X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Breakingviews »

El trampolín roto de la economía

Los gobiernos de los países emergentes tendrán que confiar en el consumo interno más que en las exportaciones para que su nivel de vida siga mejorando. Las infraestructuras pueden ayudar.

Un trabajador en lo alto de un edificio en construcción en la India.

Los países en desarrollo van a tener que encontrar un nuevo libro de texto para el crecimiento. El auge de las exportaciones en todo el mundo que llevó a los residentes de muchos mercados emergentes a tener ingresos más altos no volverá pronto. Es la lección sombría de la última revisión a la baja de las previsiones del Banco Mundial sobre el PIB global. El consumo interno y la inversión en infraestructuras tendrán que tomar el relevo.

La desaceleración del comercio de materias primas y productos manufacturados son algunas de las principales razones por las que el Banco Mundial ahora piensa que la economía global crecerá un 2,4% este año, medio punto porcentual menos que lo previsto en enero. Los países exportadores de materias primas y productos agrícolas han sido los más afectados –a pesar del rebote de los precios del petróleo, el Banco Mundial ahora piensa que el PIB de estas economías se expandirá un 0,4% este año–.

El mundo en desarrollo no puede esperar demasiada ayuda por parte de los países más ricos y del gigante asiático. Los volúmenes comerciales han sido lentos desde 2010 y el comercio mundial se redujo a 16,5 billones de dólares en 2015, desde los 19 billones del año anterior, tal y como informó en abril la Organización Mundial de Comercio. La inversión empresarial sigue siendo moderada debido a que muchas empresas están todavía muy apalancadas.

Eso significa que el crecimiento tendrá que venir de los consumidores domésticos y de la construcción de carreteras, puertos y centrales eléctricas por parte de los gobiernos. Costa de Marfil, Kenia y Senegal y crecerán más de un 5% este año gracias a estas partidas. A la India, que se espera que se expanda un 7,6% en 2016, le ha ayudado el programa público de construcción de carreteras y el incremento en las ventas de ciclomotores y automóviles. Cuando las economías en desarrollo abandonen sus viejos modelos de crecimiento, sus esfuerzos para ponerse al día con el resto del mundo tendrán que comenzar en casa.

Archivado en:

Outbrain