Energía

El repunte del 'pool' eléctrico hace subir el recibo de la luz

El cierre temporal de varias centrales nucleares francesas y otros factores climáticos disparan las cotizaciones

Central nuclear de Flammaville, en Normandía.
Central nuclear de Flammaville, en Normandía.

 El mercado mayorista de la electricidad ha registrado un fuerte repunte en las últimas semanas, hasta superar los 60 euros MWh en el día de ayer (el máximo del año) que contrasta con los 16 euros MWh de media del pasado febrero. Este incremento tendrá un efecto inmediato en la factura de la luz (concretamente, en el término de energía)_de los 12 millones de usuarios domésticos y pymes acogidos al Precio de Venta del Pequeño Consumidor (PVPC), que está ligado a la cotización por hora de dicho mercado y a los contratos en el mercado libre referenciados a dicho precio.

Según los cálculos realizados por la comparadora de tarifas Selectra, una factura de octubre, si se mantuviera el precio medio actual, ascendería a 58,20, lo que supone un aumento de 3,34€ euros en un mes y casi 10€euros más respecto a abril. Aunque de enero a finales de septiembre, el precio fue un 20,81% más barato que en igual periodo de 2015, en lo que va de octubre, los precios se han ido disparando hasta reducir dicho porcentaje en un 1,30%.

Varios son los factores que han contribuido a que el precio de la electricidad se dispare en el mercado ibérico (Mibel), entre otros, el cierre temporal de varias centrales nucleares en Francia, lo que hace que el país vecino esté utilizando toda la interconexión por los Pirineos. Según otras opiniones, el mercado está viviendo las consecuencias de la citada interconexión con Francia, que funciona de manera efectiva desde hace un año y dispone de una capacidad física de 4.000 MW, si bien su capacidad comercial de 3.000 MW (los otros 1.000 MW se los reserva el operador del sistema).

El repunte del 'pool' eléctrico hace subir el recibo de la luz

¿Qué es lo que ocurre en Francia? El regulador francés detectó un problema en el acero de la vasija del reactor (EPR) de la vieja central de Flammanville que lo hace demasiado frágil. Esta vasija la construyó Creusot, al igual que otros muchos reactores del vasto parque nuclear galo (58 centrales), lo que ha obligado a EDF a hacer una revisión exhaustiva inmediata, fuera de los plazos habituales de revisión o recarga.

La medida se traduce en el cierre temporal y paulatino de una veintena de reactores y de ahí que EDF haya tenido que rebajar sus previsiones de producción haciendo subir el precio. Así, de haber exportado electricidad barata a España todo el año, en octubre, EDF está importando por toda capacidad de interconexión (1.400 MW) y ha suspendido, por contra, sus exportaciones.

A este factor se añade la falta de agua y viento en España con la llegada del frío y, en menor medida, el repunte de los precios internacionales de las materias primas de la mano de la subida de los precios del crudo.

 

 

La CE investiga las nucleares belgas

El sector nuclear de Bélgica también se encuentra en plena tormenta, en este caso, por la prolongación de la vida útil de tres de sus reactores. La Comisión Europea ha tomado cartas en en el asunto y sospecha que el acuerdo del ejecutivo belga para extender el uso de los viejos reactores podría constituir una ayuda de Estado encubierta a las compañías energéticas involucradas, Electrabel y EDF.

Bruselas investiga, en concreto, si son excesivas las indemnizaciones previstas en caso de que se acuerde el cierre de las nucleares antes de 2025, años hasta el que se ha prolongado el uso de los reactores.

El Gobierno belga ni siquiea había notificado el acuerdo a la Comisión Europea, dando por supuesto que encajaba con las normas comunitarias. Pero la dirección general de Competencia de la CE reclamó información detallada y, a la vista de los datos facilitados, parece dispuesta a abrir una investigación formal. El caso añade incertidumbre al secotr nuclear de Bélgica.

Normas