Tendencias

El 47% de los profesionales escucha música en el trabajo

Junto al coche y el hogar, es uno de los lugares preferidos por los españoles

La sociedad española ya empieza a pagar por consumir este producto

El 47% de los profesionales escucha música en el trabajo

Para concentrarse, huir del ruido de la oficina, distraerse para que una labor sea más amena... Son muchas las razones que llevan a que los empleados de una organización escuchen música mientras desarrollan sus tareas. Y no son pocos. Concretamente, el 47% de ellos, según el estudio InnovAction Music, elaborado conjuntamente por el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI), Spotify e Ipsos. Sin embargo, pese a que casi la mitad de la población española oiga música en su tiempo de trabajo, “hay otros escenarios que se sitúan por encima”, recalcó ayer Nacho de Pinedo, consejero delegado del ISDI.

El coche es el lugar preferido por la población para escuchar música, en un 79%, seguido del propio hogar, con diferencias entre quien la oye para amenizar las tareas de la casa (62%) y quien lo hace para relajarse (57%). Toda esta información, a veces casi imposible de detectar debido a que la música irrumpe en innumerables momentos del día a día, es vital para las empresas y discográficas del sector, que desarrollan sus estrategias y ofertas basándose en todos estos datos. Y así como ser consciente de cuáles son los lugares preferidos por la población, saber qué canales se utilizan para ello también es vital.

“La radio analógica sigue siendo la reina para los usuarios, en un 68% de frecuencia, seguido del MP3 en un 66% y de Youtube, en un 51%”, señaló. Otras plataformas como el CD se mantienen, en un 44% y otras, como el vinilo, han vivido, curiosamente, un leve repunte (7%). Pero lo más llamativo, recalca De Pinedo, es el auge de las plataformas de streaming, “tanto de acceso gratuito, en un 44%, como aquellas que son de pago, que comienzan a ganar peso, con un 13% de frecuencia”. Y es aquí donde hay un importante nicho de negocio, en el que el acceso a esos contenidos pagando será uno de los caballos de batalla del sector en los próximos años, recordó el consejero delegado del ISDI.

La industria musical española ha andado durante los últimos años con una molesta piedra en el zapato: las descargas ilegales y el consumo gratuito. Sin embargo, se empiezan a atisbar en el horizonte leves síntomas de que la situación está cambiando, y que abre las puertas a un importante nicho de negocio para las discográficas y las empresas del sector que sepan anticiparse y ver las nuevas tendencias.

Si bien es cierto que a día de hoy, todavía el 63% de la población española consume música únicamente a través de plataformas gratuitas, el 37% restante se sitúa en lado opuesto. “Además, de esa cifra, el 9% ya solo accede a estos productos pagando”, apuntó De Pinedo.

Las cifras llaman al optimismo de la industria. “Hace años se crearon usuarios piratas a la fuerza, porque el sistema discográfico estaba podrido y no funcionaba”, prosiguió Javier Gayoso, director de Spotify España, una de las plataformas del sector que ha impulsado todos estos cambios. Y la situación mejora porque, entre otros aspectos, la descarga de música pirata está en retroceso, y según los datos del estudio, el 30% de la población ya no consume este tipo de productos.

Las compañías conocen la radiografía de los usuarios. Los grupos que solo consumen música gratuita y los que a veces pagan están formados en un 50% por hombres y por mujeres, lo hacen mayoritariamente a través del smartphone y predominan los jóvenes. Sin embargo, los que acceden solo a la música de pago tienen unas características muy marcadas. “Hay una clara mayoría femenina, con un 60%, en el que la edad que predomina es la enmarcada entre los 35 y los 45 años “, afirmó De Pinedo.

Sin embargo, aunque la tendencia en el consumo de música a través de los servicios de streaming esté creciendo, aún hay tareas pendientes. Según el citado estudio, el 73% de los usuarios ve con recelo esta opción porque consume muchos datos de la red móvil. “Nos hemos dado cuenta de que un alto porcentaje de consumidores estaría dispuesto a pagar una cantidad en torno a los diez euros mensuales por acceder a estos contenidos en móvil”, enfatizó Gayoso. Y es ahí hacia donde parece que se dirige el sector.