El beneficio neto ascendió a 3.579 millones de euros

Volkswagen redujo sus beneficios en el primer semestre un 36,8%

Las provisiones por el escándalo del falseo de las emisiones contaminantes de sus motores diésel afectan a las ganancias.

La facturación se mantuvo estable.

Volkswagen
La fábrica de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania) REUTERS

El fabricante automovilístico alemán Volkswagen redujo en el primer semestre el beneficio neto a 3.579 millones de euros, un 36,8 % menos que en los mismos meses de 2015, por los costes de la manipulación de emisiones de gases en vehículos diesel y provisiones. Volkswagen creó en el primer semestre unas provisiones adicionales de 1.600 millones de euros para afrontar los costes legales de la manipulación en el diesel, que se suman a los 16.800 millones ya dedicados.

Volkswagen informó en un comunicado de que la ganancia operativa se redujo en el mismo periodo un 21,7 %, hasta 5.339 millones de euros.

Añadió que en el primer semestre tuvo unos resultados extraordinarios de 2.178 millones de euros, en comparación con los 170 millones de euros de un año antes.

La facturación cayó entre enero y junio un 0,8 %, hasta 107.935 millones de euros frente al primer semestre del pasado ejercicio. La rentabilidad operativa fue en el primer semestre del 4,9%.

El presidente de la junta directiva del grupo VW, Matthias Müller, dijo que “podemos estar contentos con el resultado semestral en vista de los problemas actuales”. “Las cifras muestran que nuestro negocio operativo es sólido. Con nuestras marcas estamos ampliamente posicionados”, añadió.

El beneficio operativo antes de extraordinarios subió a 7.500 millones de euros, cifra que fue de 7.000 millones de euros un año antes (unos 6.820 y 6.365 millones de dólares, respectivamente).

Müller hizo hincapié en que el objetivo del grupo es ahora convertirse en un proveedor líder de movilidad sostenible, para lo que ha establecido la nueva estrategia para los próximos diez años llamada “Together-Strategie 2025”.

No obstante, Volkswagen es el mayor fabricante automovilístico del mundo ya que vendió entre enero y junio 5.116.800 unidades (1,5 % más) y ha superado a su rival japonés Toyota, que ha vendido en este periodo 4,99 millones de automóviles (0,6 % menos) y es ahora el segundo.

El año pasado la compañía alemana también arrebató a Toyota la primera posición en el primer semestre pero la compañía japonesa tomó de nuevo la delantera.

Las marcas Audi, Porsche y Skoda tuvieron resultados positivos pero la marca Volkswagen también ha mejorado en el segundo trimestre respecto al primero por la fuerte demanda estacional y la recuperación del mercado automovilístico en Europa y del negocio de clientes empresariales.

Además, el programa de ahorro de costes también contribuyó a la mejora del resultado.

Pero en el primer semestre la marca Volkswagen redujo el beneficio operativo antes de extraordinarios a 900 millones de euros (818 millones de dólares), frente a los 1.400 millones de euros (1.273 millones de dólares) de un año antes, por los efectos negativos de los tipos de cambio, la caída de las ventas y los costes de la manipulación de las emisiones de gases en vehículos diesel.

Normas