Referéndum en Reino Unido

Brexit: “De Europa no llega dinero ni trabajo”

Los trabajadores menos cualificados son los que apuestan de forma más decidida por abandonar la UE

Brexit: “De Europa no llega dinero ni trabajo”

La primera en la frente. A la pregunta de si Reino Unido debe seguir en la UE, el taxista de la ciudad británica de Newcastle da una respuesta inmediata. "Fuera mejor, obviamente". ¿Y porqué?. El conductor, con pelo y barba canas, también contesta sin perder el tiempo. "Europa no nos aporta ni dinero ni trabajo". Los jóvenes opinan lo mismo, a su juicio, sobre todo ante las perspectivas de falta de empleo.

Alguno, en la intimidad de la cerveza compartida, sí confiesa que la distancia cultural no anima a salir a desarrollar una carrera profesional fuera de las islas. 

Newcastle tiene una población de 300.000 habitantes. Atravesada por el Río Tyne, sufrió la pérdida de su industria naval en una de las reconversiones del Gobierno de Margaret Tacher. En la jornada de hoy no hay excusas por falta de tiempo para ir a votar. Los colegios abren a las siete de la mañana y cierran a las diez de la noche, para que todos los ciudadanos puedan cumplir con las urnas.

Como anécdota que puede borrar los malos augurios, el equipo de fútbol del Newcastle ha descendido y la próxima temporada no jugará en la Premier League. Pero Rafa Benítez, ex entrenador del Real Madrid, seguirá al frente del conbinado británico y durante tres temporadas más. En el ámbito deportivo sí confían en Europa, al menos. 

En un día inusualmente soleado en Newcastle, las preguntas sobre el Brexit son contestadas con la cortesía y ambiguedad típicamente británicas.

Nadie confiesa la opción por la que ha optado y el lenguaje corporal indica "no te voy a decir más, así que cambia de tema". Varias conclusiones quedan tras una espontánea encuesta en la calle. Según comentan los ciudadanos más charlatanes de Newcastle, los menos, la oposición a la UE estaría nucleada en torno a los trabajadores menos cualificados, los seguidores de los partidos políticos con planteamientos más extremos y los mayores de edad.

A estos dirigió el primer ministro británico, David Cameron, su discurso del pasado martes. Un mensaje para mayores de 45 años, para que voten sí a Europa y garanticen el futuro de sus hijos y nietos. Los jóvenes licenciados en ciclos de educación superior, desde universitarios a técnicos, sí parecen partidarios de la UE pero sus manifestaciones son muy tibias.

 Ese distanciamiento también se observa en las crónicas de la televisión pública. La BBC, a las 17 horas, no se decanta por el posible triunfo de una opción u otra. Sí pone el acento en que se espera que voten 46,4 millones de británicos, en el tercer reférendum de esta importancia en la historia de las islas. El anterior le correspondió a Escocia, sobre su permanencia en el propio Reino Unido. Dijeron que sí. Y ahora también lo harán, según dicen por aquí.