Telecomunicaciones

Telefónica pospone la OPV de Telxius por la falta de demanda

La operadora no considera adecuada la valoración

Telefónica seguirá analizando alternativas estratégicas para la filial

Telefónica
Sede de Telefónica.

Telefónica ha decidido finalmente cancelar la oferta pública de venta de acciones (OPV) de Telxius, su filial de infraestructuras que engloba torres de telefonía móvil y cables submarinos, de común acuerdo con las entidades colocadoras.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la operadora ha indicado que “ha decidido desistir de la mencionada Oferta, por no considerar adecuada la valoración de la compañía Telxius implícita en las órdenes de compra recibidas”. Telefónica ha confirmado que seguirá analizando alternativas estratégicas en relación a dicho activo.

Desde Telxius se ha indicado que la valoración resultante de la prospección de demanda no refleja el valor real de la compañía, su fuerte posición en los mercados en los que opera y su potencial de crecimiento y rentabilidad. La empresa cree que la valoración se ha visto afectada por la situación de los mercados, junto con la menor familiaridad de los inversores con un segmento del negocio del cable submarino.

La filial de Telefónica ha asegurado que seguirá desarrollando su plan de crecimiento con la aspiración de convertirse en uno de los referentes en el sector de infraestructuras de telecomunicaciones.

La tensión, en cualquier caso, se ha mantenido con los inversores hasta última hora. De hecho, la compañía adelantó el cierre del libro a las 13:00, pero siguió manteniendo los contactos. Fuentes del mercado señalaron que Telefónica llegó a ofrecer una rebaja del rango a entre 11 y 11,50 euros por título y así desbloquear la colocación. Sin embargo, finalmente no ha seguido adelante.

En las últimas horas se había producido una cancelación de órdenes de compra de algunos inversores. Con todo, durante el día de hoy la oferta todavía no se había cubierto, según indican fuentes del mercado, que insisten en las dudas de los inversores por la evolución del negocio de los cables submarinos.

Incialmente, Telefónica había establecido un rango entre 12 y 15 euros por acción, valorando la empresa entre 3.000 y 3.750 millones de euros. La intención de la operadora pasaba por colocar el 36,36% del capital de Telxius, con la opción de llegar al 40% si finalmente los bancos colocadores ejerciesen la opción del green shoe.

Las acciones de Telefónica han cerrado la sesión con una subida del 0,59% tras registrar a lo largo de la jornada avances por encima del 1,5%.

El objetivo de Telefónica con la OPV de Telxius pasaba por captar fondos para reducir deuda, que al cierre del primer semestre se acercaba a 52.500 millones de euros. Una situación que algunos inversores han querido aprovechar para presionar a la operadora.

Telefónica, en cualquier caso, ha insistido desde un primer momento en su capacidad de rebajar el endeudamiento gracias a la generación de caja y de mantener la retribución a los accionistas.

No es la primera vez que Telefónica toma una decisión de estas características. En 2012, la empresa decidió cancelar la OPV de Atento, su filial de call center. Meses después, la compañía llegó a un acuerdo para la venta de Atento a Bain Capital por algo más de 1.000 millones de euros.

Normas