Crisis de la deuda europea

El Eurogrupo reactiva el rescate de Grecia con otros 10.300 millones de euros

Los ministros reactivan el rescate con 10.300 millones, más de lo previsto

El calendario electoral alemán fuerzan un pacto de mínimos sobre la reestructuración de la deuda

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (i), el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem (c) y el ministro de Finanzas luxemburgués Pierre Gramegna (d), durante la reunión del Eurogrupo celebrada en Bruselas.
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (i), el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem (c) y el ministro de Finanzas luxemburgués Pierre Gramegna (d), durante la reunión del Eurogrupo celebrada en Bruselas. EFE

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) han logrado en la madrugada del martes un acuerdo para reactivar el tercer rescate de Grecia, bloqueado desde hace ocho meses, que incluye un compromiso para aliviar la deuda helena. Un compromiso que está explícitamente condicionado al calendario electoral de Alemania, precisamente el país para el que la reestructuración de la deuda ha sido, hasta hace pocas semanas, una línea roja.  El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ya advirtió antes del comienzo del Eurogrupo que no podía comprometerse a decisiones que afectarán al futuro Gobierno alemán, tras las elecciones de 2017.

En el otro lado, el FMI considera desde hace más de un año que las cuentas no cuadran en Grecia, y que sin un alivio de la carga de la deuda no se puede prestar más dinero a Atenas (el fondo tiene el mandato teórico de no prestar a países insolventes). El organismo que dirige Christine Lagarde considera imprescindible una reestructuración de la deuda griega equivalente al 50% del país.

El compromiso final es que el FMI no entra en el rescate, de momento, mientras Alemania acepta un leve alivio de la deuda a corto plazo y se compromete a activar a partir de 2018 (en función de Gobierno que haya) un mecanismo para evitar que la deuda ahogue a Grecia: si la carga se hace demasiado pesada, las condiciones del rescate exigirán más ajustes a Atenas, pero en paralelo se aligerarán las exigencias en el repago de deudas. “Son muy buenas noticias”, se felicitó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras una reunión de casi 12 horas. El compromiso alcanzado supera, al menos de momento, el choque entre Berlín y el FMI.

De momento, el acuerdo permitirá liberar otros 10.300 millones de euros, en varios plazos a lo largo del año. Los primeros 7.500 millones llegarán en junio, para abonar pagos al BCE y el FMI. La entrega se realizará sin la participación del Fondo Monetario Internacional, que se reserva hasta finales de 2016 para decidir si se suma al tercer rescate. El acuerdo ya se esperaba desde el pasado 9 de mayo, si bien la cantidad es superior a la prevista, y lleva después de notables ajustes aprobados por el Gobierno de Alexis Tsipras en impuestos, pensiones y privatizaciones.

El punto medio alcanzado ofrece a Grecia un mínimo alivio a corto plazo, en forma de un calendario más cómodo para  el reembolso de 130.000 millones de euros correspondientes a los dos primeros rescates, pero sin variar su plazo medio de madurez (32,5 años). El fondo de rescate de la zona euro también reducirá los tipos de interés.

  • Alivio de la deuda

A largo plazo, para tranquilizar al FMI, el Eurogrupo se compromete a activar un “mecanismo de contingencia” de alivio de la deuda que se pondría en marcha en caso de que las necesidades de financiación de Grecia rebasen un umbral equivalente al 20% del PIB del país. El FMI considera que, en base a los datos actuales, ese umbral se superará en la próxima década y se disparará al 30% en 2040 y casi hasta el 60% en 2060.

El mecanismo dependerá de la evolución del crecimiento de Grecia y podría incluir un nuevo calendario de reembolso de los préstamos (que ya se prolonga hasta mediados de siglo), un techo en los tipos de interés y aplazamiento del pago de intereses, Pero activarlo requerirá un voto por unanimidad en el Eurogrupo y estará supeditado a que Grecia cumpla con las medidas que se le exijan en el marco del Pacto de Estabilidad.

Los ministros de Economía, en todo caso, apuestan por el éxito de este tercer programa de ajustes y reformas y por un regreso de Grecia a los mercados a partir de 2018, aunque sea con una prima de riesgo cercana a los 500 puntos. El FMI, por si acaso, de momento no pondrá ni un dólar más.