Breakingviews

Uber recibe el aprobado definitivo

El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí inyectará 3.500 millones de dólares en la aplicación, un nuevo movimiento del país para cubrir su dependencia del petróleo.

Uber recibe una inyección de capital de un fondo público saudí
Uber recibe una inyección de capital de un fondo público saudí REUTERS

Uber acaba de recibir el sello final de aprobación para su estatus de disruptor en jefe. La aplicación de trayectos en coche cazó el miércoles una inversión de 3.500 millones de dólares (unos 3.140 millones de euros) del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí. No es solo otro movimiento del reino para cubrir su dependencia del petróleo, también confirma que Uber será un jugador importante en el cambio hacia los vehículos eléctricos sin conductor.

Sin embargo, ese futuro puede estar aún lejos –aunque gran parte de la tecnología existe–. La infraestructura, incluyendo regulaciones y seguros, no. Pero ya hay una batalla entre fabricantes de automóviles, proveedores, guardianes de la información –principalmente de Alphabet y Apple– y firmas como Uber, Lyft y la china Didi para darle forma.

La compañía será un jugador importante en el cambio hacia los vehículos eléctricos sin conductor

Uber, que la semana pasada también se alió con Toyota, se sitúa en el corazón de uno de los cambios más probables que experimentarán los viajes por tierra: los coches sin conductor en las ciudades.

La idea general es que flotas de cápsulas autónomas que funcionarán con la electricidad como combustible empezarán a reemplazar primero a los taxis y luego a los vehículos personales. Deberían ser más baratas –tal vez incluso que metros y autobuses– mejores para el medio ambiente y tendrían que verse involucradas en muchos menos accidentes.

Un cambio tan importante en el uso de vehículos, la propiedad y el uso de energía tiene consecuencias enormes para muchos negocios que van de los fabricantes de automóviles a las tiendas o los aparcamientos. Pero también ofrece noticias sombrías para las empresas y países que dependen del petróleo para gran parte de sus ingresos. Más del 70% del crudo utilizado en Estados Unidos es para el transporte, según la Administración de Información de Energía. Cuantos más coches se pasen a la energía eléctrica, peor les irá a economías como Arabia Saudí.

Uber podría terminar controlando, de una forma u otra, grandes partes de este entorno de cápsulas de coche eléctrico. El éxito de Uber no ofrecería una salida a Arabia Saudí, pero puede al menos darle una cobertura en un futuro en el que se consumen menos hidrocarburos.