Industria

¿Interesa acudir a la ampliación de capital de Sniace?

¿Interesa acudir a la ampliación de capital de Sniace?

La ampliación de capital de Sniace ya está en marcha. Hoy comenzaron a cotizar los derechos de suscripción preferente y en el primer día de negociación, se dejaron un 38,1%, hasta los 0,13 euros. Distinta suerte corrieron las acciones de la compañía, que se anotaron en 18%, liderando así las subidas de la Bolsa española.

Como en toda ampliación, una de las dudas que les surge a todos aquellos que están interesados en tomar posiciones en la cotizada es saber cuál es la opción más rentable.Es decir, si resulta más barato entrar en la empresa vía derechos o, directamente, a través de la compra de acciones en el mercado.

De momento es demasiado pronto para responder a esta pregunta, pero la evolución de los títulos de la empresa productora de celulosa y papel puede servir de referencia a los futuros inversores. Según el precio al que cerraron las acciones y derechos de Sniace, para tomar posiciones en el capital de la cotizada la opción más barata es hacerlo vía derechos. En concreto, a través de esta opción, el accionista deberá desembolsar 0,165 euros por acción frente a los 0,242 euros en que cerraron los títulos de la compañía. En base a esto, entrar en el mercado a través de los derechos resulta un 31,8% más barato que la compra de acciones.

No obstante, de aquí al 19 de mayo, día en que finaliza el periodo de suscripción preferente, la situación puede cambiar.

Según el pliego de condiciones remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cada derecho da opción a dos acciones nuevas con un valor nominal de 0,1 euros. La compañía tiene previsto emitir 155,9 millones de títulos, cifra que equivale al doble de las acciones que existen actualmente en circulación. En total, la empresa tiene previsto captar 15,5 millones de euros para obtener la liquidez necesaria y poner en funcionamiento la fábrica de Torrelavega, en Cantabria.

Las acciones de Sniace volvieron a cotizar el pasado 22 de marzo, dos años y medio después de que presentara el concurso de acreedores. Por aquel entonces, la compañía tenía una deuda de 150 millones y despidió a 533 trabajadores.

Aunque la CNMV otorgó hace un mes y medio el visto bueno a la cotizada para su regreso al parqué, el organismo que preside Elvira Rodríguez avisó a los accionistas de la viabilidad futura.El regulador señaló los riesgos e incertidumbres derivados de la situación patrimonial y de la liquidez así como del plan presentado por la empresa para los dos próximos ejercicios.