Infraestructuras

FCC se dispone a refinanciar 3.000 millones de deuda tras el verano

Busca aplazar cinco años su crédito sindicado y zanjar la deuda convertible

Carlos Slim, primer accionista de FCC.
Carlos Slim, primer accionista de FCC.

Los mayores bancos del país tienen ya una convocatoria de FCC en sus manos para volver a sentarse tras el verano con la dirección de la compañía y negociar nuevas condiciones para 3.000 millones de deuda que vence en 2018. La situación, reconocen fuentes financieras, ya no es la de abril de 2014, cuando FCC sacó adelante un crédito de 4.500 millones, incluido un tramo convertible en acciones de 1.612 millones, evitando el vencimiento de buena parte de su endeudamiento.

Tras dos ampliaciones de capital que han dado entrada y reforzado a Carlos Slim en la compañía, al tramo convertible apenas le restan 120 millones y FCC pretende incluirlo en una estructura única sin riesgo de conversión, según avanzó la empresa a sus acreedores. Las conversaciones informales ya se han dado en el marco de la recompra de 400 millones de deuda del citado tramo B, cerrada el 20 de abril con una quita del 15%. Además, Slim ha tomado claramente las riendas de la empresa y tiene presentada una opa cuyo folleto sigue bajo estudio de la CNMV en espera de aprobación.

FCC 7,26 -2,16%

Antes de iniciar oficialmente el tira y afloja, FCC tiene que cumplir con un vencimiento de 150 millones el próximo mes de junio. El siguiente hito para el grupo que dirige el mexicano Carlos Jarque será la culminación de la refinanciación de 823 millones de deuda de la filial Cementos Portland Valderrivas, operación ya avanzada, y a partir de ese momento FCC se dispondría a buscar nuevas condiciones para su deuda con recurso.

Realia dispara el beneficio

La inmobiliaria Realia, controlada por FCC (36,9% del capital) y Carlos Slim a través de Carso (30,3%), obtuvo un beneficio neto de 58,6 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone multiplicar por más de veinte el de un año antes. Esta ganancia se produce gracias al resultado financiero logrado con las quitas con las que la patrimonialista ha pagado un tramo de su deuda.

En concreto, la compañía controlada por Slim amortizó pasivo en los tres primeros meses con quitas totales de 54 millones, que se han traducido en un resultado financiero positivo de 51,2 millones.

La compañía, sobre la que Slim ha anunciado una opa, creció un 9,2% en el trimestre, hasta sumar 25,4 millones, mientras que el ebitda se situó en 10,1 millones, un 1,9% menos.

Por áreas de negocio, el de alquiler de patrimonio generó el grueso de los ingresos, con 18,7 millones.

El crédito sindicado, con vencimiento en junio de 2018, paga un interés de euribor más el 4%, diferencial que ha ido escalando desde el 3% del primer año. La intención de FCC, según las fuentes consultadas, es ganar otros cinco años de plazo, tratar de recortar el interés y suprimir el citado saldo de deuda convertible. Entre los acreedores de FCC destacan Bankia, Santander, Popular, BBVA, Sabadell y CaixaBank.

  • Créditos históricos

En su presentación de resultados correspondientes a 2015, FCC declara un endeudamiento financiero bruto de 7.049 millones. Una cifra que cae a una posición neta de 5.473 millones una vez restada la caja y otros activos financieros. De este último monto de deuda, la parte con recurso o que cuelga de la matriz asciende a 3.200 millones y responde al citado préstamo sindicado que engloba la deuda histórica derivada de adquisiciones al margen de la división cementera.

Lo que seguirá inamovible en el perímetro de deuda del grupo es el bono convertible en acciones de 450 millones emitido en 2009 y renegociado en 2014, para el que no hay ventanas de amortización. Esta deuda corporativa paga un interés del 6,5% y vence en 2020.

La refinanciación de FCC sucederá, también en el sector de infraestructuras, a la dura reestructuración de la deuda de Isolux Corsan, grupo en horas bajas que urge un rescate de la banca sin pasar por el concurso de acreedores. 

Cementos Portland, en rojo

La filial cementera de FCC, Cementos Portland Valderrivas, ha concluido marzo con unas pérdidas de 29,6 millones de euros, en línea con el resultado del primer trimestre de 2015.

Las ventas del mayor fabricante español suben un 6,6%, hasta rozar los 130 millones, mientras el ebitda recoge un incremento del 84,4% y marca 11,6 millones. Con esta última mejora, el margen bruto sube en un año del 5,2% al 9%.

El endeudamiento de la compañía se mantiene en el entorno de los 1.400 millones, a la espera de un recorte de 300 millones procedente de la ampliación de capital de FCC y de la refinanciación actualmente en marcha.

El consumo de cemento en España en los tres primeros meses del año ha caído un 0,5% respecto al mismo periodo de 2015, con 2,6 millones de toneladas. Entretanto, las exportaciones crecen un 19% y alcanzan los 2,3 millones de toneladas.