X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Industria farmacéutica »

Los bebés chinos vienen de Tres Cantos

El fin de la política de hijo único en China dispara la demanda de la hormona de la fertilidad, que Merck fabrica en su planta de Madrid para todo el mundo La empresa alemana proyecta abrir una nueva fábrica junto a la actual

Una medida del Partido Comunista Chino en Pekín de finales del año pasado ha tenido una consecuencia inmediata en una fábrica de Madrid. El 10 de octubre, la jerarquía socialista aprobaba su 13 plan quinquenal, en el que se ponía fin a la política de hijo único instaurada en 1979 por Deng Xiaoping, padre de la liberalización de la economía china. Esa decisión política ha provocado que millones de mujeres quieran volver a ser madres, y muchas de ellas necesitarán ayuda de tratamientos de fertilidad. La terapia más usada actualmente se produce en la planta madrileña del gigante alemán Merck en Tres Cantos, que facilitará la gestación de una generación de niños chinos.

La política de hijo único fue impuesta para controlar la natalidad de un país con una población de 1.000 millones de habitantes en los años setenta. 36 años después, el politburó levantó esta medida, permitiendo un segundo hijo, al comprobar el envejecimiento de un país en el que actualmente viven más de 1.300 millones de personas.

“Esperamos que la demanda proveniente de China de la hormona de la fertilidad crezca un 300% en los próximos meses”, reconoce María Jesús Cabañas, directora de la planta de Merck en Tres Cantos. “El fin de la política de hijo único ha sorprendido a muchas parejas con edades que superan los 30 o 35 años, con problemas para tener un hijo, y que acuden a las clínicas en búsqueda de ayuda”, apunta.

Para estos tratamientos, las clínicas utilizan la conocida como hormona de la fertilidad. Este producto biológico se inyecta en la paciente e induce a que la mujer genere más óvulos, que habitualmente luego son fecundados in vitro.

La hormona se produce con el desarrollo de células de mamífero. En la planta madrileña de Merck, de una producción de solo 250 gramos al año, salen entre 20 y 25 millones de tratamientos de su fármaco conocido como Gonal F, que se distribuye en todo el mundo.

  • 20 años en el mercado

Este medicamento cumplió este viernes, precisamente, 20 años en el mercado. “Alrededor de dos millones de niños han nacido gracias a nuestro producto en todo el mundo, y al menos un millón de ellos fueron concebidos gracias a la hormona producida en Tres Cantos”, asegura orgullosa Cabañas, quien cuenta que su fábrica está plagada de fotos de niños y madres agradecidos con la ayuda clínica. En estas dos décadas, la compañía alemana ha vendido alrededor de cinco millones de envases, con una efectividad de alrededor de entre el 40% y el 45% de los tratamientos. La directiva de Merck asegura que esta compañía cuenta con una cuota de mercado de más del 50% en la venta de este tipo de hormonas y señala a la estadounidense MSD como su directo competidor.

Además, desde finales de 2015, se ha introducido en Europa el uso del biosimilar de esta hormona, por ejemplo el presentado por la israelí Teva. Se trata de un fármaco biológico que aparece cuando el de marca pierde la patente, de forma semejante a lo que ocurre con los genéricos respecto a los medicamentos tradicionales. La planta madrileña de Merck produce el 85% de Gonal F y se distribuye a todo el mundo, excepto a Estados Unidos, país al que se provee desde una fábrica en Suiza.

Cabañas explica que gran parte del aumento de la demanda provendrá de China, debido al ingente volumen de población, pero en todas las áreas se está importando más esta hormona. “En los países avanzados se retrasa la edad de gestación, lo que provoca una pobreza ovárica en las mujeres por encima de los 35 años”, apunta. Por eso, los planes inmediatos de la compañía pasan por levantar una planta adicional en Madrid que haga frente a los pedidos.

De hecho, la española Belén Garijo, presidenta y consejera delegada mundial de Merck Healthcare ya apuntaba el pasado marzo a este diario que esta factoría tendría un papel relevante en la producción de la alemana: “En la planta de fármacos biológicos de Tres Cantos hemos tenido inversiones importantes en los últimos años. Esta es una de nuestras instalaciones más eficientes del mundo. Estoy convencida de que contribuirá a los nuevos medicamentos biológicos del grupo en el futuro”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain