Encuentro financiero

Francisco González: “Los tipos negativos nos están matando”

El depósito que antes rentaba un 5% ahora supone “cero. No tenemos nada".

El banquero se queja de que en Europa "no hay agenda política"

El presidente del BBVA, Francisco González (d), junto a la presidenta del Banco de Santander, Ana Patricia Botín (i), durante su intervención en la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF).
El presidente del BBVA, Francisco González (d), junto a la presidenta del Banco de Santander, Ana Patricia Botín (i), durante su intervención en la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF). EFE

El presidente de BBVA, Francisco González, fue bastante duro hoy. No quiso perder la ocasión para lanzar varios mensajes a los supervisores, políticos y competencia. Advirtió de que la política monetaria expansiva en la eurozona está desembocando en tipos negativos, por ejemplo en el Euríbor, principal índice de referencia en la mayoría de las hipotecas en España, lo que “está matando” al negocio bancario en Europa. Antes teníamos un depósito que rentaba un 5%, ahora "cero. No tenemos nada", ha criticado  el banquero.

“Europa está en una especie de trampa, de la que creo que no puede salir. Tiene que hacer algo para tener mayor potencial de crecimiento. La política monetaria expansiva ha llevado a tipos negativos, algo que nos está matando”, ha explicado González durante su intervención en el encuentro de primavera que celebra el Instituto de Finanzas Internacional (IIF). Estas declaraciones sorprendieron a los asistentes a este encuentro, como gran parte de su intervención, incluso a su colega, Ana Botín, que también ha participado en la misma mesa redonda, y que por primera vez compartía intervención  públicamente junto a Francisco González. Será por ello, por lo que el banquero ha aprovechado para lanzar algún que otro mensaje a Banco Santander, como la alusión que hizo a Ferrari. 

El presidente de BBVA ha alertado sobre cómo los tipos negativos presionan la cuenta de resultado de las entidades y ha considerado que no existe “margen” para una mayor expansión en la política monetaria del BCE, que fija el precio del dinero oficial en el 0%. “Ser un banco europeo no es una tarea sencilla. En absoluto”, ha afirmado tajante González.

Ante el agotamiento de la política monetaria, el presidente de BBVA ha abogado por acometer reformas estructurales, si bien ha subrayado que se trata de una tarea “muy difícil” ante los problemas de coordinación en las política europeas. De hecho, considera que en Europa "no hay agenda política, pese a tener problemas en Oriente Medio o en África", y no ha gestionado bien problemas como la inmigración,. Al respecto, se ha decantado por que sea Alemania quien “tome el testigo” y lidere las medidas a tomar. 

FG: "Lo más difícil no es tener la plataforma, sino la estructura organizativa que dirija el banco. Es como un Ferrari, el mejor coche del mundo, pero no será el mejor si no tiene buenos ingenieros"

González también ha identificado las normas inacabadas de regulación como otro de los retos que encara la banca, e incluso ha vaticinado que afectarán al sector financiero “en gran medida” en los próximos meses.

Como tercer factor que influye en el negocio bancario, González ha advertido de que la tecnología está alterando las “reglas del juego” del sistema financiero en el medio y largo plazo. “La banca tiene que entender muy bien este reto para ir cambiando de forma gradual su modelo para orientarse más hacia el cliente”, ha valorado. 

González, áprovechó una respuesta de Ana Botín, quien aseguró que aún es muy importante las relaciones presenciales en la banca, sobre todo para que vuelva a confiar en el sector, para afirmar que los clientes son favorables al nuevo modelo de digitalización. "Los clientes que operan con móvil están cuatro veces más contentos que los que operan en una oficina", ha recalcado. Ha instado a las entidades a “entender” este cambio, ya que permitirá reducir costes y por tanto, se posibilitará ampliar el crédito global hacia la economía. Pero, además, ha explicado que BBVA emprendió los nuevos cambios hacia la tecnología hace nueve años, y ahora ya ha acometido el del cambio del equipo directivo, especializado en la banca digital. "Lo más difícil no es tener la plataforma, sino la estructura organizativa que dirija el banco. Es como un Ferrari, que es el mejor coche del mundo, pero no será el mejor si no tiene buenos ingenieros", ha aseverado González en clara alusión a Santander (como se percató la propia Ana Botín), banco que patrocina a Ferrari. El número uno de BBVA insistió "teníamos el motor del Ferrari, pero nos hacían falta los ingenieros. Tuvimos que decir a gente muy buena en banca convencional que ya no valía para el mundo digital", en relación a los cambios que abordó el banco en abril del pasado año y que llevó como consecuencia la salida del exconsejero delegado Ángel Cano, que ha sido sustituido por Carlos Torres. Esta salida provocó un cambio radical en la estructura organizativa de BBVA.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha señalado por su parte que si la banca aplica la regulación y obtiene la confianza del cliente, se convertirá en una alternativa “más atractiva” que las fintech, compañías tecnológicas no reguladas que intentan competir con las entidades tradicionales.

Botín ha explicado que en los últimos años los bancos han cambiado tanto en estructura de capital como su negocio. “Ahora somos más flexibles para escuchar a nuestros clientes y darles los servicios que requieren”, ha dicho. En este sentido, ha precisado que la entidad ha mejorado su tecnología “de manera tremenda”, de modo que puede desarrollar productos y ofrecer los de terceros, incluso utilizar las plataformas de otros.

Por ello, entiende que si la banca lo hace bien, cumple con los supervisores y gana la confianza de los clientes, conseguirá llegar a la “masa crítica”, que, a su juicio, es lo que buscan los nuevos competidores.

“Si combinamos a flexibilidad, con la capacidad de cumplir las normas y la confianza de los clientes, generaremos más capital y seremos más atractivos que las fintech”, ha afirmado.