Sector financiero

El consejero delegado de CaixaBank ve difícil hacer más operaciones internacionales

El consejero delegado de CaixaBank pide una “pausa regulatoria

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. REUTERS

“Cuando hay presión sobre los ingresos, y es así en cualquier industria cuando la presión es generalizada, se mira qué se puede. Y una vía siempre es la consolidación”, ha defendido este miércoles el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

“En España y en otros países, donde aún hay espacio para la consolidación, tiene sentido que se produzca”, ha expuesto Gortázar sobre una nueva vuelta de tuerca al baile de fusiones y ajustes de la banca española.

Este, ha argumentado durante un encuentro sobre los desafíos del sector financiero organizado por la escuela de negocios ESADE, debe producirse “sin agobios, sin presión, a medio o largo plazo en la medida en que las entidades vean que no van a lograr solas una base de rentabilidad mínima”.

Sin embargo, el primer ejecutivo de CaixaBank ha advertido que las fusiones de carácter transnacional “son más difíciles”. “Los bancos tenemos mucho trabajo que hacer, adaptarnos a cambios digitales y normativos, no solo de solvencia y liquidez, sino también de comercialización, de cómo vendemos los productos. Y eso es diferente en cada país y eleva el grado de complejidad” de las operaciones transfronterizas, ha señalado.

“Añadir más complejidad puede hacer que no sea el momento. También pienso que esto es una etapa y se pasará a la siguiente. Una vez dominados los mercados se buscarán otros”, ha dicho.

La compra de BPI

Las palabras de Gortázar llegan, paradójicamente, el mismo día en que se ha desbloqueado su proyecto de absorción del banco luso BPI, del que ya posee el 45% , pero sobre el que ha lanzado una opa.

La entidad lusa ha eliminado este miércoles los límites a los derechos de voto, que estaban topados en el 20% limitando el poder real de CaixaBank, lo que abre la puerta a la opa. Gortázar, sin embargo, que intervenía en ESADE horas antes de que se hiciera pública la decisión de BPI, ha aseverado que más allá de esta operación, no contempla otras de calado internacional.

El consejero delegado de CaixaBank ha explicado que su estrategia internacional ahora mismo se basa en mantener 25 oficinas fuera de España para acompañar a los clientes que exportan a otros países o importan de ellos.

Gortázar ha remarcado que, a diferencia de otros sectores, en banca la internacionalización se ha convertido en un lastre debido al incremento de la regulación en los diferentes ámbitos nacionales.

“En este momento la internacionalización genera una complejidad elevada. Los reguladores tienen normas diferentes, te hacen test de estrés y cosas diferentes y la gestión de una entidad financiera global es muchísimo más compleja", ha ilustrado. “Dentro de eso hay entidades que lo están haciendo bien y otras menos bien”.

Crecer en España

“Nosotros estamos en un proceso de transformación, de ganancia de cuota de mercado año a año en España”, ha subrayado Gortázar señalando que la magnitud del sector financiero español les ha permitido ganar escala y lograr una ventaja competitiva.

“Con eso convive la opa sobre BPI”, ha dicho el consejero delegado de CaixaBank, señalando que la operación se ha planteado buscando lo mejor para el banco y tratando de reducir la fuerte exposición de la entidad lusa a Angola, por la que el BCE le ha llamado a capítulo.

Más allá, Gortázar ha avanzado que CaixaBank mantendrá la misma política de foco nacional frente al internacional al menos en el camino que hay por delante en los próximos dos o tres años.

Pausa regulatoria

Más allá, Gortázar ha defendido que recuperar la rentabilidad de la banca en la era de los tipos de interés cero es el gran reto pendiente del sector, que afronta también otros desafíos como la digitalización o el peso regulatorio.

De hecho, el consejero delegado de CaixaBank ha defendido la necesidad de que las autoridades concedan una “pausa regulatoria” que permita a la banca recuperarse del tsunami de los últimos años y respirar en la asfixia del negocio tradicional.

En cuanto a la incursión de las nuevas entidades financieras de corte tecnológico, las fintech, Gortázar ha apuntado que adquirirlas no es la mejor vía para CaixaBank, que apuesta por el desarrollo de iniciativas como ImaginBank, la banca móvil para jóvenes que ha lanzado.

Normas