X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Siderurgia | 38 Aniversario de Cinco Días »

Reducción de costes ante la amenaza china

Las acerías mejoran la producción y buscan materiales más resistentes y ligeros. La activación de la obra civil y de la automoción impulsa el empleo en el sector.

El sector siderúrgico español ha decidido apostar por la innovación y un riguroso control de costes para resistir frente a la competencia internacional, procedente fundamentalmente de China. Según Eric Damotte, de KPMG, esta es la principal estrategia que está utilizando para recuperarse y “aprovechar la vuelta al crecimiento de la demanda”, después de varios años de crisis.

Asier San Millán, director de la Asociación Española de Exportadores de Productos e Instalaciones Siderúrgicas (Siderex), confirma que en 2015, “gracias a la activación de sectores consumistas como la automoción o la obra civil, a las empresas siderúrgicas no les faltó carga de trabajo y su producción fue de 14,8 millones de toneladas, un 4,2% más respecto al anterior ejercicio”.

Pero en 2016 “las importaciones desleales de China” aparecen como oscuros nubarrones y “amenazan al sector”.

China produjo el pasado año 803 millones de toneladas de acero al año, la mitad de todo el planeta, que fue de 1.599 millones, según la World Steel Association. Y, como apunta San Millán, “no es capaz de absorber toda su producción, por lo que está inundando nuestros mercados de acero barato”.

Mientras tanto, el sector anda un tanto revuelto. ArcelorMittal ha reconocido la fragilidad del mercado, Alcoa se está planteando el futuro de algunas de sus plantas en España y Acerinox y Tubos Reunidos cerraron el primer trimestre del año con números rojos.

En 2015 se consumieron en España 12,6 millones de toneladas de productos siderúrgicos, un 9,7% más que en 2014, por la mejora de sectores como la construcción, la automoción y las manufacturas metálicas.

Pero, como advierte San Millán, “el fuerte aumento de las importaciones no ha permitido que la industria española del acero se beneficie realmente de la mejora de la actividad”. Andrés Barceló, director general de Unesid (Unión de Empresas Siderúrgicas), recuerda que el sector español es “netamente exportador”, con un 67% de las entregas.

Ante este panorama, intentan mejorar sus procesos y su eficiencia energética. Y, según San Millán, buscan “nuevos aceros más resistentes, ligeros y anticorrosivos”. Para lograr esta mayor competitividad, el director de Siderex pedirá al nuevo Gobierno “una política energética que garantice un suministro y unos precios competitivos, predecibles y estables”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain