Política monetaria

La Fed marca el miércoles el tono con que el mercado encarará el otoño

La expectativa es especialmente elevada en torno a la reunión de la Fed estadounidense de cuyo resultado dará cuenta su presidenta, Janet Yellen

La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen.
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen. EFE

En una época en que los mercados bailan al son que tocan los grandes bancos centrales, este septiembre está siendo un mes para no despegar el oído del suelo. Tras las esperadas citas con el Banco Central Europeo, que consideró suficientes los estímulos desplegados e instó a los Gobiernos a impulsar políticas expansivas, y del Banco de Inglaterra, que decidió mantener inalterados sus tipos y su programa de compra de deuda, llega el turno de escuchar las voces del Banco Central de Japón y, muy especialmente, de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Ambas instituciones celebran sus reuniones de política monetaria el miércoles, día marcado en rojo en las agendas de los inversores, pues de sus mensajes se derivará el tono de los mercados en la recta final del año y las estrategias de inversión con que se adapta cada cual.

Por su impacto en los mercados financieros internacionales, y por la posibilidad de que los vientos cambien de dirección, la expectativa es especialmente elevada en torno a la reunión de la Fed estadounidense de cuyo resultado dará cuenta su presidenta, Janet Yellen.

El organismo lleva desde finales del año pasado barajando la posibilidad de volver subir los tipos de interés, que elevó el pasado diciembre por primera vez desde que el estallido de la crisis decidiera a EE UU a rebajarlos a mínimos históricos.

El nerviosismo que caló en los mercados las dudas sobre la fortaleza de la economía china, en primer lugar, la volatilidad del petróleo o la imprevisibilidad de la victoria del brexit vienen retrasando una medida que ya se daba por segura, si bien está por ver si la Fed da el paso este mes o esperará a la cita de diciembre.

“La política monetaria siguen teniendo un componente relativo y los bancos centrales también se posicionan en función de los otros, teniendo en cuenta los impactos en el cambio. Sin duda, las medidas expansivas del BCE y del Banco de Japón habían influido en la decisión de la Fed para retrasar su ciclo de subidas de tipos, sin embargo, el BCE ha sorprendido a las estimaciones del mercado al no relajar su política monetaria el 8 de septiembre”, sostiene Julien-Pierre Nouen, jefe economista-estratega de Lazard Frères Gestion.

Con todo, y aunque los datos de empleo vienen enfriando la urgencia de una subida de tipos, el analista asume que “las recientes declaraciones de diferentes miembros de la Fed han vuelto a reforzar la idea de una subida de tipos”, con lo que en la práctica es factible ver un movimiento en un sentido u en otro.

A falta de ver qué hace el miércoles, el pasado diciembre la Fed subió tipos un cuarto de punto hasta el 0,5%.

Normas