Activos en el exterior

Los españoles sacan su dinero de Andorra y Panamá

Los últimos datos de la Agencia Tributaria indican que los españoles tienen en el extranjero 97.700 millones

Andorra, Panamá, Liechtenstein y Bahamas lideran las desinversiones

Agencia Tributaria
El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez. EFE

La Agencia Tributaria ha actualizado el patrimonio neto que los españoles han declarado a través del modelo 720 que, desde el ejercicio 2012, obliga a informar a Hacienda sobre los bienes en el exterior cuando superan los 50.000 euros. Los últimos datos reflejan que más de 160.000 contribuyentes han declarado activos en el exterior por un importe total de 97.774 millones.

Esta cifra se ha obtenido a través de una nueva herramienta de la Agencia Tributaria que, según Hacienda, “permite agilizar, sistematizar y reforzar el control de patrimonios y rentas y, además, ofrece la posibilidad de establecer la evolución de los saldos netos del patrimonio en el exterior declarado”. Es decir, la aplicación recoge las cancelaciones y modificaciones de bienes en el extranjero.

Suiza y Luxemburgo son los países preferidos por los españoles para guardar su dinero. En el ejercicio 2015, el patrimonio en ambos territorios sumaba más de 33.000 millones, el 34,3% del total. Ambos países se caracterizan por mantener sistemas tributarios atractivos para ubicar fondos y otros vehículos de inversión. Reino Unido, Francia y Estados Unidos son, por este orden, los otros países que acumulan un mayor patrimonio de españoles. En la estadística se incluyen cuentas bancarias, acciones, participaciones en fondos de inversión o inmuebles, entre otros.

La Agencia Tributaria defiende que la nueva herramienta creada permite detectar patrones de fraude fiscal, planificaciones fiscales abusivas, sociedades patrimoniales creadas para evadir impuestos, grandes movimientos accionariales, canjes de divisas o adquisiciones de inmuebles en el extranjero para dar apariencia de no residencia en España.

Con la nueva aplicación se puede analizar también los movimientos entre países. La Agencia Tributaria publicó el viernes los datos de 2012 y 2015, es decir, del primer año en el que entró en vigor la obligación declarar los bienes en el exterior y del último ejercicio cerrado. En este período, el patrimonio en el exterior se ha mantenido relativamente estable, aunque registrando un ligero crecimiento al pasar de 19.871 millones a 20.174 millones. El contribuyente que informa de un activo en el extranjero no debe volver a comunicarlo salvo que el valor se haya incrementado en 20.000 euros o se haya extinguido por la venta o por la repatriación.

Dentro de la estadística de Hacienda llama la atención la fuerte reducción de patrimonio registrado en Andorra, Panamá, Liechtenstein y Bahamas. Estos cuatro países formaban parte de la lista de paraísos fiscales que España aprobó en 1991. Andorra, Panamá y Bahamas ya no tienen la consideración de paraísos porque han firmado convenios de intercambio de información fiscal con España. Que estos países lideren las desinversiones sugiere que, una vez declarados los bienes ante Hacienda, ya no tiene atractivo mantener el patrimonio en Andorra, Panamá, Liechtenstein o Bahamas.

Solo Holanda registró mayores desinversiones durante el período 2012-2015 y ello se debe a operaciones societarias puntuales, pero de gran cuantía. Los Países Bajos tienen una legislación atractiva que lleva a muchas empresas a ubicar allí las sociedades holding.

En el caso de Andorra, los españoles mantenían un patrimonio de 4.480 millones en 2012 y tres años más tarde, esa cifra se redujo en casi 700 millones. El descenso se debe a la caída de los activos en productos como seguros y rentas vitalicias. En cambio, el patrimonio inmobiliario de los españoles en Andorra ha aumentado ligeramente en los últimos años.

Panamá, por su parte, figura como el tercer país que entre 2012 y 2015 registró en números absolutos una mayor desinversión. El país latinoamericano estuvo en el centro de la polémica por los llamados papeles de Panamá, una investigación periodística que destapó el nombre de miles de contribuyentes con sociedades offshore creadas supuestamente para evadir impuestos o, en el mejor de los casos, para optimizar la factura fiscal en la frontera de la legalidad.

En 2012, los españoles tenían en Panamá un patrimonio de 1.189 millones y la mayor parte estaba formado precisamente por acciones de empresas. En 2015, esta cifra se redujo hasta los 551 millones. Toda la caída se debe al retroceso en el capítulo de valores o derechos, que básicamente incluye las acciones en sociedades panameñas y, probablemente, en su mayoría offshore.

En el lado opuesto, los mayores incrementos de patrimonio entre 2015 y 2012 se registraron en Luxemburgo y Reino Unido. En el primer caso, aumentó sensible los activos de españoles en cuentas bancarias, en seguros y en fondos de inversión. A esta variación influye la evolución de los mercados y la bolsa. En el Reino Unido, donde el patrimonio de españoles alcanza los 6.774 millones, los activos que más aumentaron fueron las cuentas corrientes y los inmuebles.

Normas