Telecomunicaciones
telecos
Una usuaria navega por internet con su móvil.

Las telecos europeas frenan la guerra de precios y vuelven a crecer

Apoyan su recuperación en la mejora económica en el Viejo Continente

La agencia de calificación Moody's prevé aumentos en los precios

La Unión Europea tiene los precios más bajos entre los países desarrollados

El sector de las telecomunicaciones en el Viejo Continente respira tras la sacudida vivida en los últimos años como consecuencia del deterioro de las cuentas causado por el endurecimiento de la competencia y las guerras de tarifas. Las operadoras europeas parecen consolidar la vuelta al crecimiento de los ingresos y, de momento, las estimaciones son positivas.

Así, la agencia Moody’s espera un crecimiento medio de las operadoras europeas entre el 1% y el 2% en el periodo entre los próximos 12 y 18 meses, sin incluir las posibles adquisiciones que puedan llevar a cabo las empresas del sector. Incluso, en 2017, el avance podría estar por encima del 2%.

Eso sí, el escenario macroeconómico sigue dejándose notar en la industria de las telecomunicaciones. Los analistas de la agencia de calificación destacan que la fuerte correlación entre la evolución económica y el crecimiento de las operadoras permanece. De hecho, desde 2011 mantienen evoluciones paralelas.

Moody’s, que indica que el crecimiento de los ingresos apoya el cambio de la perspectiva del sector a estable, destaca también que las operadoras se ven favorecidas por los cambios en la regulación y la relajación de la competencia.

En esta línea, el mercado empieza a contemplar más señales de incremento de los precios en los países del Viejo Continente. Para Moody’s, la estrategia aplicada por la Unión Europea (UE) en los últimos años de incrementar la competencia y reducir los precios de los servicios de telecomunicaciones ha tenido éxito, y Europea tiene ahora algunos de los precios más bajos entre las economías desarrolladas.

En la actualidad, los ingresos mensuales por los servicios industriales per cápita se sitúan en la UE en 35 euros, por debajo de los 42 euros de Corea del Sur, 57 euros de EE UU, 63 euros en Singapur, 66 euros en Japón y 68 euros en Australia.

Ahora, los precios están subiendo por la introducción de las nuevas estrategias de las operadoras que abogan más por los servicios de mayor valor que por la competencia en tarifas.

De igual forma, el mercado también se ha visto beneficiado por el proceso de consolidación en distintos países, que ha conllevado una reducción del número de operadores. En España, por ejemplo, los movimientos más relevantes fueron las adquisiciones de Ono y Jazztel, por parte de Vodafone y Orange, respectivamente.

Este escenario también se va a traducir en una mejora de la rentabilidad para las operadoras. Las estimaciones de Moody’s apuntan a una mejora del margen de ebitda medio del sector desde el 34% de 2015 al 35,6% en 2016 y una subida posterior en 2017. En este caso, los costes operativos permanecen bajo control y la mejora de los ingresos compensa las necesidades de inversión en nuevas necesidades de marketing.

Asimismo, las operadoras han ido introduciendo en los últimos tiempos nuevas tecnologías de red que reducen los costes de mantenimiento. Entre ellas destacan las infraestructuras de fibra óptica hasta el hogar (FTTH), que se han convertido en una de las grandes apuestas de las telecos europeas. En este sentido, según recuerdan fuentes del sector, la fibra óptica tiene unos costes de mantenimiento inferiores a los de las tradicionales redes de cobre.

Evolución positiva en el primer semestre

Las operadoras europeas mantuvieron una tendencia positiva durante el primer semestre del año. Por empresas, Telefónica registró un incremento de los ingresos en términos orgánicos del 1,3% entre enero y junio hasta 25.235 millones de euros, con una estabilización de las cuentas en España (en términos reportados, el volumen de negocio en este país subió un 5,4%).

Orange, por su parte, aumentó sus ingresos globales un 0,3% entre enero y junio hasta 20.079 millones de euros. En el caso de la compañía gala, el mercado español, con un incremento semestral del volumen de negocio del 4%, lideró los avances, compensando el retroceso del 1,2% registrado por la propia Francia.

A su vez, Vodafone registró una bajada del volumen de negocio en su primer trimestre fiscal, concluido en junio, del 4,5%, si bien los ingresos por servicios aumentaron un 2,2%. En el caso de España, el volumen de negocio de la filial subió un 0,8%, con un avance de los ingresos por servicios del 1,3%.

Finalmente, Deutsche Telekom aumentó su volumen de negocio un 3,4% en el primer semestre hasta 35.447 millones de euros, con una fuerte mejora de las operaciones en EE UU, que compensaron el retroceso en Alemania.

Normas
Entra en EL PAÍS