Director general de WiZink

Perkins: “Seguiremos creciendo con compras si son rentables”

Iñaki Perkins, director general de WiZink
Iñaki Perkins, director general de WiZink

Pese a que parece que no son buenos tiempos para el negocio bancario, aún hay inversores que apuestan por sacar al mercado nuevos proyectos financieros. Este es el caso de la firma de inversión estadounidense Väden Partners. Este fondo controla desde hace escaso tiempo WiZink, origen de la fusión de Bancopopular-e y el negocio de banca de consumo de Citi España, al que ahora se suma el negocio de tarjetas de Barclays en España y Portugal. Väden Partners cuenta con el 51% de WiZink, y Banco Popular controla el otro 49%. Este nuevo, banco, de hecho, tiene su origen en la filial online de Popular.

Su responsable, Iñaki Perkins, es un banquero medio español, medio británico al que le encantan los coches de los años 50, 60 y 70. “Tengo tres autos antiguos, sin aire acondicionado, como eran antes, sin modificar. En ellos viajo y uso para todo, incluso para llevar a mis hijos al colegio. Me encantan”, explica este ejecutivo con acento entre vasco y británico, dependiento de las palabras o lo larga que sea la frase.

Perkins parece que no teme a casi nada en el sector, ni siquiera a un sector al que los tipos de interés al 0% les está minando sus márgenes. “En 2015 (antes de denominarse WiZink) el banco ganó 100 millones de euros, y este año el resultado será superior. Seguiremos creciendo”, declara este ejecutivo.

WiZink no es el banco principal de ninguno de sus 2,5 millones de clientes, “somos el banco complementario. Somos un producto que acompaña al cliente. Le ayudamos a pagar sus gastos mensuales. De media financiamos unos 500 euros al mes en gastos”, explica. Y añade que el “plazo medio de financiación es de 35 días. Y el tipo de interés varía. Si pagas el 100% de lo que te has gastado en el mes la operación no tiene cargo de intereses, aunque de media lo que aplicamos es un 2% al mes. No somos baratos, incluso somos de los más altos en tipos de interés, pero damos un valor al cliente. Somos flexibles en los plazos de pago. El cliente tiene cuatro días antes del pago para decidir cómo lo va a hacer. Somos un producto que te acompaña cada mes”, señala este directivo, que es licenciado en European Business Studies por la Brunel University de Londres.

Iñaki Perkins, responsable de WiZinK

Es el responsable del nuevo proyecto WiZinz, un nuevo banco especializado en el negocio de tarjetas de crédito y banca online. Antes fue consejero delegado y responsable del área de banca de consumo de Citibank España.

Hasta la integración del negocio de tarjetas de Barclays España y Portugal (que se producirá en breve) y de cambiar su marca, el banco captaba una medida de 300.000 clientes anuales, aunque antes de la crisis de 2007. Pero este año ya espera captar 310.000, de los que 225.000 vendrán de las tarjetas, y 85.000 serán captados en las casi 2.000 oficinas de Banco Popular.

“Durante la crisis hemos perdido clientes, pero los estamos recuperando. En plena crisis sumamos un millón de clientes, tras perder, y ahora volvermos a recuperar y tenemos 1,2 millones, que suben a 2,5 millones si se suma Bancopopular-e la gran mayoría son clientes activos, un 70%”, subraya.

Pese a que la firma Väden Partners adquirió el 51% de Bancopopular-e hace dos años, y posteriormente incorporó el negocio de tarjetas de Citi, y ahora hará lo propio con Barclays, “por supuesto que seguiremos creciendo con compras, siempre que la operación sea rentable. Pero no solo en España o Portugal, en cualquier país en el que encontremos una oportunidad estamos dispuestos a comprar y que sea España la cabecera del grupo”, recalca Iñaki Perkins, para añadir “siempre hay oportunidades”.

Pese a la volatilidad de la Bolsa y a lo que ha pasado en Reino Unido con el brexit (esta entrevista se hizo justo cuando los británicos votaban si querían o no seguir en la Unión Europea), el director general de WiZink considera que “tendría sentido salir a Bolsa, una vez que mejore la situación de los mercados. Es una opción”, señala este ejecutivo, que tiene como hobby coleccionar coches de juguete de aquellos autos que le gustaría comprarse (y parece que también tiene como pasión la colección de relojes, aunque no lleve ninguno en su muñeca). Llama la atención la rentabilidad que obtiene el máximo accionista de este banco, entre un 17% o 18%. El banco ha invertido 70 millones de euros en los últimos 15 meses en tecnología, “hemos invertido fuerte, tenemos lo mejor. Queremos construir algo único y ser un banco sencillo”.

“Aprovecharemos las 2.000 oficinas de Popular”

WiZink nace como un banco que pretende ser líder en tarjetas de crédito y “ofrecer a sus clietnes soluciones sencillas de ahorro”, señala la entidad. Cuenta con un saldo gestionado de 1.800 millones de euros en saldo de clientes de tarjeta y más de 2.300 millones en depósitos. Al mes, de hecho, capta entre 50 millones a 60 millones en depósitos. WiZink cuenta en la actualidad con más de 700 empleados, a los que se sumarán en breve otros 500 provenientes del negocio adquirido a Barclays España. “No tenemos planes para hacer un ajuste de plantilla. El número de personas no es un problema”. Los objetivos de esta entidad es “aprovechar las aproximadamente 2.000 oficinas que tiene Popular, nuestro socio, ya que WiZink no tiene sucursales”. Iñaki Perkins reconoce que la guerra de los cajeros con la implantación de altas comisiones inicialmente por sacar efectivo a los no clientes “nos afectó bastante. Pero ya todo ha vuelto a su sitio. Lo que nos afecta es el uso del cash”. Su principal partner (fuera de lo que son los accionistas del banco) es Cepsa. Al año capta unas 60.000 tarjetas en sus estaciones, y ya suma unas 300.000 tarjetas. Los mimbres de WiZink son el negocio de tarjetas de Citi en España y Bancopopular-e. Popular vendió el 51% de esta última firma a Väden Partners en octubre de 2014, operación que generó a la firma que preside Ángel Ron unas plusvalías superiores a 400 millones, incluyendo la revalorización de la participación del 49% que conserva. Ahora el reto de WiZink es “ganar la confianza de los clientes. Nos gusta la conversación de tú a tú”, señala Perkins.