X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Investigación »

El fármaco cardiovascular de BMS y Pfizer se refuerza

Nuevos estudios consolidan la validez del medicamento de ambos laboratorios

Bristol-Myers Squibb (BMS) y Pfizer presentaron recientemente en el congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología datos sobre análisis adicionales de su fármaco Eliquis (apixaban). Se trata de un medicamento indicado para pacientes con fibrilación auricular no valvular, una de las arritmias cardiacas más frecuentes. La información presentada en el citado congreso procede del análisis de 18.000 pacientes y de datos retrospectivos de estudios que alcanzan a 500.000 pacientes. Estos últimos han aportado un grupo de personas más diverso, lo que refuerza los datos de los ensayos clínicos previos.

“Estos estudios demuestran que los pacientes con fibrilación auricular no valvular (FANV) que nunca se habían sometido a tratamiento y lo iniciaron con apixaban tuvieron un riesgo significativamente menor de sangrado en comparación con los que lo iniciaron con warfarina”, explica un portavoz de BMS. “También se ha demostrado que, en pacientes mayores de 75 años, apixaban es el único anticoagulante oral que logra reducciones significativas en el riesgo de sufrir un episodio de sangrado mayor en comparación con la warfarina”, añaden desde la compañía.

El fármaco está indicado en Europa para la reducción del riesgo de ictus y embolia sistémica en pacientes adultos con fibrilación auricular no valvular y uno o más factores de riesgo; para la prevención de tromboembolismo venoso (TEV) en adultos sometidos a cirugía electiva de cadera o rodilla y para el tratamiento de la trombosis venosa profunda y embolia pulmonar y la prevención de sus recurrencias en pacientes adultos. Asimismo, el medicamento ha demostrado tener una mayor eficacia que la aspirina en la prevención del ictus.

BMS y Pfizer iniciaron su colaboración en este campo en 2007. “Creemos que la alianza es beneficiosa para los pacientes, ya que combina la larga trayectoria de BMS en el desarrollo de medicamentos cardiovasculares con la experiencia a escala mundial de Pfizer en esta área”, opina Beatriz Faro, directora general en España de este último laboratorio.

“Actualmente, nuestro trabajo está enfocado a contribuir en la reducción de la discapacidad y los fallecimientos provocados por episodios cerebrovasculares como el ictus o la trombosis”, añade. “El ictus es hoy la primera causa de muerte en la mujer en España: alrededor de 16.000 mueren al año en nuestro país por esta causa. Este dato representa más del doble de las muertes por cáncer de mama y hasta 14 veces más que por accidente de tráfico”, destaca la ejecutiva.

  • El ictus y las bajas laborales

La ventaja de poder prevenir los ictus, opina, es que, de esa manera, “se reduce significativamente el número de bajas laborales, lo que repercute positivamente en la sostenibilidad del sistema”, tanto por los ahorros a los servicios sanitarios como por el incremento en la productividad laboral. Un argumento que complementa al meramente sanitario.

Faro confirma que, hasta el momento, la relación entre ambos laboratorios se limita al desarrollo y comercialización de apixaban. “Sin embargo, en el sector biomédico cada vez es más frecuente que las compañías aprovechen sinergias para colaborar tanto en la búsqueda de nuevas terapias como en garantizar que los pacientes pueden acceder a ellas lo antes posible”, añade. El espaldarazo recibido por los nuevos análisis de su fármaco conjunto hacen pensar que esta sociedad está lejos de romperse.

Archivado en:

Outbrain