Crónica bursátil

El Ibex lleva tres semanas paralizado: apenas se mueve 200 puntos, ¿qué pasa?

La banca mediana fue la principal ganadora de las últimas cinco sesiones

Panel informativo de la Bolsa de España que muestra el principal selectivo español, el IBEX 35.
Panel informativo de la Bolsa de España que muestra el principal selectivo español, el IBEX 35. EFE

Semana de idas y venidas para las Bolsas de todo el mundo. El Ibex 35 mantiene su movimiento lateral entre los 8.600 y los 8.800 puntos en los que se ha visto envuelto desde el pasado 3 de marzo, jornada en el que una corrección del 2,85% le hizo perforar la barrera de los 9.000 puntos. Al cierre de esta semana, el selectivo se anota un 0,5%, hasta los 8.771,2 enteros con un balance de tres sesiones en positivo y dos en negativo.

La del jueves, eso sí, implicó una fuerte corrección del 1,14% en respuesta a las actas de la Reserva Federal de Estados Unidos de la reunión de marzo, que abrían la posibilidad a una subida de los tipos de interés en junio. Hablar de tipos de interés en unos mercados que se ha vuelto, según los analistas, extremadamente dependientes a los estímulos monetarios, supone abrir la caja de Pandora. La confusión se hizo cargo de unos desconcertados inversores y las Bolsas europeas cayeron con fuerza pese a que el efecto colateral de la subida del precio del dinero en EE UU, la depreciación del euro, estimula a sus empresas.

IBEX 35 9.060,20 0,27%

El viernes, con la noticia ya digerida, los principales selectivos del Viejo Continente optaron por ver el lado positivo al asunto recuperaron posiciones, aunque sin lograr abandonar la lateralidad que mueve a los mercados. El euro se cambia, al cierre de la semana, a 1,12 dólares, es decir, un 2,8% menos que el pasado 5 de mayo, en el que la moneda única llegó a cambiarse a 1,15 billetes verdes, una cifra desconocida desde agosto de 2015. Esta depreciación de la divisa comunitaria supone un estímulo adicional para las exportadoras europeas que, automáticamente, ganan competitividad.

De vuelta a España, la banca mediana copó las posiciones a la cabeza del selectivo en el cómputo final de la semana. Bankinter se anotó un 4,19%, Banco Popular se elevó un 3,61% y Sabadell avanzó un 3,48%. El sector financiero español llegaba excesivamente dañado tras la carrusel de presentaciones de resultados y se sirvió de la sobreventa para impulsarse en la semana. Pese a ello, las entidades se mantienen entre los valores más castigados en lo que va de ejercicio con Banco Popular, por ejemplo, dejándose más de un 30% de su valor.

El petróleo también se comportó de forma errática en la semana. El fuerte impulso que le concedió el informe de Goldman Sachs, que llevó al oro negro a máximos anuales al anunciar que por primera vez en dos años, la demanda era superior a la oferta, quedó en nada debido a la apreciación del dólar derivada de las mencionadas actas de la Fed. Al cierre de los mercados europeos, el Brent, referencia en Europa, se mantenía prácticamente plano en los 48,91 dólares por barril.