Telecomunicaciones

Vodafone empieza a ofrecer servicios de fibra con la red de Telefónica

Empezará la oferta comercial a partir del mes de junio

Usará su infraestructura en zonas reguladas donde no tiene cobertura

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España.
Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España.

Vodafone España va a empezar a ofrecer servicios de fibra óptica indirecta a través de la red de Telefónica a partir del mes de junio. Es uno de los primeros movimientos de la compañía ante el nuevo escenario regulatorio de la banda ancha.

El servicio estará disponible en las zonas donde Vodafone no tiene presencia a través de las infraestructuras de ONO y en las que Telefónica está obligada a abrir su red de fibra. Bajo el nuevo marco regulatorio de los mercados de banda ancha establecido por la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), Telefónica deberá abrir su red de fibra y ofrecer servicio mayorista, con excepción de 66 grandes ciudades, que tienen en torno al 35% de la población.

Inicialmente, Vodafone ofrecerá estos servicios de fibra indirecta con la limitación de los 30 megas establecidos en la anterior regulación con el precio fijado en la anterior regulación de la NEBA, que es el que sigue vigente hasta que se aprueben los precios del nuevo marco regulador de la banda ancha de la CNMC. La intención de la compañía pasa por elevar esa velocidad, en breve, una vez que se reciban las especificaciones que debe suministrar Telefónica ante el nuevo marco regulador.

El movimiento tiene notable relevancia porque empieza a ampliar la competencia entre las operadoras en nuevas zonas geográficas. Vodafone se une en este ámbito a Orange, que ya ofrece servicios de fibra indirecta.

En cualquier caso, según fuentes del sector, Vodafone y Orange han frenado las estrategias de nuevas ofertas y servicios en las zonas donde no tenían cobertura con sus respectivas redes, a la espera de que se empezara a hacer efectiva la apertura de la red de Telefónica. Y en algún caso han indicado a los potenciales clientes que la oferta de fibra estaría disponible próximamente.

En la actualidad, la cobertura de la red de fibra hasta el hogar (FTTH) y de cable NFC de Vodafone alcanza los 8,5 millones de hogares, con el objetivo de llegar este verano hasta los nueve millones de hogares. Vodafone mantiene un acuerdo de compartición de redes con Orange para ampliar la cobertura de fibra de manera conjunta. En este sentido, el grupo galo llega con su red de fibra óptica hasta el hogar a 7,4 millones de hogares, con el objetivo de alcanzar los 14 millones en 2020.

Telefónica, a su vez, cerró el mes de marzo con una cobertura de su red de fibra con 15 millones de hogares pasados. La teleco tiene previsto alcanzar una cobertura casi total con su fibra a final de 2020, en función de la regulación. La operadora siempre se ha mantenido muy crítica con la nueva regulación de la CNMC, al considerar que con el escenario anterior, todas las grandes operadoras ya habían llevado a cabo un gran esfuerzo inversor en el despliegue de las infraestructuras de fibra óptica hasta el hogar. Al mismo tiempo, Telefónica ha insistido en distintas ocasiones que tiene la mayor red de FTTH de Europa.

Amplia migración hacia la alta velocidad

Las operadoras españolas están en plena carrera para ganar clientes en el mundo de la banda ancha ultrarrápida. De hecho, buena parte de sus ofertas comerciales se centran en este ámbito del negocio, que se ha convertido en una de las principales vías de crecimiento para las telecos.

De todas maneras, la migración del ADSL a la fibra óptica ya se deja sentir en sus resultados. Así, Telefónica España situó en marzo el número de accesos de fibra en 2,5 millones, multiplicándose por 1,6 en relación al mismo mes del año anterior. Los clientes con esta tecnología suponen ya el 41% de los accesos de banda ancha de la operadora, 15 puntos porcentuales más que hace un año.

Orange, a su vez, registró 211.000 altas netas en fibra óptica en el primer trimestre hasta situar el parque total en este ámbito en 1,02 millones de clientes, 3,2 veces más que hace un año (la empresa cerró en julio de 2015 la compra de Jazztel). La fibra suponía en ese momento el 27% del total de clientes de banda ancha de la operadora.

Finalmente, Vodafone anunció la pasada semana que el número de clientes de fibra o cable HFC creció en 308.000 durante su último ejercicio fiscal, hasta superar los 1,99 millones, un 18% más que al cierre del año anterior

Desde luego, las compañías del sector están haciendo un gran esfuerzo para impulsar estas redes de banda ancha fija de nueva generación en el mercado español. Así, las tres grandes telecos han invertido en su conjunto más de 11.200 millones de euros en el despliegue de redes entre 2013 y 2015: 5.088 millones de euros Telefónica, 3.196 millones Vodafone (junto con Ono) y 2.958 millones Orange (con Jazztel).