X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Bolsa »

Consejos de inversión de los mejores gestores españoles

Sentados, Josep Prats (gestor del fondo European Quality, de Abante Asesores), Igancio Cantos (director de inversiones de atl Capital,)Lola Solana (gestora del fondo Santander Small Caps. Arriba, Otto Kdolsky (gestor de fondos en Magallanes Value), José Luis Martínez Campuzano (estratega jefe de Citi España), Sebastián Redondo (director de inversiones de Bankia AM) y Ángel Fresnillo (director de renta variable de Mutuactivos).

Los gestores de fondos cabalgan sobre un tejado a dos aguas. Después de varios ejercicios en los que la Bolsa tuvo un excelente comportamiento y la renta fija generó grandes rendimientos, llega ahora un periodo de incertidumbre. La economía mundial crece, pero menos de lo que se esperaba; Europa va superando obstáculos, pero persisten los desafíos del Brexit o la gestión de la crisis de los refugiados; las empresas y las familias se han desapalancado, pero el volumen global de deuda sigues siendo colosal;los populismos no han sido tan nocivos como se temía, pero no paran de crecer en todo el mundo...

Para analizar este delicado escenario, Cinco Días ha reunido a algunos de los mejores expertos de renta variable del panorama nacional. Josep Prats, gestor del fondo European Quality, de Abante Asesores; Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital; Lola Solana, gestora del fondo Santander Small Caps; Otto Kdolsky, gestor de fondos en Magallanes Value; José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi España; Sebastián Redondo, director de inversiones de Bankia AM y Ángel Fresnillo, director de renta variable de Mutuactivos, coinciden en señalar a la Bolsa española como uno de los activos más atractivos para los próximos meses.

Pero también avisan: se acabó el tiempo de la complacencia. Ya no vale apostar por cualquier valor y esperar. Es el momento de afinar al escoger las inversiones. También destacan que en una situación del mercado como la actual es fundamental que el inversor cuente con algún tipo de asesoramiento para calibrar bien nivel de riesgo que deseamos asumir.

La situación actual de los mercados tiene un aire primaveral: igual salen tres días de sol radiante, como cae un fuerte chaparrón. Ante la dificultad que tienen los inversores a la hora de decidir por qué activos apostar, los especialistas llaman a la calma y ofrecen un cierto optimismo: los nubarrones pasados no han sido tan oscuros como se preveía, y la situación económica tanto en España como en Europa es lo suficientemente sólida como para que las Bolsas se revaloricen durante los próximos meses. 

El director de inversiones de la gestora atl Capital, Ignacio Cantos, recuerda que durante los últimos años las empresas españolas han dejado atrás la crisis a base reestructuraciones y sacrificios. Ahora “hay que reconocer que la situación financiera de las compañías ha mejorado mucho”. Este experto considera que el saneamiento de los balances y la mejoría de las cuentas de resultados “no está reflejada en las cotizaciones bursátiles”. A su juicio, la Bolsa española podría terminar el año por encima de los 10.000 puntos, lo que supondría una revalorización del 15% desde los niveles actuales.

Josep Prats, gestor del fondo European Quality en Abante Asesores, va incluso más allá. “Si se analiza en detalle el potencial que tienen las grandes compañías del índice, Santander, BBVA, Telefónica e Inditex, que pesan el 50% del selectivo, y se hace una valoración razonable del resto, creo que el Ibex se puede ir a los 12.500 euros. Tal vez no al cierre de este año, sino un poco más tarde, pero la Bolsa tiene potencial suficiente para seguir creciendo”.

Ante el tono dubitativo del mercado, una de las claves de los próximos trimestres es la correcta selección de la compañías en cartera, la especialidad de Lola Solana, gestora del fondo Santander Small Caps. “Donde vemos que el binomio valoración-crecimiento presenta un mayor atractivo es en los sectores vinculados al ciclo económico, como el gran consumo, los hoteles, los medios de comunicación... También nos gusta especialmente el sector tecnológico y, para apuestas tácticas, el de materias primas”.


1. Demanda interna: apuesta por Telefónica y los medios de comunicación

España lleva casi seis meses con el Gobierno en funciones, lo que ha retrasado algunas decisiones de inversión. Sin embargo, los expertos reunidos por CincoDías consideran que las cifras macroeconómicas son robustas, y resaltan la fortaleza de la demanda interna, y unas exportaciones que deberían seguir creciendo.

“El punto de partida que tenemos es bueno” explica Ángel Fresnillo, jefe de renta variable en Mutuactivos (el brazo inversor de Mutua Madrileña). “Nos hemos beneficiado de los vientos de cola de la economía, como el petróleo y el dinero barato, pero también se han puesto en marcha muchas reformas. Ahora necesitamos que la demanda interna siga tirando de la economía española y que el sector exterior cumpla con su papel”.

A su juicio, una de las compañías que se deberían beneficiarse del actual contexto económico es Telefónica. “Consideramos que tiene un potencial de revalorización muy atractivo. Es una gran empresa que ha estado muy castigada , pero consideramos que puede hacerlo bien en los próximos meses”.

Además de las telecos, otro sector que seguirá beneficiándose de la recuperación del consumo interno es el de los medios de comunicación. “Nosotros en España, además de tener una apuesta clara por el sector bancario [más información en las páginas 16 y 17], nos gusta también otro sector que tiene una clara exposición al ciclo económico, como es el de los las empresas de medios de comunicación. Tenemos en cartera tanto a los propietarios de las cadenas de televisión, Atresmedia y Mediaset, como al Grupo Prisa”, explica Josep Prats.


2. Impulso del consmo: concesionarias y hoteles

No solo las cifras macro de consumo interno son aún sólidas. Cuando se va a un análisis más detallado, se puede comprobar que el consumo de gasolina sigue creciendo, también las visitas de turistas y el uso de autopistas de peaje.

La gran concesionaria de este tipo de autovías de pago es Abertis. “Es un valor que nos gusta mucho”, apunta Ángel Fresnillo, de Mutuactivos. “Es una compañía que nos aporta estabilidad y que está haciendo las cosas bien. Los últimos resultados trimestrales, que publico recientemente, indican que las cuentas están en línea con lo previsto”, explica.

Ignacio Cantos, de atl Capital, destaca otros dos valores ligados a las concesiones, que le gustan especialmente: Ferrovial (un grupo con intereses en autopistas, aeropuertos, construcción y servicios ) y OHL. Aunque en este último caso destaca el riesgo del alto endeudamiento.

Otra industria destacada por los gestores españoles es la hotelera. “Es uno de los sectores que más nos gusta. Los ingresos medios por habitación están creciendo a un ritmo muy alto, las visitas de turistas están en máximos históricos, las cifras de pasajeros en aeropuertos no paran de crecer... creo que tiene mucho potencial”, argumenta Lola Solana, de Santander Small Caps. Compañías como NH Hoteles o Meliá Hotels deberían reflejar en su cotización la mejora del sector turístico.


3. Materias primas: llegó la hora de las compras oportunistas

Las muestras de fatiga de la economía china, detectadas a mediados del año pasado, desencadenaron una espiral negativa en la mayoría de los mercados financieros, pero especialmente en todo lo relacionado con las materias primas y el petróleo. La caída en la demanda de China, afectó a los precios, lo que provocó problemas a muchos países productores (especialmente en las economías emergentes). Además, sembró dudas sobre la capacidad de asumir de las compañías especializadas en fracking de asumir sus compromisos financieros, lo que castigó al mercado de bonos corporativos.

“Los agoreros que decían que China se estaba quebrando, y que con el petróleo por los suelos el sistema financiero quedaría arrasado. Sin embargo, nada de eso ha sucedido”, explica Josep Prats, gestor de Abante Asesores. “Cuando se intentaba acotar y cuantificar los problemas, se veía que la situación no era tan dramática como la pintaban”.

Todos los gestores coinciden en que las compañías vinculadas a la extracción de materias primas (como las mineras o las petroleras) han sufrido un excesivo castigo bursátil. “En el corto plazo, invertir en este tipo de sectores puede ser una buena oportunidad”, apunta José Luis Martínez Campuzano, de Citi.

“El tema del petróleo parece que se ha estabilizado y las empresas petroleras van a dejar de notar caídas del valor de sus stocks y volverán a recuperar algo de beneficio”, considera Ángel Fresnillo. “Las grandes petroleras integradas han mantenido un nivel de beneficio mínimo pero suficiente como para luego no tener ningún problema financiero y poder pagar los dividendos. El día en el que el petróleo vuelva a 50 estas empresas irán mejorando sus beneficios”.

Una de sus apuestas para los próximos meses es Repsol. “Con independencia de lo que haga el precio del crudo, a niveles de 40 dólares por barril hay muchos planes estratégicos de compañías que vuelan solos. El tema de Repsol es una historia de reestructuración de balance, que puede apalancar todavía más si hay subidas del precio del crudo. Hay que fijarse en lo que ha hecho GALP. Está muy arriba, siguiendo la recuperación del precio del crudo. Repsol no le ha seguido tanto porque tiene cosas pendientes de reparación de balance”.

También Ignacio Cantos (atl Capital), Lola Solana (Santander Small Caps) y Santiago Redondo (Bankia AM) están apostando por el sector de las materias primas. De forma colateral, algunos de estos gestores también consideran que la recuperación del precio del petróleo y de otros materiales va a beneficiar a las economías emergentes, cuyas Bolsas han sufrido un castigo demasiado severo, y creen que ha llegado el momento de volver a mirar este tipo de activos.


4. Renta fija: margen en los periféricos y la deuda corporativa

La decidida política de los grandes bancos centrales del mundo para impulsar la marcha de la economía fijando el precio del dinero cerca del 0% ha hecho que la inversión en bonos haya perdido parte de su atractivo. Sin embargo, algunos especialistas consideran que todavía queda margen de mejora en algunos emisores.

Santiago Redondo (Bankia AM) cree que la deuda soberana de los países periféricos todavía es una buena oportunidad de inversión. Coincide en esta apuesta con José Luis Martínez Campuzano (Citi). “Aunque los cupones que pagan estos bonos son ya muy bajos, la clave es que el Banco Central Europeo (BCE) va a seguir comprando lo que hará que el precio de estos activos todavía tenga un cierto recorrido”.

Este experto considera que también puede haber algo de valor en la inversión en deuda emitida por empresas “tanto las que tienen la máxima calificación crediticia como las que están un escalón por debajo”. Campuzano recuerda que el BCE acaba de poner en marcha su programa de compra de bonos corporativos, lo que acabará por revalorizar este tipo de activos. “Una de los mejores consejos que hay en el mundo de la inversión es que nunca hay que llevarle la contraria a los bancos centrales, porque siempre ganan”.


5. Alternativas: a la búsqueda de pequeñas joyas

Otto Kdolsky es gestor de fondos en Magallanes Value, una firma de inversión de reciente creación, especializada en la búsqueda de oportunidades que se ajusten al modelo de value investing.

“Nosotros intentamos buscar compañías que puedan tener un buen comportamiento bursátil al margen de la evolución de la macroeconomía. Nuestra punto fuerte es el análisis detallado de cada empresa, para comprobar si tiene un buen balance, un buen producto, un buen equipo gestor y así intentar que en nuestras carteras predominen compañías poco endeudadas, compañías que están controladas por familias que se están jugando su dinero”, explica este profesional con más de 25 años de trayectoria en la gestión de activos.

En su búsqueda de pequeñas joyas, que tengan un gran potencial de revalorización y coticen a precios muy baratos, destaca varios ejemplos. Uno de ellos es el puerto de Hamburgo (Hamburger Hafen und Logistik AG, HHLA). “Se trata del mayor puerto de mercancías de Europa. Cuando empezaron los problemas en China, y las sanciones comerciales a Rusia, bajó el tránsito de mercancías, y las acciones del puerto se desplomaron, pasando de 60 euros a 13 euros en muy poco tiempo. Ahora se ha visto que era una corrección excesiva porque esta empresa tiene, además del puerto, un suculento negocio con la exclusiva explotación de líneas de ferrocarril que unen el puerto con otras ciudades de Alemania. Salvo que el mundo entre en recesión y se pare el comercio internacional, esta es una apuesta muy segura”, explica Kdolsky.

Otra de las firmas en las que ha entrado Magallanes en los últimos meses es el grupo suizo Conzzeta. “Se trata de un conglomerado empresarial, propietario de la emblemática marca de ropa de alpinismo Mammut. Vimos que tenía unas cuentas muy saneadas y un buen precio, así que decidimos invertir”.


6. Áreas geográficas: mejor Europa Continental que Estados Unidos

Uno de los puntos de coincidencia para los gestores de fondos reunidos por CincoDías es el referido al área geográfica predilecta. Todos ellos consideran que con la actual valoración de las acciones, Europa presenta un mayor potencial que Estados Unidos. Y dentro de las compañías europeas, casi todos tienen preferencia por empresas de Europa Continental.

“Creo que en Europa hay un gran valor potencial por aflorar en las Bolsas”, apunta Ángel Fresnillo, de Mutuactivos. “El año pasado esperábamos para la Bolsa europea crecimientos de doble dígito en beneficio. Esas previsiones se volatilizaron, pero después del susto de los primeros meses del año, Europa está comportándose bien, y creemos que puede seguir haciéndolo bien. Además, muchas compañías tienen un importante apalancamiento operativo, gracias al desendeudamiento y al ajuste de costes, por lo que pequeños incrementos en las ventas se pueden traducir en grandes crecimientos de márgenes”.

Josep Prats (Abante Asesores) explica que tras hacer una cuidadosa valoración de las compañías del Eurostoxx 50 –un índice que incluye a los gigantes del continente–, “me sale que el selectivo debería estar en 4.000 puntos, frente a los 3.000 actuales. Con lo que hablamos de un potencial de más del 30%. Lo que no sabemos es si se concretará a lo largo de este año, o en dos”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain