Tipos de interés

La banca cobra un 0,3% TAE a los grandes grupos por sus depósitos

El sector fija en cinco millones de euros la barrera para poner tipos negativos

Las aseguradoras y los grandes grupos industriales son los principales clientes que ya pagan

Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFEArchivo
Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE/Archivo EFE

Aseguradoras y grandes grupos industriales ya están pagando a la banca cuando tienen que depositar sus puntas de liquidez. La barrera para pasar por caja ha quedado fijada en cinco millones de euros, y el tipo de interés negativo que se aplica llega al 0,3% TAE.

Las funciones del responsable de tesorería de una gran corporación han cambiado por completo en muy pocos años. De ser agasajado por los bancos para ofrecerle productos a través de los que gestionar los flujos de caja, a convertirse en un apestado, porque con la política de tipos cero el efectivo se ha convertido en un lastre para las compañías.

A medida que la política monetaria expansiva se ha ido intensificando y se han generalizado medidas excepcionales como los tipos negativos en la facilidad de depósito que ofrece el Banco Central Europeo (BCE) a las entidades financieras, los antiguos estándares de regían la gestión de la liquidez de una empresa han saltado por los aires.

La última frontera es tener que pagar por dejar dinero en el banco. Grupos aseguradores, que mueven cientos de millones de euros por las provisiones técnicas de sus pólizas, están ya abonando intereses a los bancos por realizar imposiciones a plazo fijo.

  • Un caso concreto

La posibilidad de que la banca cobrase a sus grandes cuentas por los depósitos lleva meses planteándose, pero ha sido en las últimas semanas cuando han empezado a materializarse operaciones de este tipo. “Hace unos días una aseguradora pidió precio para realizar un depósito de 15 millones de euros, durante una semana, y el banco se ofreció a cobrarle solo un 0,27% TAE”, explica un alto directivo del sector.

Aunque el importe parece reducido, implicaría el pago de casi 1.000 euros, simplemente por constituir un depósito durante una semana, cuando hace tan solo un año, eran los bancos quienes pagaban a las aseguradoras por mantener esas puntas de liquidez.

De acuerdo con fuentes financieras, el tope que se está fijando para empezar a cobrar por este tipo de imposiciones a plazo fijo está en los cinco millones de euros.

Hay que tener en cuenta que con la política de tipos cero impulsada por el BCE, los bancos no pueden encontrar alternativas rápidas y rentables para poder sacar algún tipo de rendimiento a estos grandes volúmenes de efectivo. La tasa que cobra el organismo con sede en Fráncfort a la banca por depositar su efectivo es del 0,4% TAE, en un intento de que el sector utilice este dinero para reactivar el crédito.

El cobro en los depósitos a grandes compañías es el último paso en la dinámica de los tipos de interés negativos. En el caso de los bonos, cerca del 50% de las emisiones soberanas de países europeos cotizan a un tipo de interés negativo. Además, el pasado 2 de febrero Telefónica estrenó las emisiones negativas en bonos corporativos, al colocar 600 millones de euros a un tipo efectivo del -0,25% anual.
Si por el lado del pasivo los bancos están empezando a cobrar de sus acreedores (los depositantes), por el lado del activo el gran debate es si llegarán a tener que pagar a sus deudores (las familias hipotecadas).

Los informes jurídicos encargados por la Federación Europea de Banca indican que no hay argumentos jurídicos de peso que blinden a las entidades financieras ante la posibilidad de llegar a pagar por los créditos concedidos a tipo variable.

El 75% de los clientes nunca pagarán

La banca reconoce que desde la última bajada de los tipos de interés del BCE, producida el pasado 10 de marzo, la remuneración del pasivo de las grandes corporaciones ha quedado instalada en el 0%.

“Cobrar por mantener los depósitos en el banco aún no se ha instalado como una medida generalizada, aunque sí el debate. Pero, dado que los tipos negativos están para quedarse una larga temporada, al final, todos terminaremos cobrando por ello, pero solo a las grandes corporaciones”, explica el directivo de una entidad financiera.

De momento, solo BBVA ha reconocido públicamente que cobra entre 15 a 20 puntos básicos por los depósitos de grandes instituciones, aunque el número de bancos que han comenzado a aplicar esta iniciativa es cada vez mayor.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, también reconoció en diciembre que la entidad podría comenzar a cobrar. Otras fuentes apuntan a más entidades, y afirman que ya en las últimas ofertas presentadas para hacerse cargo de la liquidez puntual de Sareb se presentaron ofertas de bancos con tipos negativos.

En lo que sí coinciden todas las entidades financieras, y por supuesto los reguladores, es que no se podrá cobrar a los depositantes minoristas. La AEB reconoce en un informe interno que “se debe evitar el conflicto de cobrar a los depositantes porque ni tiene sentido ni el 75% de los clientes minoristas lo aceptarían”. Además, avisa de que la banca está aún “tratando de evitar un nuevo castigo reputacional”.

En cualquier caso, está por verse la efectividad de la política monetaria cuando, en estas circunstancias, se apalanca en tipos negativos, pues ni ha limitado el ambiente deflacionista ni ha impulsado la demanda de crédito”, añade el informe.