles.

Aunque las rentabilidades de ambos bonos han subido con fuerza en las últimas semanas, lo que más se ha acentuado es el diferencial entre ambas referencias.La prima de riesgo española ascendió ayer siete puntos básicos y se situó en los 131, niveles del pasado mes de julio.

Más significativa incluso está siendo la escalada de la prima de riesgo italiana.Con el bono del país transalpino a diez años por encima del 2%, el diferencial entre la deuda germana se incrementa hasta los 182 puntos básicos y se sitúa en máximos desde diciembre de 2014.

La deuda del país que preside Matteo Renzi está sufriendo no solo la presión del resultado electoral en EEUU y los recelos que rodean a las intervenciones del vicepresidente del BCE, sino también las incertidumbres que pesan sobre su sistema financiero y las dudas que crecen día a día a cerca del referéndum que celebrará el próximo 4 de diciembre para la reforma constitucional.
Si se compara la deuda entre los dos países de la periferia, la prima de riesgo italiana frente a la española ronda los 50 puntos básicos, niveles que no registraba desde febrero de 2012, en plena crisis de deuda.

Normas