Trump gana la presidencia de EE UU contra pronóstico

Los analistas prevén una etapa de gran incertidumbre en los mercados

La evolución de los mercados dependerá de las políticas que Donald Trump sea capaz de implementar

Elecciones Estados Unidos 2016
Un inversor chino observa una pantalla que muestra la evolución de los mercados financieros. EFE

El peor de los presagios para los mercados se ha cumplido. El republicano Donald Trump se ha convertido en el nuevo presidente de Estados Unidos, el escenario más adverso que manejaban los analistas. A medida que avanzaba el escrutinio se mascaba la tragedia en las Bolsas. Tokio ha cerrado con una caída del 5,36% y los futuros del Dow Jones pierden más de un 4%. Pero el miedo de los inversores está siendo menor que tras el brexit. En España, el Ibex 35 ha arrancado con caídas del 3,81%, mucho más moderadas que tras el referéndum de Reino Unido, cuando el selectivo se dejó un histórico 12%. Y la corrección pierde fuerza por momentos (el Ibex se deja ahora en torno a un 2%).

En el mercado de divisas, el primero en recibir el golpe de la victoria de Trump ha sido el peso mexicano, que se ha llegado a desplomar más de un 13% hasta mínimos históricos, por la amenaza del ya nuevo inquilino de la Casa Blanca de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte o bloquear las remesas que los inmigrantes mexicanos en EE UU envían a su país. El analista Luis de la Calle reconocía en declaraciones a Televisa recogidas por Efe que “hay pronósticos” de que el peso llegue a 22 y 23 unidades por dólar. El dólar cede terreno frente a las principales divisas; se ha depreciado un 2% respecto al euro para después reducir la caída al 0,7%.

Los inversores buscan refugio. El oro ha avanzado casi un 5% hasta superar los 1.330 dolares la onza. "Nos adentramos en un mundo con un riesgo político sin precedentes. La sensación inmediata de perplejidad ante el giro hacia la derecha de la política estadounidense tendrá que dar paso a una evaluación más sobria de los riesgos", comenta Dominic Rossi, director mundial de inversiones en renta variable de Fidelity.

  • Incertidumbre y volatilidad

Este es el panorama el día después de las elecciones en EE UU. Pero, ¿qué pasará en los próximos meses? Los expertos advierten de una etapa de gran incertidumbre y volatilidad. Trump ha batido con creces las encuestas y la expectativas. Pero el partido republicano se ha asegurado también el control de la Cámara de Representantes y del Senado. Así, parece que Trump tendrá carta blanca para sus controvertidas políticas. Sin embargo, está por ver si llegará a ponerlas en marcha.

“Habrá que ver la capacidad real de Trump de llevar a cabo su programa económico, tanto porque resulte cuestionable en algunos de sus puntos como porque pueda ser bloqueado o moderado por el Congreso. Esto es lo que definirá el impacto final de su victoria en la economía”, consideran en Renta 4.

“La reacción de los mercados nos recuerda mucho a la que tuvieron tras el brexit británico. Está por ver si, como ocurrió entonces, tras las fuertes caídas de los primeros días éstos son capaces de recuperar todo el terreno perdido. En ello va a ser fundamental la reacción de ambos bandos después de que se confirmen los resultados, y el calado económico de las primeras medidas que se vayan a implementar”, sostienen en Link Securities, donde opinan que “dependiendo de las medidas que anuncie Trump en ámbitos como el comercio internacional y el fiscal, de esta corrección que parece inician las Bolsas pueden surgir interesantes oportunidades”.

Para Harm Bandholz, economista jefe de UniCredit en Estados Unidos, “el alcance y la duración de las reacciones de los mercados dependerán de la actitud de Trump cuando este tenga el poder en sus manos". Y apunta que "si Trump arranca sus primeros 100 días con la construcción de un muro y la expulsión masiva de inmigrantes, el país entrará en el caos. Sí, hace elecciones sensatas para su gabinete y muestra una actitud tolerante, los efectos serán limitados".

Los mercados temen que Trump, un personaje hasta ahora ajeno a la política, lleve hasta sus últimas consecuencias su discurso nacionalista, proteccionista, xenófobo y populista que ha mantenido durante toda la campaña electoral. No obstante, en su primera intervención tras convertirse en el presidente número 45 de EE UU, el magnate ha ofrecido unidad para el país y que se reconcilien las dos partes en las que ahora mismo se encuentra dividido el país. Sus palabras, más moderadas que de costumbre, han generado cierto alivio. De hecho, las pérdidas en las Bolsas se han ido recortando. "El mercado se va recuperando, consideramos que es por el exceso de liquidez existente en mercado", asegura Celso Otero García, gestor del fondo Renta 4 USA, que sube alrededor de un 9% en el año en curso.

Stefan Kreuzkamp, director de inversiones de Deutsche Asset Management, pone de relieve que "la impredecibilidad de Trump y su falta de experiencia política son motivo más que suficiente para abordar los próximos meses con cierta cautela".

Por su parte, Araceli de Frutos, socia directora de la Eafi a la que da nombre, opina que "las reacciones que se vaticinaban si Trump ganaba se están cumpliendo, esto es, caída de mercados emergentes, de valores relacionados con latinoamérica y en especial con la economía mexicana, pero lo que hay que hacer en esta situación es wait and see (esperar y ver)". Su estrategia, resume, es como siempre la moderación, no dejarse llevar por los movimientos de mercado y buscar oportunidades". El consejero delegado de Pioneer, Giordano Lombardo, aboga por "una sólida gestión del riesgo".

  • Sectores favorecidos

A corto plazo, los sectores que se ven potencialmente favorecidos con Trump como presidente son defensa, construcción e infraestructura, petrolero y farma. Los más perjudicados son el sector financiero, renovables y aquellos que se vean afectados por las posibles limitaciones al comercio internacional.

"El proteccionismo comercial tal vez constituye el mayor temor en el ámbito económico, ya que podría traducirse en una situación de estanflación y en un riesgo real para los mercados emergentes", afirma Mark Burgess, director de renta variable del fondo angloamericano Columbia Threadneedle.

En lo que respecta al Ibex 35, los valores con mayor exposición a México son OHL y BBVA. La entidad cede más de un 6%. Y entre los que tienen mayores intereses en EE UU destacan Grifols, Viscofan, Acerinox, Ebro Foods, Arcelor Mittal, Iberdrola, ACS, Ferrovial, Santander, BBVA, Mapfre, Gamesa, IAG.

"Las eléctricas con exposición a EE UU e intereses en la energía renovable sufrirán", subraya De Frutos. "Iberdrola se resiente por su exposición a renovables y ACS está subiendo beneficiado por el incremento que habrá en gasto infraestructuras, igual que Grifols", asevera la experta, que pone el foco sobre todo en ACS, "más aún cuando el próximo 14 de noviembre publica resultados". A pesar de la caída, continúa infraponderando el sector bancario, especialmente en España, sin descartar bancos estadounidenses ni europeos.

El estratega jefe de Carax AlphaValue, Pierre-Yves Gauthier, recomienda invertir a largo plazo en activos considerados refugio, como el franco suizo y el yen, y en sectores como petróleo, minería, farmacéuticas, materiales de construcción o telecomunicaciones. Por el contrario, aconseja ponerse corto en la libra, monedas emergentes, banca, autos, transporte o bienes de equipo.

  • Tipos de la Fed

La victoria de Trump podría modificar la hoja de ruta de la Fed. Prácticamente se daba por hecha el alza de tipos antes de acabar el año. Ahora, la probabilidad de la subida de los tipos de interés en diciembre ha caído del 80% a menos del 50%. Para Ebury se trata de una caída “bastante modesta en comparación con los movimientos que estamos viendo en los mercados financieros”. Las expectativas de tipos para 2017 han descendido también.

"En los mercados de bonos, el impacto ha sido relativamente moderado hasta ahora", afirma Jim Leaviss, responsable del área de renta fija minorista de M&G. Pero recuerda que en el mercado de bonos estadounidenses tienen en gran peso los inversores extranjeros, como China, país contra el que Trump ha realizado comentarios hostiles".

Con todo, los mercados estarán muy atentos a la intervención de Stanley Fischer el 11 de noviembre. “Podría ser la primera oportunidad para que la Fed aporte su visión sobre la orientación de su política monetaria”, indican en Ebury, donde añaden que “en un horizonte más a largo plazo, esperamos que los bancos centrales de las principales economías del mundo hagan lo que sea necesario para calmar la volatilidad de los mercados”.

Desde Renta 4 remarcan que “la incertidumbre que genera una victoria de Trump, en términos no sólo de comercio internacional, sino de finanzas públicas por su pretensión de reducir impuestos y aumentar gastos, y en el mercado laboral por su política sobre inmigrantes, podría verse en parte mitigada por un previsible retraso en la prevista subida de tipos de diciembre”.

Un informe de HSBC estima que, de subir el euro frente al dólar, incluso es posible una nueva ampliación del programa de compra de deuda (QE) del BCE en la reunión de diciembre, y no descarta algún tipo de respuesta política por parte del Banco de Japón.

La firma especializada en pagos internacionales, Ebury, considera posible que el par euro dólar cotice al alza a corto plazo. Desde MoneyCorp entienden que a pesar de la potente corrección, el dólar debería mantener su tono alcista de largo plazo en sus cruces contra el euro y la libra.

Keith Wade, economista jefe de Schroders, dice que no está claro cómo va a comportarse el dólar en este entorno. "Algunos opinan que la moneda subirá por el alza de los rendimientos, pero dado que eso vendrá de la mano de una mayor inflación, no es tan obvia esta conclusión. Además, a muchos inversores podría desanimarles el deterioro de las relaciones de EE. UU. con el resto del mundo", afirma.

Por otro lado, también queda en el aire la renovación de Janet Yellen al frente de la Fed.

Normas