Telecomunicaciones

La fibra y el cable, a punto de superar al tradicional ADSL en España

Suponían al cierre de junio más del 48,7% de las líneas de banda ancha

El mercado español ha ganado 519.000 líneas de banda ancha en el último año

Un operario trabaja en el despliegue de fibra óptica en una calle de Madrid.
Un operario trabaja en el despliegue de fibra óptica en una calle de Madrid.

El proceso de digitalización de las infraestructuras de telecomunicaciones e internet en España continúa a gran velocidad. El impulso a la migración hacia las tecnologías de banda ancha de alta velocidad por parte de grupos como Telefónica, Orange y Vodafone va a provocar un cambio de calado en la estructura del mercado próximamente. Y es que la fibra óptica hasta el hogar (FTTH) y el HFC de las operadoras de cable están cerca de sobrepasar al tradicional ADSL de las redes de cobre.

Al cierre del mes de junio, la fibra y el cable ya suponían un 48,7% del total de las líneas de banda ancha en España, frente al 51,3% del ADSL. Solo un año antes, ambas tecnologías suponían el 35% del mercado.

La velocidad de crecimiento del FTTH especialmente frente al imparable descenso del ADSL va a invertir estas posiciones. Un sorpasso que podría tener lugar antes de que acabe el verano. Entre junio de 2015 y junio 2016, la fibra óptica y el cable sumaron un total de 2,01 millones de líneas, mientras que las tecnologías de DSL se dejaron casi 1,5 millones de accesos.

Lo cierto es que la fibra óptica sigue cumpliendo hitos en España. Esta tecnología sobrepasó en el mes de junio los 4,02 millones de conexiones, con un crecimiento durante esos 30 días de 163.666 líneas, según las estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC). El 66,4% del total de estas líneas corresponde a Telefónica, con un total de 2,7 millones de líneas. Orange, a su vez, cerró ese mes con más de 1,21 millones de conexiones.

A su vez, el HFC de las empresas de cable perdió 6.085 conexiones en junio, si bien en el último año acumula una ganancia de 185.000 accesos. De hecho, acumulaba hasta entonces 11 meses de crecimiento.

Por el contrario, y ante el empuje de la banda ancha ultrarrápida, las tecnologías de DSL perdieron 146.171 líneas durante el mes de junio, según las estimaciones publicadas la autoridad reguladora.

Este avance de las tecnologías de nueva generación ha impulsado al conjunto del mercado de la banda ancha. Así, durante el último año, España sumó más de 519.000 nuevas líneas, hasta cerrar el mes de junio con un parque total de 13,37 millones de conexiones. Y con crecimientos en todos los meses.

La tasa de penetración de la banda ancha fija sobre la población en España ha pasado en un año de 27,7 a 28,8 líneas por cada cien habitantes.

Las telecos impulsan los nuevos despliegues

Las operadoras han continuado con su avance en la fibra, que está a la espera de que se cierre el nuevo marco regulatorio por parte de la CNMC. Un cambio que provocará, entre otras cosas, que Telefónica tenga que abrir su red a los competidores, salvo en las grandes ciudades, donde hay ya una competencia efectiva de infraestructuras.

Aun así, Telefónica continúa con los despliegues. En su presentación de las cuentas del segundo trimestre, la teleco indicó que la cobertura de fibra hasta el hogar (FTTH) aumentó en 600.000 unidades inmobiliarias entre abril y junio hasta alcanzar los 15,7 millones. La operadora insistió en que su red de fibra continúa siendo la más extensa de Europa. La teleco alcanzó los 2,7 millones de accesos de fibra óptica, que suponen ya el 44% del total de conexiones de banda ancha. La ganancia neta en el segundo trimestre fue de 217.000 conexiones.

Orange, a su vez, cerró junio con 1,21 millones de líneas de FTTH tras multiplicar por 2,9 el número de usuarios en el último año. Esta tecnología de nueva generación supone ya el 31,8% de la base de clientes de banda ancha fija. La operadora ha continuado con su despliegue. Orange dispone de 8,33 millones de unidades inmobiliarias pasadas con su red, “la mayor huella fibra del Grupo Orange”. En el primer semestre, la compañía amplió su huella de fibra en más de 1,5 millones de unidades inmobiliarias (900.000 en el segundo trimestre). La empresa prevé extender su red a 14 millones de hogares a final de 2020.

Vodafone, finalmente, alcanzó los 2,02 millones de clientes de fibra (incluido el HFC). Al cierre de junio, nueve millones de unidades inmobiliarias tenían ya acceso a estas tecnologías.

Normas