X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Aerolíneas | 38 Aniversario de Cinco Días »

Los nuevos señores de los cielos se hacen hueco

Mucha competencia y mercados emergentes por conquistar.

El modelo 737 de la estadounidense Boeing operado por Easyjet.

Dinámico y competitivo como pocos, el sector de la aviación comercial dibuja un panorama apasionante. La batalla por erigirse en el señor de los cielos está abierta y, por momentos, parece inclinarse del lado de las entusiastas aerolíneas del golfo Pérsico.

En muy poco tiempo, Qatar Airways, Emirates Airlines y Etihad Airways han multiplicado sus ingresos, sus rutas y sus flotas con una política muy competitiva de precios, un servicio de gran calidad y un gran soporte mediático y publicitario.

Casi al mismo tiempo, la inestabilidad económica, la subida constante de los precios del crudo y otros factores de estructura interna obligaban a las grandes líneas aéreas de Europa y Estados Unidos a afrontar reestructuraciones, recortes, fusiones o desapariciones para poder ser competitivas.

Entre ellas, Iberia, hoy inmersa en el desarrollo de su plan de futuro para construir una compañía rentable, moderna, eficiente, sostenible y cercana al cliente”, explican fuentes de la aerolínea. Aseguran “haber dado la vuelta a la cuenta de resultados” y se apoyan en la apertura de 30 rutas junto con su filial Iberia Express y la compra de 29 nuevos aviones de largo radio. Iberia ha recuperado todas las rutas que tuvo que cancelar por la crisis, como Montevideo, Santo Domingo, La Habana, San Juan de Puerto Rico y Johannesburgo, y este año dará su salto a Asia con el inicio de vuelos a Shanghái y Tokio.

Asia se perfila como el mayor mercado de transporte aéreo del mundo de largo recorrido y, por tanto, se ha convertido en una región estratégica tanto para los fabricantes de aviones –Airbus y Boeing– como para las aerolíneas. El gigante estadounidense Boeing calcula un aumento de 100 millones de pasajeros solo en ese continente. China e India serán los principales emisores de viajeros

Las previsiones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que aglutina casi el 90% del tráfico aéreo mundial, también apuntan en la misma dirección. Las rutas con destino, origen o dentro de la región Asia-Pacífico registrarán un aumento anual de 1.800 millones de pasajeros hasta 2034, lo que se traduce en una tasa de crecimiento regional medio al año del 4,9% y el 42% del tráfico global.

La situación geográfica de las compañías del golfo Pérsico, con sede en Catar, Dubái y Abu Dabi, les favorece como puente natural entre Asia, Europa y América. Y tienen una ventaja añadida: con los principales hubs europeos saturados, las capitales del Golfo y sus modernísimos y lujosos aeropuertos, operativos las 24 horas, se posicionan como las mejores opciones para volar a o desde Asia.

  • Una industria muy sensible

Para Iberia, esa competencia en el transporte aéreo “ha impulsado su desarrollo y la mejora de los precios. Tenemos un reto permanente de responder a las expectativas de los clientes, ofrecer una buena relación calidad-precio y ser rentables para los accionistas”.

No se trata tanto de aerolíneas de una región u otra, sino de “un sector muy sensible y volátil, al que le influyen circunstancias macroeconómicas, la crisis de algunos países en América Latina, la inestabilidad política, la incertidumbre económica, la amenaza de atentados, así como la sobrecapacidad que hace que la oferta sea superior a la demanda.Todo esto, sin duda, afecta a la rentabilidad y sostenibilidad”, explican fuentes de la aerolínea.

Desde su fusión con British Airways, Iberia, en el grupo IAG, ha apostado por los vuelos transcontinentales con las rutas a Latinoamérica como mercado natural y ha cedido a sus filiales los destinos de corto y medio radio.

Las low cost también se han convertido en un duro competidor para las aerolíneas clásicas. Vueling, también de IAG, y aunque no se trata de una compañía de bajo coste tradicional, se ha transformado en la mayor aerolínea por número de destinos y por tamaño de flota en España, y la segunda por número de pasajeros transportados dentro del territorio español.

“Vueling nunca ha sido una aerolínea tradicional y esa flexibilidad nos ha permitido tener una mentalidad innovadora. Por ejemplo, hemos desarrollado el concepto smart-cost, porque entendemos que el pasajero quiere seguir volando a buen precio, pero con ciertos valores añadidos”, explica David García Blancas, director comercial. Uno de ellos es el hecho de tener exitosas alianzas interlínea con compañías como Qatar Airways. “Este acuerdo permite a Qatar Airways subir la oferta a sus pasajeros y refuerza nuestro hub de Barcelona-El Prat. Es un win-win [ganan todos]”, añade.

En 2015, Vueling elevó su capacidad un 14% con más de 350 rutas, 155 destinos y 25 millones de pasajeros, “y seguimos identificando oportunidades de crecimiento rentable en 2016. Por primera vez, operamos más de 400 rutas en más de 160 destinos de Europa, Oriente Próximo y África, y contamos con una flota de más de 100 aviones basados en 23 aeropuertos”. Para hacer frente a una operativa de esta magnitud, han incrementado tanto el número de tripulantes, hasta alcanzar un millar de pilotos y más de 2.000 tripulantes de cabina de pasajeros, como la flota, donde han pasado de tener 90 a 108 aviones más modernos y eficientes.

Para Easyjet, “la competencia siempre es buena”, comenta su director general, Javier Gándara, y defiende como “sólida la estrategia de negocio” de la low cost británica. Esto les ha permitido registrar “beneficios récord año tras año” después de dos décadas en el sector. Easyjet está especializada en viajes ejecutivos y de negocios de corto y medio radio en los principales aeropuertos europeos. “Nuestro objetivo es conectar a nuestros pasajeros, haciendo su viaje lo más fácil y asequible posible”, subraya.

En 2015, la aviación comercial batió récords con 3.500 millones de pasajeros transportados y 50,5 millones de toneladas de carga, generando unos beneficios a nivel mundial de 25.000 millones de euros, según datos de la IATA. El sector da empleo a 62,7 millones de personas en todo el mundo.

Archivado en:

Y además:

Outbrain