Deuda soberana

Quien compró bono español después del ‘brexit' gana el 5%

La deuda soberana española es la más rentable de la periferia europea en el mes y en el año

El rendimiento del bono a diez años ha caído a mínimos históricos, por debajo del 1,1%

Vista de las oficinas de Ahorro Corporación
Vista de las oficinas de Ahorro Corporación EFE

Las turbulencias desatadas por el brexit, y agravadas en el caso español por la celebración de las elecciones generales, dejan una clara ganancia estos días para la deuda soberana española. El rendimiento del bono español se ha desfondado en una semana del 1,63% al 1,16%, un todo un rally para el precio de este activo (que se mueve a la inversa de la rentabilidad) que no se veía desde 2013. Así, un inversor que comprara bonos soberanos españoles el 24 de junio, con la bofetada que para el mercado supuso el referéndum británico, ha ganado en cinco días el 5%, una rentabilidad nada desdeñable para un activo de renta fija en tiempo de tipos de interés cero.

En la jornada del 24 de junio, la deuda soberana española compartió con el resto de la deuda europea la oleada de ventas que desató el brexit. Los inversores temían que el rechazo británico a la UE fuera el inicio de un proceso de contagio a otros países capaz de poner en peligro el proyecto comunitario. Ese temor se concentró especialmente en los activos de países de la periferia europea, habitualmente los más sensibles a los vaivenes de los mercados. Y en el caso de España se agravó ante la inminencia de la celebración de las elecciones generales, para las que los sondeos apuntaban a un fuerte resultado para la coalición Unidos-Podemos, que podría quedar por delante del PSOE y tomar la iniciativa para formar un gobierno de izquierdas.

Las encuestas fallaron y el 26J se saldó con una victoria del PP que, aunque en clara minoría, avanza en escaños, mientras que el PSOE se mantiene como segunda fuerza política y Unidos-Podemos pierde toda aspiración de gobierno. De hecho, y aunque las fuerzas políticas aún están lejos de un pacto que haga posible la formación de gobierno, la apuesta de los inversores es por un gobierno liderado por el PP, con el apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE.

El rendimiento es inferior al del bono italiano

Desinflada la amenaza con que los inversores observan a Podemos, por su discurso rupturista y contrario a la austeridad, las ventas volvieron estos días a la deuda soberana española, hasta el punto que su rendimiento descendió por primera vez en un año por debajo de la rentabilidad del bono italiano. La deuda de Italia, la otra gran economía de la periferia europea, es tomada como gran referente para medir el apetito por la deuda española de los inversores internacionales, obligados a diversificar riesgos. El bono italiano descendió en mucha menor medida, del 1,55% al 1,37%, presionado en gran medida por los rumores que apuntan a la necesidad de ayudas públicas para la banca italiana. “A medio plazo, si avanzan las negociaciones para formar gobierno, vemos margen para que la deuda española supere a la italiana y su deuda se emita a un tipo de interés inferior. Desde nuestro punto de vista, la curva en términos de valor de la deuda española entre 4 y 30 años tiene un mejor comportamiento que la italiana”, señalan en Unicredito.

¿Hay recorrido alcista para el bono español?

En el balance del mes de junio, la deuda soberana española aparece como la más rentable de la periferia europea, con una ganancia del 2% según el Bloomberg World Bond Indexes, un índice de deuda soberana que incluye referencias de distintos plazos. Esta ganancia compara con el 2% de ganancia que también obtiene en el mes el índice del conjunto de la deuda soberana de la zona euro y con el 2,6% de los índices correspondientes a la deuda alemana y francesa.

En el balance del primer semestre del año, lo sucedido en junio también coloca a la deuda soberana española como la más rentable de la periferia europea. Arroja una ganancia del 4,75%, frente al 2,86% de Italia, el 3,78% de Irlanda o la pérdida del 1,5% de Portugal. La deuda alemana, que se adentra cada vez más en el terreno del rendimiento negativo, ofrece una ganancia en el semestre del 6,6%.

El bono ha marcado hoy un nuevo mínimo histórico por debajo del 1,1%, superando el anterior récord de marzo de 2015 en el 1,145%. Más allá de las sacudidas de los mercados, el conjunto de la deuda soberana europea cuenta con el respaldo del BCE, que asegura compras por 80.000 millones de euros al mes con las que sostiene los precios y controla por tanto que no se desboquen las rentabilidades. 

"La intervención de Draghi fue decisiva el pasado viernes, para frenar el golpe del brexit. Pero en los días siguientes las compras no las ha dominado el BCE sino que han entrado todo tipo de inversores", explica Javier Casal, director de la mesa de deuda pública de Ahorro Corporación. "Vemos más recorrido y el rendimiento del bono podría caer a nuevos mínimos históricos", añade. Así, el bono podría descender aún al filo del 1%, un movimiento en el que también influirá la actual búsqueda de activos seguros. 

Para Alicia Arriero, gestora de renta fija de Andbank, “la gran novedad de estos días es la entrada de dinero de inversores internacionales en el bono español. El mercado ha interpretado de forma favorable los resultados de las elecciones generales”. La firma también prevé nuevos descensos de rentabilidad a mínimos.