Telecomunicaciones

Telefónica crea una filial para los teléfonos públicos en cárceles

Crea la sociedad Telecomunicaciones Personalizadas

Telefónica
Entrada de la prisión de Alcalá Meco, Madrid. Efe

Telefónica ha creado una filial, bautizada como Telecomunicaciones Personalizadas, cuyo objeto social será la comercialización, instalación, gestión y explotación de las telecomunicaciones de uso público en las instituciones penitenciarias. La nueva división va a acoger una serie de activos que hasta ahora dependían de la división Telefónica Telecomunicaciones Públicas (TTP), que englobaba el histórico negocio de las cabinas públicas.

La compañía ha decidido crear esta nueva unidad económica porque los teléfonos públicos en los centros penitenciarios deben mantenerse. En este caso, hay una base de usuarios que se mantiene, que son básicamente los reclusos a los que se confisca su móvil al estar cumpliendo penas carcelarias.

Además, muchos de estos teléfonos públicos tienen unas características peculiares al funcionar con fichas en lugar de con monedas. Así, en estos dispositivos no hay una recolección del dinero como sucede en las cabinas clásicas.

En términos internos, Telecomunicaciones Personalizadas dependerá de Telefónica de España, que será el socio único con el 100% del capital. El responsable será Horacio Pérez Perdigó, consejero delegado de la propia TTP.

Fuentes de Telefónica señalaron que “la escisión parcial de actividad de TTP a la nueva sociedad, Telecomunicaciones Personalizadas es un trámite administrativo interno para organizar de forma más eficaz un tipo de servicios concretos que requieren unas características especiales”.

El negocio clásico de las cabinas no ha dejado de perder ingresos en los últimos años y se acerca en gran medida a su desaparición, por la generalización de los móviles. En marzo, la CNMC propuso al Ministerio de Industria una revisión de la obligación de mantener las cabinas dentro del servicio universal.

Normas
Entra en El País para participar