Renta fija

Las empresas afrontan el alza de tipos con una deuda de 915.000 millones

Las firmas del Ibex y sus filiales encaran vencimientos de 86.000 millones en bonos en 2017

Las empresas afrontan el alza de tipos con una deuda de 915.000 millones

La victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses ha traído consigo una fuerte convulsión en el mercado de renta fija. La espiral bajista se ha impuesto y mientras el precio de la deuda gubernamental y corporativa ha comenzado su descenso, la rentabilidad sigue el camino inverso.Lo ocurrido en los últimos días ha sido suficiente para que las emisiones en el mercado primario se hayan paralizado respecto a octubre, tal y como indica Óscar Moreno, gestor de pensiones de Renta 4.

Los tipos parece que han tocado fondo y aunque continuarán en niveles muy bajos durante un largo periodo de tiempo, el cambio de tendencia ha llegado para quedarse, según el consenso del mercado.En medio de este escenario las empresas se enfrentan a fuertes vencimientos.Según datos del banco de España, el endeudamiento de las empresas españolas alcanza los 914.953 millones. La mayor parte de esta cantidad corresponde a préstamos bancarios (830.600 millones) ya sea con entidades nacionales o extrajeras. En bonos, las firmas del Ibex o empresas subsidiarias deberán hacer frente el próximo año a vencimientos de 86.000 millones, según datos de Bloomberg. Es decir, a menos que las empresas obtengan liquidez mediante la venta de sus activos, los procesos de refinanciación serán una constante en los próximos meses.

Javier Guzmán, codirector de mercado de capitales de Société Générale, considera que ya a la vuelta de las vacaciones muchas empresas hicieron los deberes y aprovecharon los bajos niveles de la deuda para poner en marcha estrategias de es tipo como fue el caso de Telefónica o FCC. De hecho, las refinaciaciones han sido una constante hasta la victoria por sorpresas del candidato republicano en las elecciones de EE UU y las palabras del vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, avisando de la posibilidad de que a partir de abril la institución europea empiece a reducir el programa de compra de activos. Una de las últimas compañías en refinanciar deuda fue Abertis que el pasado 2 de noviembre con la venta de 500 millones en bonos a diez años a un interés fijo del 1%, el precio más bajo alcanzado por la compañía hasta la fecha.

  • Pocos emisores

Guzmán considera que con el escenario actual no existen emisores interesados en salir y, ante la falta de presión, esperarán a que la tranquilidad regrese al mercado para poner en marcha futuras emisiones. En la misma línea se mueve David Ardura, subdirector de Gestión de Gesconsult, que indica que a pesar de que el momento sigue siendo óptimo para las refinanciaciones, el apetito inversor se ha reducido.

A un mes y medio para que concluya el año todavía existen muchas incertidumbres (referéndum en Italia, subida de tipos en EE UU o reunión del BCE) que, según Óscar Moreno, se traducirán en la exigencia de una prima por parte del mercado para todas aquellas empresas que acudan a él en búsqueda de financiación.

  • Cancelación

Los repuntes de las rentabilidades de los últimos días han provocado la cancelación de dos emisiones de Iberdrola (una de bonos verdes y otra en dólares por importes que oscilan entre los 1.500 y 2.000 millones) ante los precios exigidos por importes. Además, otras dos compañías, Gas Natural y Repsol, habrían decidido posponer sus planes de amortización a 2017.

Pero quitando estos sustos momentáneos, que según Estefanía Ponte, de BNP Paribas PI, podrían verse corregido en próxima semanas, los niveles de los tipos resultan atractivos para las compañías y los bonos podrían ser la fórmula más rentable a pesar de que el tipo de interés para créditos bancarios de hasta un millón se sitúa en el 2,92% y el 1,96% para importes superiores.

La deuda de Iberdrola a 10 años se dispara un 95%

La rentabilidad del bono español a diez años ha crecido con fuerza y en menos de un mes y medio ha pasado de su mínimo del 0,88%, que registraba a finales de septiembre, al 1,45% actual.Es decir, se ha incremento en un 64,7%. Esta tendencia ha tenido su réplica en la deuda corporativa, especialmente en la de las empresas fuertemente endeudadas como las eléctricas y de infraestructuras que ven cómo su coste de financiación se dispara.

Un fenómeno similar al registrado por la deuda pública es el que ha tenido lugar en la deuda de Telefónica, empresa que al cierre de septiembre de este año contaba con un endeudamiento de 49.984 millones. La rentabilidad de su bono con vencimiento en abril de 2026 ha subido desde el 0,88% que marcó el 28 de septiembre al 1,77% actual.

Tomando como ejemplo una utility, la emisión de Iberdrola que expira dentro de diez años, ha repuntado un 95% desde el 0,59%, nivel al que cayó a finales de septiembre, al 1,15% de la pasada sesión.

Otra de las compañías castigadas en Bolsa por la subida de los tipos ha sido Cellnex.Sus bonos con vencimiento en enero de 2024 han pasado en menos de un mes del 2,07% al 2,68% al que concluyó ayer.

Normas