La resaca electoral
Evolución histórica de la deuda pública española pulsa en la foto
Evolución histórica de la deuda pública española

Déficit y deuda, los dos primeros deberes de Rajoy (si logra formar Gobierno)

El Gobierno de Mariano Rajoy se enfrenta a numerosos retos una vez consiga formar Gobierno. Cumplir con Bruselas en lo que respecta al déficit y reducir la deuda, por encima del 100%, es el más acuciante (junto con la reducción del desempleo)

La primera tarea del Partido Popular que dirige Mariano Rajoy será la de formar Gobierno. Y nada parece indicar que lo vaya a tener demasiado fácil. Si lo llega a conseguir, se va a encontrar con una economía y un mercado de trabajo creciendo por encima del 3%. Esos buenos datos, sin embargo, se ven completamente diluidos por el brutal esfuerzo fiscal que va a tener que hacer y que en ningún caso se limita a llevar el déficit público por debajo del 3%.

Y es que una de las primeras asignaturas pendientes que deberá atender será la de la reducción del déficit y el la deuda pública. Porque la espada de la Comisión Europea pende sobre España.

El Estado camina al borde del 100% de deuda respecto al PIB. A veces por encima, a veces por debajo, en función del calendario de vencimientos y nuevas emisiones. Así, en el primer trimestre, España cerró con un nivel de deuda pública del 100,5%, el porcentaje más elevado registrado en más de un siglo. Sin embargo, en abril, el pasivo se redujo en 16.333 millones y el volumen de deuda cayó hasta situarse en el entorno del 99%. Cuando empezaron las turbulencias financieras, la deuda pública en España se situaba en el 35% del PIB, uno de los niveles más bajos de la Unión Europea. Hoy es el sexto país de la UE con un mayor peso de la deuda pública.

El déficit público está detrás de este crecimiento de la deuda. El desfase de las cuentas españolas ascendió al 5,1% a finales de 2015. La UE había reclamado que el déficit se situará el año pasado en el 4,2% y este año por debajo del límite del 3% y Bruselas acusa a España de no haber tomado medidas efectivas para corregir esta situación a pesar de la buena evolución del crecimiento.

La Comisión Europea propuso en mayo conceder a España un año mas de plazo, hasta 2017, para rebajar el déficit. Pero los ministros reunidos en torno a l Ecofin prefieren esperar a que Bruselas emita su veredicto sobre el incumplimiento del objetivo de 2015, una infracción que podría acarrear a España una multa de hasta el 0,2% del PIB.

El último Programa de Estabilidad del Gobierno de Mariano Rajoy aspira a cerrar 2016 con un déficit del 3,6% y 2017 con el 2,9%. Es decir, concluye la CE, un año más tarde de lo previsto tras incumplir los objetivos tanto en 2014, como en 2015. En julio, el Ecofin podría decretar sanciones contra España por ello.

La CE incluso duda de que este año se cumpla el objetivo porque no confía en que se apliquen las medidas de ajuste (de no disponibilidad de gasto de 4.000 millones de euros) aprobadas esta primavera a raíz de una primera amonestación el pasado mes de febrero.

Una vez que el Ecofin apruebe en julio el dictamen sobre la falta de cumplimiento por parte de España y Portugal (que está en la misma situación), la CE dispone de 20 días para proponer el alcance de la multa, que llevará aparejada, además, la suspensión parcial de los fondos estructurales a partir del 1 de enero de 2017 si Madrid y/o Lisboa no adoptan medidas efectivas para recortar el déficit.

Rajoy se comprometió por carta con Bruselas a aplicar medidas extraordinarias de ajuste para aplacar la ira de la Comisión, si bien negó más ajustes durante la campaña electoral. “En la segunda mitad del año, una vez que haya un nuevo Gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas”, se comprometió en la misiva remitida al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.