Retribuciones en el selectivo español

La alta dirección del Ibex cobró un 22% más en 2015 pese a la caída del beneficio

Las retribuciones de los directivos del Ibex 35 Ampliar foto

El ejercicio de 2015 no fue del todo positivo para las grandes empresas españolas. Las 35 firmas que componen a día de hoy el Ibex registraron un beneficio neto de 22.139 millones de euros, es decir, prácticamente un 30% inferior al de 2014. Pese a este descenso, la remuneración de la alta dirección no solo no ha descendido, sino que se ha elevado hasta situarse un 22% por encima de la registrada en 2014, cuando acumularon una ganancia de 31.427,9 millones.

ArcelorMittal (multiplicó por siete sus pérdidas), Repsol (pasó de ganar 1.612 millones a perder 1.227), Acerinox (redujo un 60% su beneficio), Banco Popular (-68%), Endesa (-67%) y Técnicas Reunidas (-55%) fueron las sociedades del Ibex 35 peor paradas en 2015 en relación con sus resultados del ejercicio anterior. En el caso de la petrolera y el banco, sus presidentes acompañaron los resultados de sus firmas con una rebaja salarial de en torno al 20%, hasta los 2,94 y 1,47 millones, respectivamente. Del resto, Rafael Miranda, presidente de Acerinox, aumentó sus emolumentos en 40.000 euros; Borja Prado, presidente de Endesa, en 300.000 euros; y José Lladó, de Técnicas Reunidas, en 47.000 euros.

En total, los presidentes y consejeros delegados de las empresas del selectivo español han cobrado en 2015 182,17 millones de euros. Esta cantidad se repartió entre salarios, pagos en acciones, dietas, aportaciones a planes de pensiones y otros conceptos registrados en el modelo estándar de retribuciones de consejeros que las propias compañías envían a la CNMV.

En este escenario, Inditex mantiene la medalla de oro en lo que al pago de su cabeza visible se refiere, toda vez que Pablo Isla, su presidente ejecutivo, cobró en 2015 más de 12 millones. El aumento de los emolumentos de Isla se cifra en el 50% respecto a su salario del pasado ejercicio, una subida que se suma a la del 25% que ya experimentó en 2014. Esta retribución, por ejemplo, es mayor que la de su homólogo Karl-Johan Persson, presidente de su principal competidor, H&M, que recibió en 2015 una retribución por valor de 1,5 millones.

“Los salarios de la alta dirección son enormes, sí, pero más enormes son las empresas que dirigen”, sostiene Antonio Lamora, director del área de compensación de la consultora Mercer. En el caso particular de Inditex, sus beneficios ascendieron hasta los 2.814 millones, es decir, un 12,56% por encima del resultado de 2014. En Bolsa, la capitalización de la compañía que dirige Isla asciende hasta los 99.514,7 millones, la mayor de España.

Además del tamaño de la empresa en términos de capitalización, que según la CNMV multiplica por siete el salario de los directivos de las empresas del Ibex respecto a las cotizadas más pequeñas, el sector también determina la remuneración de los miembros del consejo. Así, los consejeros de las firmas energéticas y del sector de comercio y servicios son los que obtienen, en promedio, una retribución más alta. Además, si bien entre los cargos de responsabilidad más baja la retribución sí se ajusta a la media, el pago a la alta dirección de las entidades financieras también es destacado, según recuerda el supervisor.

Entre los diferentes bancos del Ibex 35 existen, asimismo, importantes diferencias entre las retribuciones que perciben sus presidentes y consejeros delegados. Así, Bankia se sitúa un año más como la entidad más austera en los pagos a sus consejeros (sus salarios están limitados por ley en 500.000 euros anuales desde su nacionalización), mientras que Santander y BBVA se ubican al otro lado de la escala. Concretamente, Santander abonó 7,49 millones a su presidenta, Ana Patricia Botín, y 6,67 millones a su consejero delegado, José Antonio Álvarez. En el caso de BBVA, la retribución de su presidente, Francisco González, se elevó hasta los 5,57 millones mientras que la de su consejero delegado, Carlos Torres Vila, se situó en los 3,81 millones.

En Europa, la retribución de los directivos de las principales entidades financieras resulta, en términos generales, igual o inferior a la de los dos titanes españoles. Y es que, si bien en lo relativo al salario las cantidades son muy similares, la partida de beneficios por acciones reduce considerablemente el montante final de los consejeros extranjeros. Así, según los datos proporcionados por Bloomberg, Jean-Laurent Bonnafe ingresó 3,5 millones en 2015 por su labor como consejero delegado de BNP Paribas, mientras que John Cryan cobró 2,3 de Deutsche Bank por realizar la misma labor. En cabeza en Europa se sitúa Stuart Gulliver, consejero delegado de HSBC, cuya remuneración ascendió en 2015 a algo más de 8,5 millones. “Si comparamos los salarios de los altos directivos de compañías de tamaño similar a nivel internacional, vemos que están muy armonizados”, apunta Lamora.

  • Más peso a la retribución variable

“La nueva tónica en las empresas es concentrar la retribución de sus máximos responsables en la parte variable, con el objetivo también de incentivarles en su gestión”, defiende Ceferí Soler, profesor de dirección de personas y organización de Esade. “La parte variable aumenta o disminuye en función de los planes estratégicos que la compañía mantiene y que, en definitiva, determinan su sostenibilidad”, añade, por su parte, Lamora.

Pese a ello, según los últimos datos publicados por la CNMV en su informe anual de remuneraciones de los consejeros de las sociedades cotizadas, el importe más significativo dentro del salario de los directivos corresponde a la retribución fija, que representa un 56% del total para las sociedades del Ibex. La parte variable, incluyendo el importe de las acciones otorgadas y el beneficio de las opciones ejercidas, supone el 45%, un 11% superior al peso que ostentaba esta partida en el ejercicio anterior.

En todas las sociedades del Ibex y en el 85% del resto de las cotizadas, explica el regulador español, existen planes formales de retribución variable a corto plazo para los consejeros que, de forma interna, sirven para medir los resultados obtenidos. Sin embargo únicamente 25 de las 35 sociedades que conforman el Ibex han establecido de manera formal planes de incentivos a largo plazo.

Por su parte, la CNMV cifra las dietas en tan solo un 5% para las compañías que conforman el selectivo nacional. En este campo Lamora desmiente la teoría de las multimillonarias dietas que perciben los consejeros, alegando que mayoritariamente sirven para cubrir gastos y que, aunque en un periodo en concreto puedan parecer cuantiosas, “casi no tienen relevancia en su masa salarial a medio y largo plazo”.

Sueldos (internacionales) estratosféricos

A nivel global, los elevados sueldos de los primeros espadas del Ibex se quedan muy lejos de los ejecutivos mejor pagados del mundo. De hecho, ningún directivo español aparece en ninguna de las clasificaciones internacionales más habituales. Cada año varían con bastante frecuencia los nombres en este top de líderes empresariales globales, debido a los grandes bonus por beneficios empresariales, salidas a Bolsa, movimientos corporativos o compensaciones por jubilación que van marcando a los gigantes industriales.

El médico estadounidense Patrick Soon-Shiong, consejero delegado de la joven farmacéutica NantKwest, fue el ejecutivo mejor pagado del mundo en 2015 con 295 millones de euros, según el ranking de Bloomberg.

Fundamentalmente lo consiguió gracias al paquete de acciones con el que la sociedad le retribuyó antes de sacar la compañía a Bolsa. Este multimillonario es, además, conocido en el mundo del deporte por ser el dueño del equipo de la NBA Los Angeles Lakers. En 2014, Bloomberg, sin embargo, había elevado a Nick Woodman, primer ejecutivo de GoPro (empresas de cámaras para deportes de acción) como el directivo mejor remunerado, con 255 millones, también gracias a una salida a Bolsa. Sin embargo, en 2015, desaparece de la lista de los mejor pagados.

El segundo directivo mejor retribuido en 2015 fue Paul Taubman, que recibió 147 millones, gracias fundamentalmente a la fusión de la boutique bancaria PJT Partners con Blackstone Group. En tercera posición aparece el consejero delegado de Alphabet (la matriz de Google), el directivo indio Sundar Pichai, que recibió una remuneración multimillonaria de 136 millones. Es de hecho, uno de los pocos líderes de grandes gigantes empresariales que aparece en esta clasificación. Le sigue Joe Kiani, fundador de Masimo Corp, un fabricante de dispositivos médicos, que recibió 108 millones, de los que 100 millones corresponden a opciones sobre acciones.

En la quinta posición aparece Mark McLaughlin, presidente y consejero delegado de Palo Alto Networks, compañía de seguridad en internet, con 100 millones. Entre los más conocidos se encuentra Elon Musk, director ejecutivo de Tesla Motor, que el pasado año se embolsó 98,5 millones.

En el ranking también aparece el primer directivo de Apple, Tim Cook, en el puesto 13, quien ganó 66,5 millones, además del hombre fuerte de Walt Disney, Robert Iger (68,7 millones).

Normas