Energía

Las redes eléctricas reciben con la nueva retribución 250 millones más

La CNMC prevé aprobar hoy el informe pendiente de la distribución y transporte

Este incremento no hará subir los peajes

Las redes eléctricas reciben con la nueva retribución 250 millones más

La nueva retribución de las distribuidoras de Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Viesgo, EDP y las casi 300 pequeñas compañías integradas en las asociaciones Cide y Aseme, así como las de las líneas de transporte en alta tensión de Red Eléctrica, está a punto de superar el penúltimo escollo. La Sala de Regulación de la CNMC tiene previsto aprobar hoy el informe con el cálculo final de la remuneración que corresponde a cada activo o unidad física tras los dos trámites de audiencia abiertos por la CNMC para que las afectadas presentasen sus alegaciones.

 De ser aprobado hoy por el supervisor sectorial, solo restaría el visto bueno del Ministerio de Industria, quizás en el plazo de dos semanas. Se da por hecho que el nuevo ministro de Industria en funciones, Luis de Guindos, le dará el visto bueno pues es la conclusión de un trámite normativo que se inició hace más de dos años.

La nueva metodología, que ha obligado a realizar un inventario detallado de todos los equipos que componen las redes, fue una de las medidas estrella de la reforma eléctrica que el Gobierno de Mariano Rajoy anunció en julio de 2013. De hecho, el modelo fue aprobado a través de sendos reales decretos ley en diciembre de ese año. Ya en diciembre de 2015, Industria dio luz verde a dos órdenes ministeriales que incluían, respectivamente, los llamados valores unitarios y costes estándares del transporte y la distribución y lo que ahora se dirime es el reglamento de dicha normativa con la atribución de los costes unitarios estándares “a cada unidad física”.

Los ingresos de Endesa suben el 0,2% y los de Gas Natural e Iberdrola, un 2%, respectivamente

Aunque en el cómputo global, la retribución a las redes eléctricas, que pagan los consumidores en los peajes de acceso, no cambia significativamente (se calcula que unos 150 millones más en el caso de la distribución y otros 100 millones en el de REE) sí supone cambios significativos, hacia arriba o hacia abajo, en los ingresos de muchas de las pequeñas distribuidoras.

Entre las grandes de Unesa, se calcula que a Endesa le supone una mejora en los ingresos del 0,2%; a Iberdrola y Gas natural Fenosa, del 2%, respectivamente, y a Viesgo y EDP España, entre un 15% y un 20%. Este resultado, que el consejero delegado de Endesa, José Bogas, calificó de “inconsistente” durante la presentación de los resultados del primer trimestre, llevó a la eléctrica a alegar en este sentido. Fuentes próximas a la misma consideran que “una metodología nueva no puede suponer para las distribuidoras un cambio sustancial respecto a la anterior. Al contar Endesa con una cuota del 40%, debería estar en la media”.

En otra de las compañías destacan la ingente labor que han tenido que realizar para poner al día el inventario de las redes.

En general, según fuentes próximas a la CNMC, las alegaciones han sido de tipo técnico: sobre la relación de instalaciones, la base de datos de los equipos, los transformadores y otros. En este tiempo, la CNMC ha depurado el inventario de instalaciones de cada compañía para realizar el cálculo de la retribución anual para los próximos cuatro años, hasta 2019. Aunque las interesadas desconocen el informe final del supervisor, las mismas fuentes aseguran que se han introducido algunos cambios respecto a la propuesta inicial que supone una mejora para muchas de las pequeñas compañías.

En la orden ministerial de peajes eléctricos de 2016, los ingresos de la distribución (casi 5.00 millones) y el transporte (1.742 millones)figuran como partidas a cuenta, en tanto el ministerio aprobase este reglamento. A esos importes hay que sumar el incremento de unos 250 millones de euros, si bien, los peajes no se alterarán ni se producirá un déficit tarifario, pues la citada orden ya incluía una contingencia de 200 millones con este fin.

 

Una metodología que ofrece más seguridad

Hasta ahora, la retribución de las redes de distribución procedía de una bolsa común que se incrementaba en función de las inversiones y se repartía entre las compañías. El nuevo sistema, más allá de que beneficie o perjudique a algunas distribuidoras, ha sido aplaudido por el conjunto del sector, que lo considera “más seguro, es más predecible y adecuado”. A partir de ahora, las redes de distribución serán remuneradas en función de unos valores unitarios a los que se aplican unos estándares de inversión, mantenimiento y operación. Según el equipo, se paga por unidades físicas o contabilidad.

Este modelo se equipara así a la del transporte que se aplica a REE. En el caso del operador del sistema que gestiona las redes de alta tensión, las instalaciones anteriores a 1997 también se retribuían a través de una bolsa, pero las puestas en funcionamiento a partir de esa fecha (la de la aprobación de la Ley Eléctrica con la que se inició la liberalización del sector)se remuneraban por unidades físicas.

Las compañías eléctricas denunciaron a finales de 2014 el trato de favor de Industria a REE, después de que el ministerio no admitiera los costes unitarios elaborados por la CNMC, que se saldaban con un recorte en la retribución de la compañía en unos 200 millones de euros en 2015. Con el viejo método, REE vio incrementar sus ingresos el año pasada un 1,8%, frente a una caída del 8% que se derivaba de la propuesta del organismo supervisor. En 2015 los ingresos de REE sumaron 1.654 millones y 1.742 millones en 2016 gracias al año ganado sin que se aplicaran aquellos primeros cálculos, que la compañía que preside José Folgado.