Crónica de los mercados

El mercado se repone y reacciona con alzas a la victoria de Trump

BBVA cae un 5,7% y ArcelorMittal se anota un ascenso del 10,46%

Evolución de las Bolsas el día después de las elecciones de EE UU Ampliar foto

El resultado menos deseable y menos esperado se impuso en las elecciones presidenciales estadounidenses. El candidato republicano, Donald Trump, se hizo contra el pronóstico de las últimas encuestas, con el control de la Casa Blanca. Por ello, lo que podía haberse convertido en una jornada apacible para los mercados, tal y como preveían los expertos, con la victoria de Hillary Clinton se tornó en una apertura bajista en Europa que llegó precedida de los miedos ya desatados durante la madrugada con los futuros de los índices en Wall Street.

Tras empezar a digerir el resultado electoral durante esta madrugada los mercados se hicieron presas de la tensión y se convirtieron en el fiel reflejo del pavor hacia las políticas de Donald Trump. Y es que, conforme avanzaba el recuento y la victoria del candidato republicano parecía más cerca, los futuros de Wall Street se empezaron a desplomar cerca del 5% y el dólar sufrió caídas superiores al 2%. A medida que se confirmó el pronóstico, las caídas se afianzaron. Así, la Bolsa de Japón fue uno de los parqués que más sufrió, pues cerró con una caída del 5,36% en el peor momento de nervios para los mercados.

USD x EUR 0,8965 -0,045%
IBEX 35 9.329,80 -0,11%

Sin embargo, a medida que transcurrió la sesión en Europa, las espectaculares caídas que los expertos preveían en el caso de una victoria de Trump se fueron evaporando y la sensación de lo que se podía haber convertido en un segundo brexit para los mercados quedó muy atrás. La fortaleza de las Bolsas se acabó ratificando tras la apertura en Wall Street, donde se posaron todas las miradas. Y en esta ocasión, los índices estadounidenses, aunque con leves vaivenes, acabaron mostrando que no temen el cambio de rumbo en la política del país. Ello propició un cambio de signo en los mercados del Viejo Continente que, tras abrir con caídas superiores al 3% en el caso del parqué español, las Bolsas de gran parte de Europa se dieron la vuelta hasta cerrar en positivo, con la excepción del Ibex 35 y del Mib italiano.

“Los mercados descontaban la continuidad encarnada por Clinton y han cedido terreno en respuesta a la incertidumbre que rodea a las políticas del impredecible Donald Trump”, explica Simon Ward, economista jefe de Henderson. Sin embargo, el experto apunta que la coincidencia de un presidente republicano y un Congreso en manos republicanas generalmente no se considera negativa para las perspectivas económicas y financieras. “La reacción del mercado ante la inesperada victoria de Trump se asemeja a lo ocurrido después del referéndum británico sobre la UE: un desplome inicial de las Bolsas que posteriormente se recuperó, al concluir los inversores que las implicaciones económicas eran tanto positivas como negativas y que no afectaban considerablemente las perspectivas durante los siguientes seis y 12 meses”, apunta el economista.

Con ello, las caídas acabaron yendo de más a menos. Los índices europeos se relajaron hasta tal punto que cerraron registrando leves ganancias. Así, el FTSE se anotó un 0,7%, el Cac francés subió un 1,2% y el Dax alemán avanzó un 1,4%. Los únicos que no lograron salvarse de la quema fueron el Mib italiano (-0,3%) y el Ibex (-0,4%), que se mantuvieron durante toda la jornada sumidos en las pérdidas.

Y es que, en el caso del mercado español, la presencia de gran parte de sus empresas en México –el país más afectado por los ataques antiinmigración de Trump y su oposición a los tratados de libre comercio– golpeó duramente a su cotización. BBVA, con fuerte exposición en México y una filial en EEUU fue la entidad que se llevó la peor parte, con una caída del 5,7%. Asimismo, Meliá (-1%) o Telefónica (-1,34%) también se vieron lastradas por el mismo motivo. La cara opuesta la vivieron las empresas relacionadas con las materias primas, como ArcelorMittal (10,46%) o Acerinox (5,72%), además de las constructoras, uno de los sectores que prometía salir beneficiado sin importar quién se convirtiera en el nuevo habitante de la Casa Blanca.

Wall Street, ajeno al resultado

Como si de una jornada de transición se tratara y prácticamente sin tener en cuenta que EEUU acababa de vivir unas elecciones históricas con un resultado aún más histórico, los índices en Wall Street vivieron una sesión apacible, en contra de todo pronóstico. Tras una apertura bajista, la Bolsa estadounidense se dio la vuelta haciendo frente a los miedos y trasladando la tranquilidad al resto de mercados, que esperaban espectantes el arranque al otro lado del Atlántico. “El alcance y la duración de las reacciones de los mercados dependerán de la actitud de Trump cuando este tenga el poder en sus manos”, explica Harm Bandholz, economista jefe de UniCredit en EEUU. Y es que, al menos ayer, los índices estadounidenses respiraron, después de todo, con alivio.

Al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones subía un 0,8%, el S&P se anotaba un 0,4% y el Nasdaq avanzaba un 0,7%. Junto con los ascensos en Wall Street, también destacaron los de la Bolsa rusa, que fue uno de los grandes mercados del planeta que celebró sin ninguna duda la victoria de Donald Trump. Su índice de referencia, el Micex, cerró con un alza del 2,22%, pues es de sobra conocida la admiración entre el recién presidente electo de EE UU, Donald Trump, por su homólogo ruso Vladimir Putin. Sin embargo, no todo fueron ganancias. La Bolsa mexicana fue, junto con el Ibex, una de las más golpeadas por la victoria del magnate. Ello provocó que el índice Mex se dejara al cierre en Europa más de un 2%.

Dudas sobre el impacto que tendrá en el crudo

La cotización del barril de petróleo comenzó la jornada con un desplome superior al 4%. Al igual que ocurrió en junio con el resultado del brexit, los inversores tenían la consigna de vender todos los activos de riesgo por las dudas que suscita la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses.

Además, la intención del candidato republicano de suprimir ayudas para energías renovables y volver a apoyar la extracción de crudo por medio del fracking era otro argumento favorable a una contención del precio del crudo, ante el previsible aumento de la oferta.

Sin embargo, a lo largo de la jornada los ángulos de análisis de la victoria de Trump se fueron ampliando; ¿podría dañar a la recuperación de la economía estadounidense? ¿Afectará a la demanda? ¿Dañará las perspectivas de terceros países? Todas estas dudas hicieron temer una ralentización de la demanda de petróleo, lo que atenuó las caídas de los precios, hasta cotizar prácticamente plano.

“El resultado de las elecciones no tiene por afectar a cuánto petróleo se extrae o cuánta gasolina se consume. Este mercado está ahora dominado por el nuevo acuerdo de control de la producción por parte de la OPEC, y este factor no se va a alterar”, explica un inversor experto en energía.

Los especialistas en geopolítica también recuerdan que aún hay muchas incógnitas de cuál será la actitud que va a tomar la nueva Administración Trump en relación al conflicto de Oriente Próximo, el acercamiento a Irán o las sanciones a Rusia.

El precio del barril de petróleo sigue cotizando por debajo de la mitad del precio que llegó a marcar en 2014, cuando se pagó por encima de los 100 dólares.

Caídas en el peso y otras monedas emergentes

El peso mexicano es uno de los activos que más sufrió por la victoria de Donald Trump. El candidato republicano prometió durante la campaña que iba a acabar con las “maquilas” -fábricas situadas al norte de México, donde muchos grupos norteamericanos han trasladado parte de su producción para ahorrar costes–. Trump también prometió mano dura con la inmigración ilegal, lo que podría mermar las remesas que envían los méxicanos y otros hispanos a sus familiares. El peso mexicano se desplomó más de un 10%, ante el temor de que las nuevas políticas que ponga en marcha la nueva Administración estadounidense dañen su economía.

La previsión de que Trump ponga en marcha medidas proteccionistas han dañado también a otras monedas de países emergentes. “Es normal que se produzcan estas ventas de activos de emergentes, a la espera de ver qué políticas implementa Trump”, explica BlackRock en un informe.
El real brasileño se depreció un 2% frente al dólar. Otra moneda que está en el foco de los inversores en el yuan chino. Trump ha acusado al Gobierno de manipular la divisa para favorecer sus exportaciones. Sin embargo, durante la jornada la moneda logró controlar su valor frente al dólar.

El oro, el bund y Suiza atraen el dinero miedoso

La cotización de los lingotes de oro marcó hoy máximos de seis semanas. Los inversores más conservadores han recurrido a la compra de metales preciosos y otras materias primas ante los temores de que la victoria de Donald Trump vaya a provocar problemas a la economía mundial y turbulencias en los mercados financieros. El precio del oro subió a primera hora un 4%, aunque acabó la sesión con un repunte de menos del 1%.

“Es normal que ante este tipo de eventos inesperados se impongan las ventas los primeros días, y que los inversores recurran a activos refugio”, explica en un informe el banco HSBC.
En el caso del cobre, su cotización marcó máximos de 15 años. Lo mismo ocurrió con otros el precio de otros metales básicos. Algunos expertos consideeran que la Administración Trump va a ofrecer muchos estímulos fiscales que acabarán impulsando la demanda de de materias primas.
En Europa, parte del dinero miedoso se trasladó al bono alemán a 10 años. El bund, considerado como uno de los activos más seguros del Viejo Continente fue muy demandado, lo que hizo que sus rendimiento implícito cayera hasta mínimos de dos semanas en los primeros compases de la jornada bursátil. Tras conocerse en primer discurso de Trump (más conciliador de lo esperado), el rendimiento implícito del bono alemán repuntó ligeramente.

Los inversores más conservadores también pusieron en el foco en activos suizos. Los bonos de la Confederación Helvética fueron muy demandados, y sus índices bursátiles fueron de las pocas que se mantuvieron toda la sesión en positivo.

Normas