Investigación

La inspección alertó al Banco de España que sacar a Bolsa Bankia era “el primer paso” para su nacionalización

Asegura que mostraba una débil capacidad de generar recursos, y su viabilidad era cuestionable por los “graves y crecientes problemas de rentabilidad, liquidez y solvencia”

Menciona la “cuestionable honradez de los gestores, que en 2009 se llevaron un bonus superior al que les correspondía”

Bankia

El caso Bankia acaba de sufrir un giro inesperado de última hora en la recta final de su instrucción que podría suponer un vuelco para la investigación. Unos correos electrónicos que acaban de ser recibidos por el juez instructor del caso que investiga la salida a Bolsa de la fallida entidad financiera revelan que la inspección del Banco de España ya se temía el millonario descalabro que le esperaba tras su salto al parqué.

Los correos, a los que ha tenido acceso este diario, revelan cómo uno de los inspectores del supervisor financiero ya planteaba que el grupo financiero “no es viable a medio plazo”, que su “salida a Bolsa” era “el primer paso para nacionalizar las pérdidas” y proponía otras alternativas para evitar pérdidas para el contribuyente.

Se trata, concretamente, de los correos electrónicos remitidos a sus superiores por el inspector del Banco de España José Antonio Casaus, partidario de sacar a bolsa el grupo BFA-Bankia como una sola entidad, en lugar de lanzar al parqué solo a la entidad financiera, lo que suponía una “bombona de oxígeno”.

La correspondencia, relativa al 8 y 14 de abril y 10 y 16 de mayo de 2011, es decir, meses antes del debut bursátil de Bankia, en julio del mismo ejercicio, había sido solicitada por el abogado de Confederación Intersindical de Crédito (CIC), Andrés Herzog, personada como acusación popular en la causa.

Herzog solicitó que se reclamara al Banco de España estos correos después de que Casaus hiciera mención a ellos durante su última declaración ante el juez instructor del caso Bankia, el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

"He escrito unas reflexiones más generales sobre la viabilidad del grupo Bankia en general y las alterantivas posibles, siempre teniendo en cuenta el coset para el cotnribuyente. Si pensáis leerlas, os recomiendo la impresión y la lectura tranquila, porque en pantalla es aún más difícil de digerir", advierte Casaus a sus superiores en el encabezado del correo.

"Mientras sigamos sin solucionar el problema, el grupo cda día valdrá menos, y las acciones de Bankia también. Al final, el FROB tendrá que convertir su deuda en acciones de BFA y responder frente a los tenedores de subordinadas y preferentes para evitar que digan que un banco público deja tirados a unos inversores privados minoristas", vaticina Casaus.

  • El plan B, venta a otra entidad

En los mensajes, Casaus avisa de que “a medio plazo una estructura como la que tiene”el Grupo BFA-Bankia "no es viable", a no ser que se produjera "la toma de control del grupo por parte de un banco (a ser posible extranjero), que pueda convencer al mercado de que puede afrontar 120.000 millones de euros de financiación mayorista”.

"Esta sería una solución definitiva y la óptima, pues no perdería nadie: nie l contribuyente ni los acreedores", reza el correo del 8 de abril de 2011. De no encontrarse un banco que pudiera hacerse cargo del grupo, Casaus aboga por una salida a Bolsa como entidad única, y no con la bicefalia que suponía Bankia separada de BFA, que en correos anteriores de la inspección de trabajo es tratada como el "banco malo" del grupo.

Sin embargo, no fue así. La campana, agitada por el expresidente de la entidad Rodrigo Rato, solo sonó para Bankia, que acabó siendo nacionalizada en 2012, con una inyección total de 22.500 millones de euros públicos.

  • Nacionalización de las pérdidas

La salida a Bolsa con un banco doble “es el primer paso para la nacionalización de las pérdidas, algo injusto y contrario” al mandato recibido, advierte el inspector al Banco de España, que por entonces gobernaba Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

La entidad, según Casaus, mostraba una débil capacidad de generar recursos, y su viabilidad era cuestionable por los “graves y crecientes problemas de rentabilidad, liquidez y solvencia”, además de por un gobierno interno “mejorable con unos gestores desalineados entre sí y desacreditados ante el mercado, por su marcado perfil político”.

En concreto, menciona la “cuestionable honradez de los gestores, que en 2009 se llevaron un bonus superior al que les correspondía”, así como “la falta de sintonía entre el presidente y el vicepresidente” y la “debilísima y decreciente capacidad para generar resultados de forma recurrente”.

  • "El enfermo"

"Dije que no lo diría más... ¿o sí? Pero lo digo: este grupo NO ES VIABLE", resalta en mayúscula Casaus en otro correo, en el que literalmente subraya a su superior Pedro Comín, director de supervisión, que "por supuesto, puedes reenviar el correo a quien te parezca oportuno".

En algunos apartados, Casaus tilda de "enfermo" al grupo BFA-BAnkia, si bien en los correos no se pone en cuestión en ningún momento la existencia de provisiones suficientes para hacer frente a deterioros en el momento de la salida a Bolsa, un asunto que ha centrado buena parte de las declaraciones a lo largo de la fase de instrucción del caso.

Durante su declaración como testigo ante el juez, a comienzos de septiembre, Casaus ya señaló que el Grupo era inviable pero admitió que sí contaba con las provisiones necesarias, recuerda Efe. La nueva documentación no había sido facilitada por el organismo que gobierna Luis María Linde, que sí remitió actas de inspección previas, hasta la petición específica del juez a solicitud del CIC.

Normas