Sentencia

Rajoy cesó ilegalmente al consejo de la CMT, según un fallo de la UE

El veredicto pone en entredicho el futuro de la CNMC. La fusión de reguladores es compatible con la norma europea, pero el cese de Lorenzo y Ormaetxea infringió la Directiva

CNMC

El Tribunal de Justicia de la UE ha dictaminado que el Gobierno de Mariano Rajoy violó la normativa comunitaria al cesar de manera prematura a la cúpula de la antigua Comisión del Mercado de las Telcomunicaciones (CMT). El veredicto pone en entredicho el futuro de la CNMC, un macroorganismo cuya actual configuración tiene los días contados.

 La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) fue creada en 2013 mediante la fusión de los antiguos reguladores sectoriales (los de energía, telecomunicaciones y sector postal y audiovisual) con la Comisión Nacional de la Competencia (CNC). El Gobierno aprovechó la operación para poner fin a los mandatos (parlamentarios)de los consejos de dichos organismos. Pero el presidente de la CMT, Bernardo Lorenzo, y uno de sus consejeros, Xabier Ormaetxea, recurrieron la decisión y acaban de anotarse en Luxemburgo la primera victoria judicial.

El Tribunal de Justicia europeo, en respuesta a una consulta del Tribunal Supremo sobre el caso, ha resuelto que la fusión de los organismos reguladores es compatible con la normativa comunitaria. Pero que el cese anticipado de los vocales de la CMT viola las normas que exigen garantías sobre la independencia del regulador nacional de las telecos. El nacimiento de la CNMC estuvo plagado de polémicas y conflictos entre el PP y el PSOE. Este partido, de hecho, se negó a participar en el nuevo consejo.

El fallo de hoy señala que los ceses de Lorenzo y Ormetxea infringieron la directiva marco sobre el sector de las telecos. Los jueces europeos subrayan que esa directiva prescribe que “los Estados miembros velarán por que los consejeros del órgano [regulador] sólo puedan ser destituidos en caso de que dejen de cumplir las condiciones requeridas para el ejercicio de sus funciones”. Una premisa que no parece haberse cumplido en este caso. La resolución final depende ahora del Tribunal Supremo, que podría fallar antes de fin de año y, con casi total seguridad, en línea con el de la UE.

El cese prematuro de los directivos de la CMT viola las normas que exigen garantías sobre la independencia

Aunque 17 miembros de los consejos de la CNE, la CMT, Competencia y la Comisión Nacional del Sector Postal fueron cesados prematuramente, solo los dos citados recurrieron al Supremo. Fuentes jurídicas aseguran que la sentencia tiene dos consecuencias: por un lado, al estimar los recursos de Lorenzo y Ormaetxea, anula sus ceses y obliga al Gobierno a ser restituidos en sus cargos. Por otro, implica que todos los ceses vulneraron el derecho comunitario, si bien, al no haberlo denunciado, al resto de afectados no les asiste el derecho a una restitución de sus puestos.

Fuentes políticas aseguran que la sentencia se ejecutará mediante una iniciativa legislativa. Concretamente, en el marco de la reforma de la CNMC en la que coinciden los principales partidos políticos. De hecho, el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos en la breve legislatura del primer semestre de este año y el de PP y C’S que precedió a la fallida investidura de Mariano Rajoy ya incluían la escisión en dos organimos: uno de Competencia y un supervisor sectorial. Cada uno contará con un consejo de siete miembros, frente a los 10 de la CNMC.

Teniendo en cuenta que a dos de estos consejeros les caducó hace un años sus mandatos, quedarían seis puestos a repartir, dos de los cuales, recuperarían los dos antiguos miembros de la CMT. También será la vía de lograr la paz en un organismo que malfunciona por un cisma interno. Pese a su tinte monocolor (8 de los 10 miembros del pleno, incluido su presidente, José María Marín, fueron designados por el PP y los otros dos por CiU y PNV) las dos salas en que se divide el inmanejable organismo (Competencia y Supervisión) libran una dura batalla intestina.

Zapatero lo hizo bien; Rajoy, mal

La sentencia del Tribunal de Justicia europeo repasa y valora la trayectoria jurídica de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en 1996, a raíz de la liberalización del sector de la telefonía, hasta su dilución en 2013 en el megaregulador bautizado como Comisión Nacional del Mercado de y de la Competencia (CNMC).

Los jueces comunitarios recuerdan que la CMT fue erigida desde su primer momento como un “órgano independiente” encargado de velar por la libre competencia en el mercado de las telecomunicaciones y de arbitrar los conflictos entre las operadoras del sector. Pero no fue hasta el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2011, cuando se reforzó la independencia del organismo en el marco de la Ley de Economía Sostenible. Zapatero fijó también normas sobre la designación del presidente de los consejeros y la duración de su mandato que blindaban a la cúpula de la CMT frente a los vaivenes inevitables en el Gobierno.

La sentencia subraya, además, que la ley de 2011 instauró medidas transitorias sobre la renovación de la cúpula que respetaban el mandato en vigor del presidente. El Tribunal de Luxemburgo añade que l Gobierno de Mariano Rajoy, a raíz de la creación de la CNMC, derogó en 2013 precisamente el artículo de la Ley que blindaba al presidente de la CMT y a los Consejeros y que sólo permitía el cese en casos excepcionales.

La sentencia del Tribunal de la UE favorable a los miembros expulsados de la CMT era previsible tras la jurisprudencia sentada sobre un caso similar: el de la Agencia de Protección de Datos de Hungría, cuyos consejeros fueron expulsados sin más por el Gobierno en mitad de su mandato.

Normas